CIUDAD › EL MAYOR IMPACTO DEL AUMENTO DE LA TGI RECAERá EN GRANDES SUPERFICIES

Otra reforma tributaria en marcha

Como lo anticipó en exclusiva Rosario/12, el intendente confirmó ayer que su gobierno estudia eliminar los topes fijados para atenuar el último aumento de la Tasa General de Inmuebles.

 Por Guillermo Zysman

El intendente Miguel Lifschitz confirmó ayer que su gobierno estudia eliminar los topes fijados en abril para atenuar el último aumento de la Tasa General de Inmuebles, como anticipó en exclusiva Rosario/12. Y hasta ensayó un eventual destino de los ingresos extras, estimados en 35 millones de pesos anuales: el área social para un 2009 que pronosticó complicado en ese rubro a raíz del impacto en la economía real de la crisis financiera internacional. El secretario de Hacienda, Gustavo Asegurado ratificó además que la propuesta del municipio apunta a suprimir los techos "a todos los contribuyentes para darle equidad al sistema tributario", aunque aclaró que la hipotética reforma impactaría fundamentalmente en los barrios cerrados y en el frente costero. Desde la oposición cuestionaron con dureza a la municipalidad y anticiparon su voto negativo en el Concejo cuando se debata el Presupuesto 2009. "A esta gestión hace tiempo que se le acabaron las ideas, sólo aumentan tasas y tarifas. No sé si esto resiste socialmente", planteó Arturo Gandolla, presidente de la bancada justicialista.

Temprano, en declaraciones a LT8 Asegurado confirmó que esta semana el Ejecutivo local tiene previsto elevar al Palacio Vasallo la proyección de gastos y recursos para el año próximo. "Estamos terminando de cerrar algunos números pero está bastante avanzado", señaló el funcionario para después admitir que una de las alternativas en estudio apunta a eliminar los topes que fijó meses atrás el Concejo para evitar una suba mayor de la TGI tras el último revalúo catastral.

"Si se avanza con esta idea, lo lógico sería eliminar los topes para todos los contribuyentes para darle un sentido de equidad al sistema tributario", agregó el secretario de Hacienda quien no supo precisar cuánto aumentará la TGI en cada caso, aunque remarcó "que el mayor impacto recaerá en grandes superficies, baldíos y zonas ribereñas".

Lifschitz dio precisiones complementarias. En diálogo con Radio Dos señaló que de concretarse la eliminación de los topes lo recaudado se destinará "al gasto social para el 2009 que será un año complicado de acuerdo a lo que ya estamos viendo", en alusión al impacto de la crisis financiera internacional en la economía real de la región.

Para el intendente esta opción supone "darle mayor sustentabilidad al sistema tributario", a diferencia de "la política de parches" como definió a la posible implementación de una sexta cuota de la patente automotor que se evalúa a nivel provincial para auxiliar a municipios y comunas. "Esa es una propuesta que puede servir sólo para la coyuntura y no soluciona el problema de fondo", argumentó el jefe comunal.

La oposición cuestionó de inmediato los planes de la intendencia. "Hace tiempo que a esta gestión no se le cae una idea, sólo se limita a aumentar tasas y tarifas", disparó Arturo Gandolla. El jefe del bloque peronista atribuyó las necesidades fiscales del municipio "al déficit creciente de las empresas que maneja el municipio como la Semtur y en parte la Mixta del transporte. Estas sociedades del Estado pierden cada vez más plata y de algún lado hay que financiar ese déficit".

Gandolla no sólo anticipó el voto negativo del PJ a la propuesta del oficialismo, también sembró dudas sobre su viabilidad política y social. "Ya tuvimos incidentes este año cuando subió por última vez la tarifa del transporte. Temo que este plan no resista socialmente", lanzó.

No menos dura fue la concejala María Eugenia Bielsa. "La única explicación a esta propuesta es un grave problema de caja. El municipio

no sólo no mejoró las prestaciones que brinda sino que las empeoró tanto en las áreas propias como salud como en las concesiones".

Según la ex vicegobernadora "el intendente esperaba un auxilio financiero de la provincia que no llegó y está complicado. Por eso le vamos a proponer que nos eleve un plan de saneamiento fiscal para los próximos tres años para que Lifschitz cuando termine su mandato entregue el municipio con las cuentas en orden. Primero hay que reconocer el problema, asumirlo y ser austeros con el gasto".

Compartir: 

Twitter
 

El intendente Lifschitz piensa en el gasto social 2009.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.