CIUDAD › PASADO MAñANA VENCE LA CONCILIACIóN OBLIGATORIA ENTRE SMATA Y GM

Cómo frenar las cesantías

"Nosotros damos todas las posibilidades, pero con la gente adentro", dijo el dirigente de Smata, Marcelo Barros, al poner un límite a la amenaza de la automotriz de despedir a 435 trabajadores una vez que concluya la conciliación.

 Por Claudio Socolsky

"Estamos cansados de que esta empresa no respete las leyes argentinas", dijo ayer el secretario general de la delegación Rosario del Smata, Marcelo Barros, que anunció un paro total de actividades para el viernes, en caso de no acordar una solución al conflicto por el despido de 435 trabajadores en la empresa General Motors, en el marco de la conciliación obligatoria que finaliza este jueves. "Hoy quieren despedir, y no sé si en abril o mayo no van a tomar personas por el proyecto Viva, que ya tienen en marcha. Por qué no esperan hasta diciembre del 2009", se preguntó Barros, que estuvo acompañado por el secretario general de la CGT, Néstor Ferraza, quien no descartó "un paro en la región y en toda la provincia". La conflictiva negociación sumó ayer un nuevo capítulo, cuando la empresa impidió el ingreso de cinco operarios ﷓cuyos contratos estaban vencidos﷓ a la planta de Alvear, generando un clima de tensión. Por su parte, desde el ministerio de Trabajo no descartaron prorrogar la conciliación obligatoria si no hay acuerdo entre las partes.

Rodeado de todos los delegados de la Comisión Interna de General Motors, el secretario general de la CGT, Néstor Ferraza, y los secretarios generales de los sindicatos de la Carne, Luz y Fuerza, Bancarios y Sadop, Barros inició la rueda de prensa en el local de Smata señalando: "Estamos llegando al límite, porque la empresa desde el primer momento no respetó la conciliación obligatoria, y como el jueves termina, desde el viernes, si no solucionamos los problemas, Smata larga un plan de lucha y movilización con paro total de la General Motors".

El dirigente gremial denunció "para que sepan la ciudadanía y el pueblo argentino", que la empresa "no está en crisis, ya que está ofertando hasta el doble de indemnización a los compañeros efectivos. Queremos que esta barbarie se pare de una vez por todas y que esta empresa multinacional, que tiene beneficios de la Nación y de la Provincia, que diga la verdad. Que no se hagan los buenitos, sacando solicitadas en los diarios, diciendo que ellos quieren conciliar. Ellos, para conciliar, quieren despedir a los 500 compañeros, sean efectivos o contratados; así no podemos negociar".

"Nosotros damos todas las posibilidades, pero con la gente adentro ﷓continuó Barros﷓. Aceptamos suspensiones, menos horas trabajadas; no es que estemos encerrados. Les hemos dado un listado, donde pueden reacomodar en los distintos sectores a todos los compañeros que quieren despedir, pero el negocio de ellos es despedir a los compañeros efectivos. Si esta empresa sigue insistiendo en despedir a los compañeros, que el gobernador Binner le saque los subsidios que tienen desde hace 12 años".

Respecto a la situación de los trabajadores en la multinacional automotriz, Barros dijo que "en este momento hay 40 compañeros, que se les terminó el contrato, y que no los dejan entrar. Y los otros 200 están adentro, pero no los dejan cumplir tareas. Los tienen hacinados en un galpón, sin aire acondicionado".

Por su parte, Ferraza adelantó que "si es necesario acompañar y movilizar a gremios que tengan suspensiones o despidos, lo haremos. Así que no descartemos un paro en la zona y una medida en toda la provincia, porque no vamos a soportar que algunas empresas especulen con el bolsillo y con las fuentes laborales".

Además, el dirigente gremial anunció que legisladores provinciales presentarán proyectos donde "se revean los convenios, como en este caso la General Motors, que no pagan ningún tipo de impuestos. Convenios que están relacionados con que no se despida gente; al contrario, tienen que contratar más gente".

En relación al incidente registrado ayer, cuando la empresa quiso impedir el ingreso de cinco trabajadores a los que se les terminaba el contrato, el delegado de la Comisión Interna, Marcelo Fernández, relató a este diario que "si bien la empresa no tiene la obligación de renovar esos contratos, debe retrotraer la situación a antes del inicio del conflicto el 17 de octubre, en un claro incumplimiento de la conciliación obligatoria".

"No descartamos ningún instrumento que facilite el diálogo", precisó la viceministra de Trabajo provincial, Alicia Ciciliani, al sostener que podrían considerar una prórroga en la conciliación obligatoria entre la empresa General Motors y el Smata. La funcionaria destacó que "con relación a los contratados debemos ser respetuosos, la discusión está centrada en el personal de planta permanente para que no se produzcan despidos".

Ciciliani recordó que "el pasado viernes en Chile, el ex presidente Néstor Kirchner anunció que el gobierno va a instrumentar medidas para sostener puestos de trabajo en la industria automotriz, por eso mismo estamos muy optimistas porque los empresarios ven que es una prioridad sostener al sector".

Compartir: 

Twitter
 

La empresa impidió el ingreso ayer de cinco operarios cuyos contratos estaban vencidos.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.