OPINIóN › 7 DíAS EN LA CIUDAD.

Entre el diálogo y la decisión tomada

La intendenta Fein armó una ronda de diálogo con los concejales opositores por el presupuesto y la Tasa Municipal, que luego dinamitó con el aumento inconsulto de la tarifa del transporte de pasajeros. El costo político y los resentimientos. La decisión del FAP en el Congreso que determinará el comportamiento del PJ en la Legislatura.

 Por Leo Ricciardino

La intendenta Mónica Fein sumó al costo político de cargar sobre sus espaldas con todo el peso de la decisión de llevar el costo del boleto del transporte urbano a 3,20; la manera en que se dió el anuncio. Las formas en política no son menores. Fein venía de desarrollar una extensa rueda de consultas con concejales de los bloques opositores para limar asperezas y, entre otros temas, chequear el escenario para el inicio del debate del Presupuesto 2013 que viene con nuevos aumentos, incluida la Tasa General de Inmuebles. Los ediles aseguran que nada se dijo en esos encuentros sobre la posibilidad de un incremento tarifario para los colectivos. Si bien la intendenta tiene las facultades cedidas desde diciembre pasado para decidir el tema en soledad; no hubiera estado de más comunicar la decisión en esas reuniones cerradas.

Después vino el paso de la comunicación. La intendenta y su gabinete decidieron que cientos de miles de rosarinos y los concejales que los representan, se iban a enterar de la puesta en marcha del incremento que afectará sus bolsillos de manera cotidiana a través de un solo medio de comunicación. Una exclusiva para anunciar un tarifazo. No registra antecedentes.

Los desatinos siguieron con los argumentos. Entre ellos el de la "espiral inflacionaria". Un estudio comparativo demostró que en once meses el boleto del transporte en Rosario aumentó más de un 60 por ciento, cuando el costo de vida acumulado -tomando la más opositora de todas las consultoras privadas- no supera el 25 por ciento. Aquí se dirá que había un atraso tarifario. Pues bien, ese atraso no hace más que demostrar que el costo del boleto es una decisión política, más que nada. No hay -y menos en los servicios públicos- tarifas automáticas que no se actualicen teniendo en cuenta las necesidades, pero también el contexto económico y social en el que se toma la decisión.

El otro argumento lo dió el secretario de Servicios Públicos Pablo Seghezzo, que debería limitarse a explayarse sobre lo que conoce. El funcionario trazó un extraña relación entre el impuesto a las Ganancias y lo que llega desde la Nación a Rosario. Una mezcla de papas con manzanas que no resiste la menor comparación. Lo que sí hace bien en reclamar Rosario son los subsidios nacionales al transporte, y la acusación puntual que hay sobre ese fondo específico y su distribución. Y por allí pasó después el reclamo de la intendenta Fein y su enojo por las críticas de los concejales opositores.

La otra línea argumental para el aumento fue por el lado de las comparaciones con otras ciudades y, principalmente con Córdoba donde el boleto ya cuesta 3,20 desde hace un tiempo. Eso motivó que las radios y los canales de televisión de Rosario llamaran a los funcionarios cordobeses que confirmaron la tarifa pero agregaron a la información un detalle contundente: En Córdoba toda persona que acredite ser alumno o profesor en cualquiera de los niveles, viaja gratis. Como era de esperar, no tardó en desarrollarse una concentración de estudiantes frente al Palacio de los Leones para repudiar el aumento tarifario y también pedir que se amplíen los beneficios estudiantiles en el transporte público.

Cuando se pregona despolitizar la decisión sobre la tarifa del transporte, en realidad lo que se busca es concentrar la facultad de la decisión. Sacarle la política del consenso y los acuerdos para trocarla por una decisión express del Ejecutivo, que aplica también criterios políticos a la hora de elegir el costo del servicio.

El autor de la figura en Rosario es el mismo mentor de Mónica Fein intendenta. El actual senador Miguel Lifschitz es el que forzó el voto en el Concejo para la cesión de facultades a la intendenta que aún no había asumido. Pero en medio del debate de esta semana Lifschitz fue más allá y aseguró que en un futuro con autonomía municipal consagrada; esta cuestión debería quedar por escrito en la carta orgánica que redacte la ciudad para su organización autonómica. Con todo, en el Concejo hay quienes se basan en lo que pasó en estos días para seguir reclamando con vehemencia que las facultades de modificar el precio del boleto de colectivos, vuelva a estar en manos de los ediles.

Gentilezas.

El peronismo santafesino aún no se repone de las heridas que le quedaron después de votar dividido la reforma tributaria del gobierno de Antonio Bonfatti; cuando ya tiene que enfrentar otro desafío que pone en tensión a sus distintas líneas internas entre senadores y diputados y al interior de la decena de bloques partidarios en la Cámara baja provincial. El presupuesto 2013 de 40 mil millones de pesos para la provincia, con un superávit de 60 millones será analizado en la Legislatura que también deberá discutir la autorización para un endeudamiento de 500 millones de dólares para grandes obras de infraestructura.

La decisión del Frente Amplio Progresista a nivel nacional de no votar siquiera en general el presupuesto nacional 2013; complica el panorama provincial. En ese aspecto esta semana el diputado Agustín Rossi fue contundente: "Nosotros somos oposición en Santa Fe y tenemos una actitud responsable con el gobierno socialista. Ellos no actúan igual como opositores a nivel nacional así que es claro que el clima ahora no es el mejor", reconoció.

Por su parte, legisladores provinciales del kirchnerismo reconocen que la actitud del FAP a nivel nacional complicará y mucho a la interna peronista en Santa Fe. "¿Cómo le explicamos ahora a los compañeros que nos criticaron porque votamos la reforma tributaria que tenemos que tener una actitud responsable con el presupuesto cuando los socialistas nos dieron la espalda en el Congreso?", se lamentaba ante este cronista un legislador del peronismo.

Si bien no está cantada una "devolución de gentilezas"; todos coinciden en trazar un escenario de conflicto al menos en la Cámara de Diputados. Las negociaciones del socialismo con la oposición están muy ajustadas, no sobra demasiado para tensar la cuerda y hay que tener en cuenta que lo que no prospere en este período legislativo será muy difícil que pueda resultar favorecido en el próximo. El 2013 es un año electoral que Santa Fe vivirá a pleno con la mayor parte de sus protagonistas políticos en cancha, peleando voto a voto para imponerse en las preferencias del electorado que deberá seleccionar a una decena de nuevos diputados nacionales, además de los concejales y presidentes comunales que también entrarán en disputa.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.