OPINIóN

¿Por qué se enoja Perotti con esta gestión?

 Por Antonio Ciancio (*)

Durante esta semana, desde el gobierno encabezado por el doctor Binner, dimos pasos fundamentales hacia la concreción del Sistema Provincial de Acueductos que llevará agua potable a todos los habitantes de la provincia de Santa Fe: se firmó el contrato para la primera etapa del Acueducto del Gran Rosario, y se conocieron las ofertas, muy alentadoras por cierto, para construir la primera etapa del Acueducto Desvío Arijón, que en primer lugar llevará el vital elemento hacia las localidades de Desvío Arijón, Sauce Viejo y Santo Tomé y en futuros tramos llegará hasta la ciudad de Rafaela y 87 localidades más. Además, se ampliará en el corto plazo el ya finalizado Acueducto Centro Oeste hasta Salto Grande y se licitará antes de fin de mes la planta potabilizadora del Acueducto del Gran Rosario, lo cual mejorará sustancialmente la provisión del servicio en los barrios de Rosario que hoy sufren la baja presión. En el mismo sentido, se pondrá en marcha la primera etapa del Acueducto de Reconquista, en el norte provincial. Estas obras significan una inversión del gobierno provincial del orden de los 400 millones de pesos.

Después de 24 años de gobiernos justicialistas en los cuales se privatizó el agua a través de una concesión escandalosa de la cual todavía la sociedad santafesina está pagando los costos, nuestro gobierno en sólo tres años de gestión tiene un plan de acueductos en marcha para llevar agua potable a todas las poblaciones y puso en marcha un programa inédito destinado a mejorar el servicio no sólo en las 15 ciudades abastecidas por Assa, sino también en las localidades de la provincia cuyos servicios son administrados por municipios, comunas o cooperativas.

Llama la atención entonces que Omar Perotti, actual intendente de Rafaela, precandidato a gobernador, ex ministro de la Producción y partícipe activo de las sucesivas gestiones justicialistas, salga a cuestionar ahora a una gestión que justamente está haciendo las obras. Cuesta entender el enojo de Perotti con un gobierno que por primera vez tiene un plan para llevar agua potable a todos los rincones de la provincia, incluidos los habitantes de su ciudad, Rafaela, más aún cuando él fue parte de los gobiernos que nada hicieron para solucionar este problema. Perotti debería enojarse con el pasado, del cual fue parte, y no con este presente.

Cabe señalar que antes de avanzar con la planificación de acueductos actualmente en marcha, nuestro gobierno decidió anular la licitación heredada de la administración de Jorge Obeid -durante la cual Perotti se jactaba afirmando que "en 3 años iba a llegar el agua a Rafaela"- porque se trataba de un traje a medida para un grupo de empresas extranjeras, no contaba con proyectos finalizados y además, hipotecaba el futuro de los santafesinos con un monto de ofertas por parte de las empresas de más de 1.800 millones de pesos, lo que representaba un sobreprecio del 60 por ciento.

En cambio, el modelo de concreción del Sistema de Acueductos que impulsamos desde la gestión de Binner, propone avanzar con licitaciones por tramos más pequeños, lo cual permite participar del proceso a las empresas locales -prueba de ello es la firma del contrato para la construcción de la primera etapa del acueducto Gran Rosario con la firma Pellegrinet SA-, y avanzar a paso firme en la concreción de las obras, sin necesidad de endeudar irresponsablemente al Estado provincial.

También Perotti afirma erróneamente que los rafaelinos deberán esperar 4 años hasta que el acueducto llegue a Santo Tomé para luego pensar en una licitación que lleve el acueducto hasta Rafaela. Le decimos que en una obra de estas características no es necesario esperar a que se termine un tramo para iniciar otro. En la medida que aparezca el financiamiento -tarea a la cual nuestra gestión está abocada y lo invitamos al señor Intendente a sumarse-, es posible avanzar con otro tramo, sin necesidad de esperar a que se complete la etapa anterior. Esto es posible porque los proyectos ejecutivos están realizados, cosa que no ocurrió durante las gestiones justicialistas.

En reiteradas oportunidades hemos dicho que para nosotros "el agua no tiene color político" y lo demostramos con las obras de mejora de los sistemas de agua potable que ejecutamos en cientos de localidades a lo largo y a lo ancho del extenso territorio provincial. La ciudad de Rafaela, y los rafaelinos lo saben, no es la excepción a esta línea de trabajo de nuestro gobierno. Perotti sostiene que "este gobierno se va sin colocar un solo metro de caño". Le recordamos que nosotros tenemos un plan de obras que incluye un revolucionario plan de acueductos, y no solo colocaremos varios metros durante la gestión de Binner, sino que seguiremos completando el sistema de acueductos en la próxima gestión, que seguramente tendrá al Frente Progresista profundizando este plan para garantizar el derecho al agua a todos los santafesinos.

(*) Ministro de Aguas, Servicios Públicos y Medio Ambiente.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.