PSICOLOGíA › HOMENAJE A JACQUES LACAN, A 30 AñOS DE SU MUERTE

Sobre la orientación lacaniana

La clínica hoy sigue contribuyendo a dar credibilidad a las otras clínicas, por sus fundamentos que ya proponía Freud y que luego Lacan fue fundamentando, produciendo torsiones necesarias para poner en juego una cura que toca lo incurable.

 Por Oliden Rubén López

Debemos hoy, como homenaje a Jacques Lacan, hacer existir una clínica de la Orientación Lacaniana. Para esto, primero decimos que la clínica es lo que se dice una experiencia analítica, es lo más real, es lo que un psicoanalista produce cuando escucha el sufrimiento humano. Este psicoanalista es dos, el que produce efectos en un psicoanálisis y el que luego debe teorizar esos efectos. Esta clínica nos muestra que, si bien es una terapéutica, no es como las demás, pues se produce bajo transferencia y pone en juego a un sujeto del inconsciente que trabaja.

La clínica de la Orientación Lacaniana hoy, sigue contribuyendo a dar credibilidad a las otras clínicas, por sus fundamentos que ya proponía Freud y que luego J. Lacan fue fundamentando, produciendo torsiones necesarias para poner en juego una cura que toca lo incurable. Queremos decir que estas torsiones partieron de la noción de que un verdadero Psicoanálisis curaba por medio del sentido y que la sugestión correspondía a la psicoterapia y luego desembocó en que el sentido es una perspectiva de corto alcance, que habría que ir más allá del sentido y apuntar, alcanzar, un goce inconfesable en cada sujeto.

La clínica lacaniana es un clínica que partía como discontinuista, considerando el ordenador Nombre del Padre donde quedaba diferenciada neurosis, psicosis y perversión para pasar a una clínica continuista, a los Nombres del Padre, al Padre como síntoma, al Padre instrumento, a servirse del Padre para ir más allá. Entonces una clínica que va "del Padre a lo peor". Cuando decimos esto queremos decir, con qué se satisface el sujeto, con qué goza, es una clínica de los modos de goce, llamada clínica del objeto "plus de goce", "objeto a". Es una clínica marcada por la segregación que producen los sujetos contemporáneos al intentar hacer de su "objeto a" una identidad, un ser, separado de los otros sujetos.

Hay que tratar, entonces, de la des﷓identificación dada por este ser de goce contemporáneo. Nuestra clínica se esfuerza constantemente para que el Psicoanálisis produzca una experiencia inédita, un tratamiento inédito de las formas de satisfacción que produce el mercado globalizado. Para esta clínica hace falta cada vez más un practicante del Psicoanálisis, que, al no haber título de Psicoanalista, reconozca que necesita de un trabajo de formación constante, que se analice y controle su práctica, teniendo en cuenta que un analista nace del fantasma neurótico que es o fue, debiendo ir más allá de las imposturas, de sus falsos títulos. Entonces, lo que debe hacer un practicante del Psicoanálisis es autorizarse a transitar una formación permanente para estar preparado ante la irrupción de lo inesperado, considerando que tanto la rutina de su trabajo como la del mundo acelerado que vive la sociedad de consumo, intenta adormecerlo.

A treinta años de la desaparición física de Jacques Lacan, debemos tomar la perspectiva de su ética, que no se basó en la prohibición, sino en la imposibilidad, en el no hay, en el inconsciente y en una elaboración colectiva para que el saber no quede en el campo de la suposición sino en el campo de un saber expuesto, de un saber que requiere pruebas específicas tanto en lo epistémico como en lo clínico, para que haya una política del Psicoanálisis que no sucumba ante la civilización presente y futura.

La presencia del analista lacaniano hoy será trabajada en la XIII Jornada Anual "El psicoanalista frente a la irrupción de lo inesperado" de la EOL Rosario que se realizará este sábado 24 desde las 9 hasta las 18.30 en Córdoba 1886, Federación Gremial. Las mismas contarán con la presencia de analistas de otras ciudades, Mauricio Tarrab, Daniel Millas, Flory Kruger, Luis Tudanca (AE), Daniel Salamone, Claudia Lijtens, Norah Pérez, provenientes de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe.

* Psicoanalista. Director de la Sección Rosario. Miembro de la AMP.

Compartir: 

Twitter
 

La perspectiva de la ética de Lacan no se basó en la prohibición, sino en la imposibilidad.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.