CIUDAD › LA VIOLENCIA DESATADA POR HINCHAS DE ÑULS TERMINó CON UN POLICIA HERIDO DE BALA.

Partido suspendido hasta nuevo aviso

Hay dos detenidos por el ataque originado en zona sur, cuando hermanos del Pimpi Camino movilizaban a parte de la hinchada hacia el estadio. Este diario había anticipado el regreso de los conocidos barras al Coloso del Parque.

 Por Alejo Diz

El día que los hermanos Camino se propusieron regresar a la tribuna de Ñuls, los barras leprosos reactivaron sus diferencias a los tiros, con la particularidad que ayer el herido fue el comisario Máximo Alegre. El titular de la Seccional Nº 11 recibió un impacto de arma de fuego en Lamadrid y Alice, esquina donde los hermanos Camino, Alberto y Juan, convocaron a los barras para marchar al Coloso del Parque. Personal policial se hizo presente en el reducto de encuentro a fin de escoltar a los violentos al parque Independencia. Los agresores descerrajaron una decena de tiros mientras se movilizaban en una moto y un auto, hiriendo además a uno de los adláteres de la familia Camino. Los heridos están fuera de peligro. Tras el episodio el secretario de Seguridad Horacio Ghirardi anunció en AFA la suspensión del partido que debían animar Ñuls y San Lorenzo. Fueron detenidos dos jóvenes por la violenta emboscada y se busca a otro conocido barra de la popular.

Rosario/12 dio cuenta en su edición de ayer de la decisión de los hermanos de Roberto "Pimpi" Camino, jefe de la barra rojinegra bajo gobierno de Eduardo López, de reagrupar hinchas de la zona sur para regresar al Coloso del Parque. Tras el asesinato de "Pimpi", en marzo de 2010, los violentos que lideraron por años la popular rojinegra bajo bandera "La hinchada que nunca abandona" se alejaron del parque Independencia, espantados por prohibición judicial y debilitados por el fallecimiento de "Pimpi".

Desde entonces las amenazas del regreso al Coloso solo se canalizaron por Internet. Pero el sábado 28 de mayo "Tato" reunió la barra en el barrio para confirmar la vuelta al estadio para el partido que ayer debía jugar la lepra con San Lorenzo.

A primera hora de la tarde medio millar de barras se dieron cita en Lamadrid y Alice para participar del retorno al Coloso, con pretensión de desafiar en el liderazgo del paraavalancha a Diego "El Panadero" Ochoa, líder de "La hinchada más popular", según reza el trapo que lo identifica.

Personal policial se hizo presente en la esquina de la convocatoria de los Camino con el propósito de "escoltar" a los violentos. Pero a poco de comenzar la movilización al parque Independencia pasó a alta velocidad un auto y una moto con dos ocupantes, de donde se descerrajaron al menos diez tiros a la multitud. La agresión fue repelida con armas de fuego, librándose en segundos una balacera que dejó como víctima con herida de bala en el glúteo al jefe de la Seccional Nº 11, con jurisdicción en los Fonavi donde domina la familia Camino, Máximo Alegro, quien fue internado en el Heca, aunque su vida no corre peligro. El otro herido, en la oreja izquierda, fue uno de los asistentes a la convocatoria de "Tato", quien recibió atención médica en el Hospital Roque Sáenz Peña, donde recibió el alta tras la curaciones.

Los Camino tuvieron a su mando la barra de fútbol más violenta que conociera la ciudad. La caída en desgracia del ex presidente López en las elecciones del 2008 apartaron a "Pimpi" del estadio, tomando las riendas de la popular Diego Ochoa, a quien ayer intentaron intimidar con una movilización a la cancha para desafiar su influencia en la tribuna rojinegra.

Al conocerse el nuevo el enfrentamiento, producido a 60 cuadras del estadio, el ministro de Seguridad de la provincia resolvió suspender el partido entre Ñuls y San Lorenzo. "No se jugará el partido por no estar dadas las condiciones para ello", explicó el funcionario.

De todos modos la policía, junto con los dirigentes de Ñuls y San Lorenzo y el juez de Instrucción Javier Beltramone, quien actuó en la causa por el enfrentamiento entre barras leprosos dentro del estadio del pasado mes de septiembre, evaluaron hasta último momento la posibilidad de jugar el partido en la mañana de hoy. "No aceptamos jugar a puertas cerradas por respeto al hincha de San Lorenzo", precisó Carlos Abdo, titular azulgrana. "Es un hecho ajeno a la institución. Ñuls no tiene responsabilidad en lo que pasó", afirmó Guillermo Lorente, quien luego anticipó que "el martes, en AFA, se va a conocer el día y el horario para jugar el partido". La policía pidió que el partido no se dispute en las próximas 72 horas para "investigar y aclarar lo sucedido". "Fue un ataque feroz, pudo haber sido una tragedia", reconoció Osvaldo Toledo, Jefe de Policía de la provincia.

A pocos minutos de las emboscada efectivos policiales detuvieron en una estación de servicios próxima a la ochava de la balacera dos jóvenes sospechados de realizar los balazos. Quedaron detenidos en la División Judicial y sus familiares exigían una prueba de parafina (se detecta rastros de pólvora en la mano) para demostrar su inocencia. Las primeras pesquisas estaban orientadas en la participación de un barra conocido como "Cuatrero", quien en la zona sur mantiene una añeja enemistad con los Cantero a partir de una disputa con Jonathan Camino, hijo de "Pimpi", detenido por homicidio desde hace un año.

Compartir: 

Twitter
 

Presidentes de Ñuls y San Lorenzo Guillermo Lorente y Carlos Abdo.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.