CIUDAD › UNA JUEZA DECIDE LA RESTITUCIóN

El tironeo de la nena

 Por Claudio Socolsky

La jueza del Tribunal Colegiado de Familia en turno, Ana María Carreras, deberá decidir hoy la restitución de una nena italiana de tres años a su padre. El italiano Damiano Marconi, de 29 años, residente en la localidad de Teramo, inició un expediente judicial a través del ministerio de Justicia de su país, para que su ex mujer, una ciudadana argentina de 26 años, que reside en Funes, restituya a su hija. Si bien la mujer ingresó al país con una autorización de viaje firmada por el padre de la niña en noviembre del 2007, en el pasaporte italiano de su hija figuraba como fecha máxima de regreso el mes de marzo de 2008. Unos días antes, la mujer le comunicó que no iba a volver y que se quedaría con la nena en Funes. Entonces, Marconi decidió instalarse junto a su padre en Rosario para que se cumpla la orden de restitución. Aunque la magistrada, luego de una audiencia, otorgara un régimen de visitas; en el primer encuentro, familiares de la mujer golpearon e insultaron a los ciudadanos italianos, que terminaron demorados en la comisaría de Funes. Por tal motivo, la defensa del padre solicitó el reintegro "de manera urgente" de la nena.

La historia comenzó hace cuatro años, cuando la mujer se radicó en Italia. Allí conoce a Damiano y deciden irse a vivir juntos. Fruto de la relación nació Chiara. Cuando la nena no había cumplido los dos años, la mamá le pide permiso al padre para pasar las vacaciones del 2007 en Argentina; viaje que habían realizado juntos en otra ocasión. Pero en esa oportunidad, la mujer quiso venir sola porque pretendía quedarse más tiempo. Como Marconi, por cuestiones laborales, no podía viajar, le firmó a su pareja una autorización de viaje; que en este caso fue amplia ﷓hasta la mayoría de edad﷓, aunque en el pasaporte italiano de la nena quedó consignado como fecha máxima de regreso a Italia el mes de marzo de 2008.

El viaje de la mamá con la niña se produjo en noviembre de 2007. Cuando se iba acercando la fecha en que debían volver, la mujer le comunicó a Marconi su decisión de no regresar, y le dijo que se iba a quedar en Funes con la hija de ambos. Al no encontrar respuestas, el ciudadano italiano inició actuaciones civiles y administrativas en Italia, a través del órgano de aplicación de la Convención de La Haya, sobre los aspectos civiles de la restitución internacional de menores.

El ministerio italiano se contactó con el de Relaciones Exteriores de Argentina, encargado de aplicar la convención, e inició las actuaciones conciliatorias. En julio del año pasado, le comunicaron a la madre que debía restituir voluntariamente a la nena, pero ella decidió no hacerlo, y empezó a realizar los trámites para que le reconozcan la tenencia, y para nacionalizar a la hija como argentina.

Ante la respuesta negativa de la mujer, el Ministerio comenzó un trámite judicial en los Tribunales provinciales. Manuel Rosas, del Tribunal Colegiado de Familia N° 4, citó el 17 de diciembre a la madre a una audiencia, comunicándole la orden de restitución de la menor. "En principio, la madre no se opuso, pero no implementó la restitución", explicó a este diario Lionel Dvoretz, abogado de Marconi; que una vez enterado de la resolución decidió viajar a Rosario el 4 de enero. Acompañado por Dvoretz y una escribana, se presentaron en la casa de Funes, con una copia de la resolución.

"Nos atendió la abuela de la nena y nos dijo que regresemos al otro día porque en ese momento no se encontraban -contó Dvoratz-. Cuando llegamos, la mamá estaba con la nena y un abogado; indicándonos que el juez de Feria les había concedido una audiencia, negándose a la restitución. Presentamos un expediente, solicitando se habilite la Feria y se cumpla la orden de restitución. En ese marco, la jueza cita a una audiencia para buscar la manera de cumplir el reintegro, y entonces los padres acuerdan que la nena sea reintegrada al papá el día 19, y que éste debía esperar hasta el 21 para viajar a Italia, dándole tiempo a la madre para que renueve su pasaporte y pueda viajar".

Mientras tanto, la jueza le otorgó al padre un régimen de visitas de tres horas por día. El primer día, Marconi y su padre fueron hasta Funes. En un primer momento, la madre se negó a cumplir con lo ordenado por la jueza, pero luego recapacita y decide que sí. Cuando los ciudadanos italianos y la nena subieron al auto, la mujer empezó a gritar que le estaban secuestrando a su hija. El padre detuvo el vehículo, alarmado por los gritos, y en ese momento fueron agredidos por los familiares de la mujer. Como consecuencia del altercado, los Marconi terminaron demorados en la comisaría 23 de Funes.

Por tal motivo, la defensa de Marconi pidió el reintegro "de manera urgente" de la nena porque la madre "obstaculizaba" la resolución judicial. En medio de la controversia, las partes aguardan la resolución que la jueza tomará hoy para saber si finalmente la nena regresará a Italia con su padre, y cuándo lo hará.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.