CIUDAD › PERTENECE A LA COLECCION PERMANENTE DEL MUSEO CASTAGNINO + MACRO

Cuando una obra de arte es "delito"

La justicia procesaró a un artista por la representación de una supuesta empresa de televisión por cable autoinstalable.

Un artista plástico rosarino lleva cuatro años de un verdadero vía crucis judicial, tras haber sido denunciado por la empresa Multicanal por montar una intervención colectiva llamada "Pinche Empalme Justo" que fue presentada en la primera Semana del Arte, a fines de marzo de 2005. La obra consta de un stand, folletería y un sitio web que "simula la imagen de una empresa de televisión por cable autoinstalable", señaló Fabricio Caiazza, artista plástico de 34 años que se hizo cargo de la instalación que ya forma parte de la colección del Museo Castagnino + Macro, y que fuera procesado por el juez de instrucción Osvaldo Barbero por "instigación al delito".

Caiazza instaló su obra en la esquina de Córdoba y Corrientes entre el 25 de marzo y el 3 de abril de 2005, aunque la misma fue el resultado de un trabajo iniciado en 2003 junto con el colectivo de artistas locales llamado Cateaters, que en inglés significa "comegatos".

"Cateaters es el equipo que surgió en el marco de un taller de guerrilla de la comunicación que consistía en recopilar información sobre acciones estéticas, políticas experimentales y mediáticas en la región", dice Caiazza. "De allí surgen varios proyectos en colaboración con otros artistas, activistas, de varios sectores sociales del que surgen otra muestras como "Entel Vuelve", "Ingobernables" y "Piquete Way", donde la comunicación trata básicamente de distorsionar las reglas de la normalidad".

"Enganchate a compartir", es el lema de la intervención urbana montada en la calle, y compuesta por un stand, un sitio web, piezas gráficas y merchandising que representan a una "supuesta empresa de televisión por cable autoinstalable, la única de la República Argentina". La seudo imagen empresarial, era sostenida por un logo propio y una serie de instrucciones básicas que ridiculizan a cualquier manual de instrucciones. La instalación artística resultaba por si misma, ser sólo una ilusión. Así lo aclara el propio Caiazza: por detrás, no existe una compañía de conexiones clandestinas sino que hay un grupo interdisciplinario de cerca de diez personas que se dedica al arte y a la comunicación.

Sin embargo no lo entendió así la justicia, en especial "el sumariante Santiago Madile, abogado y artista visual pero de una corriente más conservadora", aclara Caiazza, quien tuvo que afrontar un pedido de captura mientras vivía en el exterior. Durante estos cuatro años la justicia trató de determinar si la acción es una inusual obra de arte o se encuadra en la figura legal de apología del delito. "El juez no está entendiendo la propuesta artística y el marco en el que estaba hecha. No contemplan la obra como totalidad. No abogamos por robar señal de TV ni promover los contenidos televisivos" dice Caiazza.

Para Bibiana Alonso, abogada patrocinante de la empresa Multicanal SA, "se trata de una instigación pública a cometer delitos". "Se utiliza internet que es un medio de alcance para todos y que tiene una llegada a muchas personas, y se brindan todas las posibilidades para que alguien se enganche al cable. Aunque no digan que hay que hacerlo, te dicen a través de unos pasos cómo hacerlo y hay cierta alegoría de que está bárbaro".

En este sentido, apuntó que a partir de esta causa se abre una importante discusión social acerca de dónde está el límite. Salvando las distancias, se preguntó: "¿Qué pasa si yo digo mañana en un sitio web cómo degollar a una persona? Efectivamente hay que poner un límite sobre todo en un medio como internet donde no existen las fronteras".

"Simplemente creemos que la información es un derecho fundamental y apostamos a la libre circulación de la misma a través de todos los medios que la tecnología permita a los ciudadanos. El enganche se trata de una alternativa que los usuarios encontraron sobre todo después del 2001 no sólo no abonando la conexión sino compartiéndola con el vecino", apuntó Caiazza. Para sumar a la polémica el artista porteño León Ferrari firmó una carta en apoyo a la libertad de expresión y en contra de la demanda judicial.

Compartir: 

Twitter
 

La obra se instaló en su momento en la esquina de Córdoba y Corrientes.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared