UNIVERSIDAD › UN GRUPO DE INVESTIGADORES DE LA UNR ESTUDIA LAS RELACIONES EN EL MARCO DEL ALBA.

Integración solidaria y regionalismo

El estudio se adentra en una revisión conceptual que incluye la integración solidaria, el regionalismo abierto y el regionalismo post-hegemónico. La Alianza Bolivariana y el Tratado de los Pueblos surgió en 2004 entre Venezuela y Cuba.

 Por Silvana Di Stefano*

Investigadores de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) estudian las relaciones entre la integración regional y los derechos económicos, sociales y culturales (DESC) en el marco de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP). Este tratado surge en el año 2004 en La Habana como resultado de un acuerdo entre Venezuela y Cuba. "Nuestra revisión conceptual incluye los términos: integración solidaria, regionalismo abierto, regionalismo post-hegemónico o post-neoliberal. Este último implicaría un nuevo regionalismo que prioriza los aspectos políticos y sociales de la integración y asume nuevos compromisos transnacionales de desarrollo social, fundamentalmente por medio de la organización e intercambio de médicos, educadores, técnicos y recursos económicos y financieros para la implementación de proyectos socioeconómicos", contaron los investigadores Sergio Albano, Juan Pablo Angelone y María Eugenia Garfi.

Para aclarar el panorama sobre esta Alianza, los especialistas definieron que el ALBA se presenta como "una iniciativa crítica a los modelos neoliberales de integración que priorizan la liberalización del comercio. Más concretamente, es formulada en oposición al proyecto norteamericano de Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). El presidente venezolano Hugo Chávez propuso el ALBA durante la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe a fines de 2001". En la actualidad el ALBA﷓TCP está integrado por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Dominica, Ecuador, San Vicente y Granadinas, Antigua y Barbuda y Santa Lucía.

Albano, doctor y magister en Administración de Empresas; Angelone, licenciado en Ciencia Política; y Garfi, licenciada en Relaciones Internacionales, partieron de un cuestionamiento a la incidencia del neoliberalismo económico como filosofía del proceso integrador del Mercosur "que incluso venía a tergiversar o desnaturalizar procesos anteriores, como los programas de intercambio y cooperación entre Argentina y Brasil durante los años 80. Desde este lugar crítico, nos preguntábamos si el ALBA constituye una alternativa de integración opuesta al neoliberalismo".

El trabajo se basó en el análisis de material de estudio, que si bien no es numeroso, aclararon los investigadores, les permitió indagar la temática en revistas especializadas, y documentos oficiales que constan en un portal específico. También, se contactaron con académicos de nuestro país y del extranjero a los fines de abordar la problemática.

"Nuestra gran duda es si puede llamarse integración al ALBA. Lo decimos en el sentido político y académico. La teoría de la integración económica no parece adaptarse a la modalidad de este acuerdo. Sin embargo, al ser un acuerdo de tipo multidimensional encuentra en la promoción de los DESC un fundamento interesante", sostuvo Albano.

Para los investigadores, "las teorías clásicas de la integración regional hacen hincapié en las relaciones económicas y comerciales entre los países pero como la integración apunta a modificar la vida de los pueblos, no es con medidas exclusivamente económicas o comerciales que se puede llevar adelante".

En cuanto a las bondades del ALBA, Garfi remarcó que "los países caribeños obtienen el beneficio de la venta subsidiada de petróleo". En el mismo sentido, Angelone añadió: "Podría decirse que Venezuela salvó a la economía cubana, fuertemente perjudicada por la desaparición de la Unión Soviética y del Consejo de Ayuda Mutua Económica (CAME). Cuba se ve beneficiada precisamente por el abastecimiento de petróleo venezolano a bajo precio".

Además, los investigadores compararon el ALBA y el Mercosur. "El ALBA está formado por acuerdos bilaterales y es flexible ya que permite incorporar a distintos países a este esquema. Pero esta flexibilidad puede resultarle una trampa o una limitación al proceso porque está atado al funcionamiento del gobierno de turno que esté de acuerdo en participar. El Mercosur es una iniciativa de integración cuyo objetivo apunta a la conformación de un mercado común", explicaron los investigadores.

En cuanto a la posición de Argentina en Latinoamérica, Angelone opinó: "Lo más positivo que está ocurriendo en nuestro país y en América Latina es la conformación de UNASUR que es una iniciativa de cooperación, más allá de su moderación política, alternativa a la hegemonía de Estados Unidos en la región. Nuestro país le ha dado mucha importancia a esta unión". Finalmente, Albano señaló que "el ALBA-TCP está en condiciones de servir como modelo para futuros procesos de integración regional solidaria".

* Integrante de la Dirección de Comunicación de la Ciencia UNR

Compartir: 

Twitter
 

Albano, Garfi y Angelone integran el grupo de estudios de la UNR abocado a esta temática.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.