CIUDAD › TRAS LA RUPTURA, LOS SOCIALISTAS CRITICARON A PINO SOLANAS

Para Lifschitz, faltó generosidad

Mientras el intendente habló de vedetismo, la candidata a presidenta, Alcira Argumedo afirmó que el Frente Amplio Progresista pretendía "una rendición incondicional". El tironeo rompió Proyecto Sur, que perdió cinco de sus ocho partidos.

El día después de la ruptura del Frente Amplio Progresista se llenó de reproches. El intendente Miguel Lifschitz le apuntó al líder de Proyecto Sur, Fernando Pino Solanas. "En el espacio progresista existe cierto vedetismo, que es muy común", dijo al considerar que una construcción política necesita "generosidad y humildad". Después del anuncio de la candidatura de Alcira Argumedo como presidenta de la Nación, la socióloga rosarina fue muy clara sobre la falta de acuerdo. "Querían una rendición incondicional", tiró Argumedo al criticar los métodos de negociación de los socialistas, que hicieron fila para contestarle. Mientras que la diputada Alicia Ciciliani y su colega Raúl Lamberto explicaron que el tironeo también partió a Proyecto Sur, porque cinco de los ocho fuerzas políticas que acompañaban a Pino se quedaron con Binner, entre ellas Unidad Popular y Libres del Sur, lo que significa que Claudio Lozano estará a la cabeza de la lista en Capital Federal y Víctor de Gennaro en la provincia de Buenos Aires, donde Victoria Donda será la número tres.

Por su parte, el candidato a diputado provincial por Proyecto Sur, el periodista y escritor Carlos Del Frade, fue muy duro. Afirmó que el gobernador Hermes Binner, "a cada lugar que llegó, llegó para mandar" e ironizó sobre la visión que tienen en Buenos Aires del mandatario. "Lo ven como una mezcla de Salvador Allende y el Che Guevara y quienes vivimos en Santa Fe sabemos que no tiene nada que ver con eso, que en todo caso aspira a una mayor transparencia en la administración pública pero no a un proceso de transformación", dijo Del Frade en declaraciones a LT8.

Proyecto Sur formalizó su divorcio con el espacio de centroizquierda que integran el socialismo, el GEN (de Margarita Stolbizer) y el partido Nuevo, de Luis Juez con una batería de críticas a sus ex socios. "Nos trataban como ciudadanos de segunda", acusó Argumedo. En consecuencia, el movimiento de Solanas presentará listas en todos los distritos, entre ellos Buenos Aires, donde propone como candidato a gobernador a Mario Cafiero, lo que implica que tampoco apoyará a Stolbizer.

"Cuando vinieron a charlar con nosotros --explicó Argumedo- ya habían inscripto la alianza con el nombre y solamente podíamos adherir y también habían definido las pautas programáticas y las candidaturas". Ese fue el primer detonante. El socialismo y el GEN inscribieron el Frente Amplio Progresista como una alianza entre los dos partidos y los demás sólo podían ser adherentes, no miembros plenos. Lo que no sucedió en la provincia de Buenos Aires ni en Córdoba, donde el frente está compuesto por todos los partidos y por lo tanto, todos participan del reparto de fondos públicos por los votos obtenidos.

"Eramos ciudadanos de segunda, se había definido el nombre, lineamientos programáticos, candidaturas a gobernador, los primeros cuatro candidatos a diputados. Era una especie de rendición incondicional. No es esa la cultura política que queremos llevar adelante", insistió Argumedo. "La construcción necesita pilares sólidos, un debate profundo de los ejes programáticos porque no queremos repetir la mala experiencia de Frente Grande", fundado por ella y Solanas que terminó "con el sector de Chacho Alvarez convocando a Domingo Cavallo. No queremos repetir estas cosas ni nuevas frustraciones".

La ironía de Argumedo impactó a los socialistas que hicieron fila para contestarle. Lifschitz lamentó el portazo de Solanas, consideró que la fractura no afectará la chance de Binner y dijo que el socialismo igual mantendrá al respaldo a Pino como jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires. "Esto no va a cambiar el escenario, ya que la fórmula Binner Morandini es muy representativa de distintos sectores políticos, más allá de que estén formalmente o no en el Frente, que buscan una alternativa que se diferencie del gobierno y sectores de centroderecha", planteó el intendente.

"Estos proyectos necesitan generosidad y humildad. A veces hay que saber correrse, ceder el espacio y darle expectativa a un proyecto que nace con mucha fuerza. Algunos estarán cien por ciento de acuerdo, otros 70. Las cosas perfectas no llegan nunca", precisó.

En la misma línea, Ciciliani y Lamberto explicaron que en la puja con Proyecto Sur, la mayoría de los partidos que acompañaban a Solanas, ahora están con Binner. "Lo real es que Pino no tiene partido político, Proyecto Sur es un frente integrado por ocho partidos. Y de esos ocho partidos, cinco de ellos forman parte de las listas en cargos expectantes del proyecto Binner. Claudio Lozano encabeza la lista en Capital Federal y Víctor de Gennaro en la provincia de Buenos Aires, donde la diputada Victoria Donda va tercera. Nosotros no tenemos ninguna duda que el espacio de Solanas, en su mayoría, está contenido en el proyecto Binner", agregó Lamberto.

Compartir: 

Twitter
 

Para Miguel Lifschitz, el portazo de Solanas no afectará las chances de Binner como candidato.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.