OPINION › PANORAMA POLITICO

No le ganaron, la hicieron perder

 Por Pablo Feldman

María Eugenia Bielsa perdió la Presidencia de la Cámara de Diputados. En ese lugar estará al menos por el 2012 Luis Rubeo que ostenta el récord de ser el presidente con menos votos en la historia de la Cámara baja provincial, al que se le agrega el hecho altamente significativo de haber votado por sí mismo so pena de perder la poltrona a manos del radical Darío Boscarol, en nombre del Frente Progresista, que para no ser menos también votó por sí mismo y desnudó las dificultades que ofrece la construcción política. La ex vicegobernadora -que sabía que perdía la votación- tuvo el buen gusto de abstenerse lo mismo que los siete diputados del PRO que antes habían asistido al show del Midachi Del Sel que intenta capitalizar los quebrantos del peronismo.

Sin dramatizar -porque como dijo Bielsa "son la reglas de juego"- la sesión preparatoria de Diputados pone de manifiesto la distancia que existe entre la voluntad popular y los representantes. Bielsa no sólo fue la más votada en las elecciones para la categoría diputados, sino que barrió a su rival interno, el presidente Rubeo. Y el radicalismo fue derrotado ampliamente por el socialismo en las primarias y sin embargo Boscarol y compañía pretendían alzarse con la presidencia de la Cámara baja. Para rematar, el más votado de los tres integrantes de la conducción parlamentaria es Federico Angelini (PRO) que integró a su vez la lista con menos sufragios para la categoría diputados provinciales.

En este contexto, y después de haber visitado a la Presidenta en su despacho de la Casa Rosada, la arquitecta Bielsa pierde la jefatura de la Cámara. Y lo que cabe preguntarse es ¿por qué?. La explicación -en parte- la dio ella misma, aunque en una versión edulcorada: "Son diferentes visiones de cómo se maneja la cosa pública", afirmó luego de felicitar al presidente electo. Tiempo atrás -no hace unos años, sólo semanas- había llamado ladrón y otras cosas bien pesadas a varios de sus "compañeros" en charlas privadas y lo sugirió inequívocamente en reportajes en los que metió en la bolsa a socialistas y representantes de otros sectores. Aún pudiendo tener la razón -cosa que debería demostrar y denunciar si ser presidenta no era lo único que le interesaba- Bielsa no pudo con su genio y se llevó puesta su propia candidatura alienando el apoyo de siete integrantes de su lista que responden en la interna a Alberto Maguid y a Oscar "Cachi" Martínez, "puesto" en la lista de diputados nacionales por CFK. ¿Cambiaron en un par de meses esa pléyade de diputados y se volvieron impresentables o lo eran antes cuando integraron para la primaria la lista que ella lideraba? Ni una cosa ni la otra, lo que pasó es que se terminó la campaña y una cosa es ser candidato y otra diferente trabajar entre pares. Eso se hace más difícil cuando alguien no los considera pares. Y eso fue lo que pasó: Para Bielsa muchos de los hombres y mujeres que pretendía mirar desde arriba -desde la tarima de la presidencia- tendrá que verlos a su altura. Y fue por eso también que la Presidenta Fernández de Kirchner no hizo nada más que recibirla, que parecía mucho pero no suficiente, lo que tenía que hacer María Eugenia Bielsa no supo o no pudo hacerlo. Los muchachos peronistas -tal el título de la nota que anticipó esta votación hace dos semanas- no le ganaron; la hicieron perder.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Sebastián Granata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.