CIUDAD

"Nunca coimee a un zorro porque no me sale, no sabría hacerlo"

Imbuido del espíritu de las fiestas de fin de año y más distendido después de una semana complicada -aumento de la tasa municipal mediante-, el intendente Miguel Lifschitz aceptó responder las preguntas que pocas veces le hacen.

 Por Pablo Feldman

-¿Lee todo lo que firma, todos los decretos y documentos?

-Sí, aunque uno ya tiene bastante cancha en esto y sabe qué cosas hay que leer detenidamente y a cuáles se las puede pegarle una mirada rápida.

-¿Alguna vez firmó algo y después se arrepintió?

-No, en general las cosas que firmo las reviso y rara vez me ocurre que se me escape algo.

-¿Desayuna en la intendencia o en su casa?

-Normalmente no desayuno, tomo un café sólo con edulcorante, cuando llego a la municipalidad.

-¿Toma mate o es de los socialistas que no lo hace?

-Me gusta el mate pero no tomo casi nunca en el trabajo, no me parece buena la imagen de uno mateando en el trabajo público. Por eso no lo hago.

-¿Lo afecta lo que se dice de usted, lo que se publica en los diarios?

-Lo manejo bien, no he tenido objetivamente situaciones conflictivas con los medios en nuestra ciudad. En general hemos tenido buena relación, más allá de que por ahí hay opiniones o noticias planteadas de una forma que no nos resultan agradables. No me afecta significativamente.

-Comentarios del tipo, "los socialistas después de pedir el voto aumentaron las tasas hasta un 1000 por ciento", ¿le molestan?

-Bueno, son las reglas del juego. A veces muchos medios titulan para producir mayor impacto mediático o con alguna intencionalidad. Es parte de una realidad que uno maneja, hoy los medios de comunicación son un instrumento clave para comunicar la gestión de gobierno.

-¿Ser intendente le cambió la vida?

-No sustancialmente. Obviamente que la exposición genera una serie de condicionamientos y de situaciones nuevas, pero fuera de eso mi vida transcurre con absoluta normalidad.

-¿Va a los mismos lugares que iba antes?

-Voy a los mismos lugares que frecuentaba antes, vivo en el mismo departamento y tengo el mismo auto.

-¿Lo han insultado por la calle?

-No, nunca, ni una vez. Camino la ciudad permanentemente, a veces de manera oficial y otras en forma privada, asisto a gran parte de las actividades que hay en la ciudad ante sectores de los más diversos y nunca tuve una situación violenta, de agravio o de insulto.

-¿Qué le gustaría hacer y que no puede porque es intendente? ¿Ha dejado de hacer actividades desde que es intendente?

-Uno tiene menos tiempo para algunas cuestiones personales, la relación con los hijos, la reunión con amigos fuera de lo que son los amigos de la gestión y de la política o viajar. Esta es una tarea que exige mucha dedicación horaria, muchos compromisos incluso los fines de semana. Lo hago con gusto, no es que me pesa.

-¿Va al cine, cuál fue la última pelicula que vió?

-Voy poco. La última que vi fue Tiempo de Valientes, excelente, inteligente película. Tiene un humor muy argentino.

-¿Al teatro va con cierta frecuencia?

-Hace mucho que no voy.

-Un libro que este leyendo o el último que leyó.

-Leo cosas sueltas. Diría que desde hace dos años, desde que asumí como intendente, no termino un libro completo.

-¿Concurre a la cancha?

-De vez en cuando. Nunca fui un apasionado. Me gusta el fútbol y cuando puedo me gusta ir a la cancha.

-¿Pekerman lo convence?

-No es de los técnicos que más me gusta.

-¿En qué puesto jugaba, cuando jugaba al fútbol?

-En el mediocampo, en la defensa. No era un habilidoso.

-Hace unos meses aparecieron banderas agraviantes hacia su persona en la cancha de Ñuls. ¿A qué lo atribuyó? ¿Cuál fue el conflicto que tuvo con Eduardo López?

-Posiblemente haya tenido relación con alguna decisión que tomamos que ignoro cuál es.

-¿La del Banco Municipal de restringir el giro en descubierto?

-No, fueron medidas de cumplimiento de la normativa que establece el Banco Central. Son parte de las reglas del juego. Fue una campaña que no surgió espontáneamente de la gente.

-¿Con quién se iría de vacaciones, con Giustiniani o con Binner?

-Con ninguno de los dos (risas). De la gente con la cual me ha tocado compartir más cosas, tengo muy buena relación con Horacio Ghirardi.

