UNIVERSIDAD › UN ESTUDIO DE LA FACULTAD DE MEDICINA DE LA UNR PONE LA LUPA EN LA VEJEZ

Otra mirada a los adultos mayores

La investigación historiza el concepto de vejez desde la Edad Media hasta la modernidad, cuando adquiere el valor negativo que persiste. En los últimos años, dejó de asociarse con la enfermedad y sumó actividades como viajes.

 Por Silvana Distefano*

Un proyecto de investigación de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) analiza el tema de la vejez y describe los componentes literarios y culturales que permitieron la construcción del valor negativo de este concepto. "Es en la modernidad donde este concepto de vejez adquiere un valor negativo que alcanza hasta nuestros días", aseguró Claudio Staffaloni, director del proyecto.

El objetivo del trabajo es avanzar en la descripción de los componentes históricos y culturales que permitieron la construcción del valor negativo del cuerpo viejo en el tránsito de la Edad Media a la Primera Modernidad europea. "La vejez como tema de análisis aparece en la primera mitad del siglo XX, alcanzando proyección mundial a través de la Conferencia Internacional de las Naciones Unidas de 1948 y de la Declaración de Cartagena de Indias en 1992", contó Staffaloni, quien realiza la investigación junto a Claudia Bauer y a Emiliano Scaglia.

Según el trabajo académico, este suceso instala la temática en la agenda de los países, sobre todo en los más desarrollados, desde una perspectiva más bien desfavorecedora de la vejez, que opera en el traslado de sentido que se hace desde el uso como sustantivo al de adjetivo calificativo, habitualmente descalificativo. "El valor negativo que acompaña a la vejez y por consiguiente al cuerpo que la acompaña que nos parece hoy tan natural no parece haber sido así siempre", indicó el investigador. Y agregó: "Las festividades carnavalescas en su afán de subvertir un poder casi omnímodo crearon la oposición viejo/joven a través de la exaltación caricaturesca del viejo, que ha tenido un valor de época para socavar el poder feudal y eclesiástico. Sin embargo, una vez caído ese poder, la desvalorización del viejo trascendió llegando hasta nuestros días".

En el debate sobre esta problemática "se ha instalado fuertemente la idea que el valor negativo de la vejez tiene su origen en la Revolución Industrial entre los siglo XVIII y XIX, a través del posicionamiento del trabajo como ordenador jerárquico de la vida y estima social", indicó el investigador.

También el trabajo analizó el concepto de vejez en la actualidad. "A partir de mediados del siglo pasado, en el momento de la declaración de los derechos humanos, hay un reconocimiento del tema de la vejez y empiezan a surgir políticas sociales. Argentina toma un valor protagónico en el primer y segundo gobierno peronista donde se instaló el tema de la vejez y ese reconocimiento", sostuvo Staffaloni, para quien Eva Perón fue un movilizadora importante en la incorporación de conceptos en consonancia con esa Declaración.

En la línea del recorrido histórico que plantea la investigación, desde la década del 70 al nuevo siglo hubo 30 años sin políticas y recién en estos últimos 8 u 9 años se produjo un interés en recuperar a las personas viejas, así como aplicar políticas para su posicionamiento social. "La creación del PAMI, en la década del 70, marca un reconocimiento desde el punto de vista de una obra social, pero sin embargo fue asociado con un concepto negativo que es la enfermedad", puntualizó Staffaloni. Además, según el investigador, la creación de esta obra social "fue un elemento importante pero hizo que la vejez quedara asociada con la enfermedad, realidad que dura hasta estos días".

Por otra parte, el trabajo remarca la estrecha relación que existe con la farmacología, ya que se encuentra naturalizado que las personas viejas consuman muchos medicamentos, como también la falta de profesionales especializados que atienden a estos adultos mayores. "En el PAMI son pocos los profesionales específicos, los médicos de cabecera no son generalmente especializados en gerontología y es común que se crea que cualquiera puede atender a un viejo".

Sin embargo, el investigador señala que hubo un cambio en los últimos años, que apuntan a valorizar al adulto mayor poniendo a su alcance herramientas para estudiar, hacer deportes, así como viajes y turismo. "En estos últimos años hubo un cambio interno dentro del PAMI y se enfoca la idea de poner la atención en la salud de los viejos y no en la enfermedad. Hay un cambio de timón en empezar a darle énfasis en el cuidado de la salud y no esperar que se enfermen", resaltó Staffaloni.

Si bien las políticas implementadas son favorables para los adultos mayores, también entregan evidencias de un cambio en el escenario social ya que "surgen separaciones de parejas de esta edad y enfermedades sexuales que no eran vistas en personas de esta franja etarea, relacionadas al no uso de preservativos", analizó el investigador.

Sobre las estrategias de inclusión, el investigador concluyó que se debe "dar reconocimiento a la problemática de los viejos. Por ejemplo, hay ciudades que incorporaron un concejo del adulto mayor que se ocupa de todo lo relacionado con la enseñanza, se ocupa de organizar viajes, tratar de sacar al adulto de la casa e incluirlo en la sociedad. Esto es muy positivo".

*Integrante de la Dirección de Comunicación de la Ciencia de la UNR.

Compartir: 

Twitter
 

Claudio Staffaloni, dirige el proyecto que estudia distintos imaginarios sobre la vejez.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.