PSICOLOGíA › EL úLTIMO APERIóDICO PSICOANALíTICO ESTá DEDICADO A PORNOGRAFíA E IMAGEN

Las promesas de la pornografía

La psicoanalista Edit Beatriz Tendlarz explica que estas escenas de sexo explícito, hoy al alcance de cualquier computadora o teléfono celular, brindan una promesa de felicidad que ya fue cuestionada por Freud. La ilusión de que todo es posible.

 Por José Manuel Ramírez*

Entrevista a la psicoanalista Edit Beatriz Tendlarz sobre la propuesta del nuevo número del Aperiódico Psicoanalítico "Pornografía e imagen", del cual es la Directora. El sexo explícito ya en las ruinas de Pompeya.

--¿Cómo surge el tema de este número?

--Comienzo a pensar en el tema a partir de que Jacques-Alain Miller presentara en el Congreso de París del 2004 su conferencia El inconsciente y el cuerpo hablante. Rápidamente causo a la formación un Cartel. Allí comenzamos a investigar cuestiones clínicas que nos convocan a interrogarnos acerca de cierto goce especial ligado a la pornografía. Esto nos ha llevado a confrontarnos con cierto cambio que se ha producido en nuestra época. El entusiasmo con el que trabajamos me ha llevado a pensar en la posibilidad de invitar a distintos analistas a escribir sobre esta temática en este nuevo número del Aperiódico Psicoanálitico.

--¿Cuál es la actualidad de la pornografía?

--La pornografía no es un invento de esta época. El doctor Leonardo Leibson en su artículo del Aperiódico nos recuerda: "que en las ruinas de Pompeya se encontraron frescos donde están representadas escenas de sexo explícito, pintadas en las paredes del lugar donde se supone que funcionaba el lupanar. La Cámara Secreta del Museo de Nápoles, expone un sinnúmero de objetos que formaban parte del culto romano a Príapo".

--Entonces, ¿cómo pensar la pornografía en la actualidad?

--La entrada de la pornografía en Internet, ya sea a partir de textos o imágenes, ha colaborado a que esto se vaya expandiendo, a punto tal que hoy la pornografía es una gran industria. Es un gran negocio que moviliza capitales internacionales. Todo esto es parte de la cultura capitalista.

--¿Por qué la imagen?

--Se ha pasado de lo que se supone privado a la escena pública. La imagen que ofrece la pornografía se encuadra en escenografías y teatralizaciones donde los cuerpos son recortados, mostrando especialmente pedazos, trozos de cuerpo. Hay en la pornografía una puesta en escena donde la performance adquiere un valor desprovisto de velos. El sexo explícito convoca a un gran número de espectadores lo que llevó a cada vez se explote los beneficios económicos que resulta del porno. Cualquier persona, en pocos minutos, con pocos dispositivos: computadora y un iphone, tiene acceso a las imágenes del mundo que bombardean con sucesivas, fragmentadas, intrusivas, pornográficas afectando subjetividades y cuerpos.

--¿La boca de la tapa es de una muñeca erótica?

--La imagen de la tapa, esa boca erotizada, quiere representar una invitación al encuentro sexual. Encuentro que siempre es un desencuentro, poniendo de manifiesto que la relación sexual no existe. La pornografía pone en evidencia justamente esto. Los cuerpos se exponen al desnudo sin velo. El mundo virtual ha abierto nuevamente la promesa de la felicidad. Felicidad que ya fue cuestionada por Sigmund Freud en el Malestar en la Cultura. Es en la pornografía, donde hay la ilusión de un todo posible. La imagen de la boca también quiere introducirnos en el tema de una nueva industria que está construyendo y vendiendo robots que podrían llegar a ser multiuso. Muñecas que hasta tienen la posibilidad de hablar.

--¿Cuál es el tenor de los artículos de Aperiódico?

--En esta nueva entrega, los profesionales han trabajado la problemática de la pornografía contemporánea y la han tomado desde distintos ángulos. En primera instancia, algunos se han preguntado al servicio de qué está la pornografía en cada caso. Se ha ido deslizando, desde la clínica de la pornografía, pasando por el porno, la imagen, y el deseo sexual, la industria pornográfica que lleva a un cambio de época en materia económica. El arte, la erótica y la pornografía. Escriben en este número los colegas Rosa Apartín, Ernesto Deresensky, Gustavo Dessal, Alejandra Eidelberg, Flory Flomenbaum, Francisco-Hugo Freda, Leonardo Leibson, Estela Pskvanf, Diana Paulosky, José Manuel Ramírez, Alejandro Reinoso, Luis Darío Salamone y Blanca Sánchez, Juan José Scorzelli.

En fin, se ha llegado, incluso, a presentar el tema de la pornografía en los museos. El Aperiódico Psicoanalítico ha abierto sus puertas así como los museos para que hoy el tema de la pornografía pueda hablarse. Que no sea sólo un tema de imagen en los distintos medios virtuales, sino que nosotros, como analistas, podamos preguntarnos, pensar y repensar ciertas cuestiones inherentes al auge del porno hoy.

--Arte y pornografía. ¿De qué depende?

Todo depende del ojo que mire. El arte contemporáneo es un arte en las instalaciones, en los cuerpos, en las performances. El arte hoy sale de los museos. Podríamos definirlo como fuera de los límites.

*Psicoanalista. Participante de EOL Sección Rosario. Coordinador de la página de Psicología en Rosario/12.

Compartir: 

Twitter
 

Edit Beatriz Tendlarz busca ponerle palabras a la pornografía.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.