-¿A quién admira o admiró?

-De la historia argentina hay dos personajes que me producen admiración, Belgrano y Sarmiento, dos intelactuales que tuvieron visiones de estadistas. Como escritor rescato a Jorge Luis Borges, como político a quien fue nuestro orientador durante muchos años, Guillermo Estévez Boero, hombre con el cual tuve una relación muy estrecha. Algunos intelactuales socialistas como José Ingenieros, Aníbal Ponce.

-¿Qué lo emociona, cuando fue la última vez que se emocionó?

-La semana pasada) me emocioné en la cancha de Central Córdoba participando de esa experiencia maravillosa que armó Chiqui González con "Sueños de la Navidad".

-¿Llora o le da vergüenza?

-Lloro y no me da vergüenza. Yo estoy en un lugar donde estoy expuesto permanentemente a situaciones duras o emocionantes. Hace pocos días me tocó participar de una colación de grados de una escuela pública de Rosario, una escuela técnica donde le entregaron un diploma a un chico cuadripléjico que terminó el polimodal.

-¿A qué le tiene miedo?

-A la vejez, al paso de los años. Pero no soy una persona temerosa.

-¿Qué le hubiera gustado hacer que no hizo?

-Hay muchas cosas, por decir una me hubiera gustado aprender música, cantar, pero soy un desastre para eso.

-¿Le gusta el escenario, la exposición pública?

-No la busco pero no me escondo, me siento cómodo.

-En su juventud, ¿era de los ganadores con las mujeres?

-Era parte del pelotón.

-A propósito de mujeres, usted incorporó a muchas a su gabinete.

-Tenemos un gabinete con la mitad de mujeres y mitad de hombres. Desde hace varios años tuve equipos con muchas mujeres. Cuando son capaces son tan eficientes como los hombres, en algunos casos tienen algunas ventajas que los hombres no tienen. Además creo en la igualdad de género.

-¿Lo cambió la política?

-La política cambia, forma, tal vez deforma en algunas cosas. Yo comencé a militar en el socialismo a los 17 años, tengo 50, más de la mitad de mi vida está vinculada a la política.

-¿Alguna vez coimeó a un zorro a un agente?

-No lo hice porque no me sale, no sabría hacerlo, me saldría mal.

-¿Cómo es Lifschitz? ¿Exigente, obsesivo?

-Si bien tengo un equipo de colaboradores muy eficientes, sólido y homogéneo, esto no hace que abandone ningún tema, los sigo a todos de cerca tanto los estratégicos como los pequeños. Me gusta estar en los detalles.

-¿Es de gritar, de insultar?

-No, pero de alguna manera hago saber cuando estoy disconforme.

-¿Se agarró a trompadas con alguien desde que está en política?

-No, nunca, tal vez en las bataholas estudiantiles. De grande no.

-Si no fuera Rosario, ¿dónde le gustaría vivir?

-En Buenos Aires, es una ciudad maravillosa, atractiva, otro mundo.

-¿Es creyente?

-No, soy agnóstico.

-Tiene cábalas?

-Sí algunas. Tengo una corbata roja que la uso para situaciones especiales.

-¿Se considera un hombre de suerte?

-Sí, claro. En política hace falta trabajo, esfuerzo, inteligencia pero también una importante cuota de suerte.

-¿Cuál es su comida favorita?

-El pastel de carne y el asado.

-¿Vino, cerveza o champagne?

-Vino tinto.

-¿Le gusta cocinar?

-Cocino, me salen bien las salsas, las pastas, el locro.

-Le tiro algunos nombres, ¿Nestor Kirchner?

-Es un hombre con ideas claras y con decisión para llevarlas adelante. Un presidente que ha cumplido en esta etapa de transición un papel importante.

-¿Elisa Carrió?

-Es una dirigente con una extraordinaria lucidez y percepción de la realidad pero con absoluta incapacidad para construir políticamente.

-¿Carlos Reutemann?

-Un gran corredor y además demostró que es un gran político aunque yo no comparto gran parte de las cosas que hizo. Los resultados electorales demuestra que aprendió cómo se hace política

-¿Hermes Binner?

-Hoy por hoy es el dirigente más importante que tiene el socialismo, especialmente en la provincia. Un hombre que demostró una gran capacidad de gobierno aún en situaciones difíciles. Tiene una gran proyección no sólo en Santa Fe sino a nivel nacional.

Compartir: 

Twitter
 

Miguel Lifschitz asegura que "ni una vez" lo insultaron por la calle: "Nunca tuve una situación violenta o de agravio".
SUBNOTAS
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.