OPINIóN › 7 DÍAS EN LA CIUDAD

Lo que quieren los taxistas

Terminó otra semana con dos asaltos violentos a taxistas y recomenzó
la comedia de enredos entre los choferes del servicio y las autoridades.
Todos los métodos de vigilancia electrónica han sido descartados por los
conductores que sólo se sentirían seguros con mayor presencia policial. Un
postnet abordo, aparece ahora como la alternativa para bajar el dinero del auto.

 Por Leo Ricciardino

Del pedido de los taxistas, lo único claro es que quieren más seguridad. Claro, ¿quién no?. Lo mismo podrían pedir ingresos dignos, una vivienda propia y un sinnúmero de derechos que la sociedad en su conjunto también reclama. Pero a la hora de sentarse con las autoridades para el reclamo y cuando se plantean los métodos y las alternativas, ahí comienza el mismo recorrido sin meta de siempre. Un celular directamente conectado con la policía, no. Un acrílico inviolable que los separe del pasajero (y por ende de un potencial asaltante), tampoco. Una caja se seguridad adherida al chasis y con la llave fuera del vechículo, menos. Un sistema de ubicación satelital inmediata, no sirve.

"Si no dan respuestas a nuestros reclamos, paramos la semana que viene", fue la frase con la que el titular del Sindicato de Peones de Taxis de Rosario, Horacio Voix, terminó la reunión de la semana con los funcionarios municipales. ¿Cuál sería la respuesta que dejaría satisfechos a los taxistas? Más policías en las calles. Es lo que único que repiten todo el tiempo.

Eso implacaría destinar a casi la totalidad de la fuerza apostada en la ciudad para cuidar a un solo turno del servicio y, encima, sin garantías de eficiacia.

Cuando los taxistas adviertan que son víctimas de un tipo de delito muy difícil de prevenir (lo mismo que los almacenes, cyber, maxiquioscos, tiendas de computación, etc); quizás tomen en cuenta que una de las soluciones reales es sacar el dinero del taxi a lo que, por supuesto, la mayoría de ellos ya dijo no.

¿Quién roba un taxi?. Alguien que necesita 30 o 50 pesos rápidos para droga, la salida de esa noche, o simplemente porque tiene que trasladarse por la ciudad y ya que es un ladrón lo hace gratis y se lleva la recaudación. Es decir, los mismos que robaban los colectivos tomando aún mayores riesgos por el mismo dinero, porque debían controlar al chofer y a todo un pasaje entre el que siempre podía haber alguien con vocación de héroe o simplemente un osado que pensara que podría con los delincuentes.

Después del asesinato de un chofer, ya hace más de diez años, se impuso la tarjeta magnética y nunca más hubo un robo abordo de una unidad del transporte urbano de pasajeros.

Los taxista alegan, con razón, que se trata de un servicio distinto, sin una tarifa única, lo cual sirvió hasta ahora para descartar cualquier sistema prepago. Pero un grupo de taxistas nucleados en una cooperativa decidió comenzar la experiencia de con un postnet para tarjetas de débito y de crédito, que funciona con la línea telefónica de un celular.

De ese modo, los inconvenientes se reducen al mínimo ya que la bancarización alcanza hoy a casi la totalidad de la sociedad. Son muchas las personas que no tienen tarjetas de crédito, pero muy pocas las que no poseen una de débito. Desde jubilados a activos, pasando por beneficiarios del Plan Jefas y Jefes de Hogar, usan hoy una tarjeta de débito con la que tranquilamente podrían pagar el servicio.

Por ahora, la mayor parte de los taxistas de Rosario se resisten a incorporar la técnica, por la inversión que demanda, porque no ven los resultados, o simplemente porque creen que no disminuirá la inseguridad que se cierne sobre el servicio.

Pero las autoridades deberían ser sinceras respecto del resto de los mecanismos a emplear y sobre todo sobre los famosos operativos de saturación policial que -ya se ha visto- no pueden ser sostenidos más allá de diez o quince días. Lo demás es magia y, se sabe, la magia sólo sirve para entretener un rato.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.