CIUDAD › EL PODER DE AUMENTAR LA TARIFA DEL TRANSPORTE

Sigue en manos de Fein

La concejala del PRO, Bonifacio, no firmó el dictamen de
comisión y echó por tierra los cálculos de la oposición para
que las facultades se derogaran hoy por mayoría simple.

 Por Luis Bastús

El poder de aumentar la tarifa del transporte urbano que el Concejo concedió sigue nomás en manos de la intendenta Mónica Fein, al menos durante el verano, al fracasar ayer el despacho de la comisión de Servicios Públicos sobre el proyecto del edil Alberto Cortés para derogar esa autorización. Pero el suspenso no se definió por el lado de la radical María Eugenia Schmuck, tal como parecía desde el cuarto intermedio abierto el lunes, sino que hubo sorpresa: María Julia Bonifacio, del PRO, decidió no firmar el dictamen y con ello echó por tierra los cálculos del resto de la oposición que ya contaba con el voto de Schmuck para que el proyecto se tratara en la sesión de hoy y las facultades se derogaran por mayoría simple. Al no haber despacho, la iniciativa del edil del PSA﷓Proyecto Sur necesitaba de una mayoría especial que no habría conseguido en el recinto. Por lo tanto, la ofensiva opositora desistió y sus voceros salieron a denunciar la existencia de "un pacto entre el socialismo y el PRO", algo que la intendenta desmintió, al tiempo que reiteró que no está en sus planes aumentar el boleto.

El lunes se había abierto un compás de espera hasta ayer, a pedido de la concejala radical de la comisión de Servicios Públicos, a la espera de "un compromiso explícito del Ejecutivo municipal" de que no haría uso de los llamados "superpoderes" mientras el tema de la derogación se discutiera. Schmuck quería llevar la discusión a las sesiones extraordinarias de febrero, o al período ordinario a partir de marzo. Pero afirmaba que en última instancia ella votaría por la recuperación de la potestad para el Concejo.

Como no hubo tal "compromiso explícito", pero sí declaraciones de Fein de que no tiene pensado aumentar el boleto, Schmuck amaneció ayer resuelta a firmar el despacho y posibilitar la derogación de la atribución especial.

Sin embargo, la concejala recién asumida, que entró al Legislativo tras la renuncia de Sofía Alarcón, dio la sorpresa y la reunión apenas duró diez minutos. El despacho necesitaba cuatro firmas entre los siete miembros de la comisión. Norma López (FpV), Osvaldo Miatello (PJ) y María Eugenia Schmuck (UCR) tenían sus bolígrafos prestos, pero Bonifacio decidió que no. Entonces un gesto de satisfacción se dibujó en el rostro de Clara García, titular de la comisión. Luego, Bonifacio minimizó la sorpresa que su decisión causó en algunos de sus pares.

"Volvemos a tomar nuestra labor en febrero, queda simplemente un mes que es de receso. La intendenta ha manifestado claramente que no hay intención de aumentar el boleto. Confiamos en que esto se cumpla", dijo. Su compañero de bloque, Roy López Molina, separó los tantos: "Hoy (por ayer) no se discutió el tema de fondo sino la forma y el tiempo de tratar la derogación. Entonces no quisimos hacer lo mismo que criticamos. Un Concejo que se iba concedió facultades a las apuradas, y ahora un Concejo recién asumido no puede derogar aquello casi en la misma semana. Nos pareció prudente aplazar esta decisión importante para marzo", dijo a Rosario/12.

López Molina negó la acusación de haber hecho un pacto espúreo, tal como el radical Jorge Boasso escribió en Twitter ("Se venden y se compran voluntades fácilmente. El PRO se dio vuelta. Hoy, ofertas de Navidad", ironizó). "No somos funcionales al oficialismo --defendió López Molina-- sino que queremos ejercer una oposición responsable. La posibilidad de aumento no es real porque el desfasaje de costos no llega al 15% y porque hubo gestos claros del Ejecutivo de que no está entre sus prioridades aumentar tarifas. Démosle un voto de confianza a una intendenta que, además, llegó a su cargo con más del 50 por ciento de los votos", señaló.

Antes de la reunión, la primera concejala del PRO, Laura Bertotto, había dicho que "en caso de que la comisión llegue a aprobar la suspensión de las atribuciones a la intendenta, el bloque acompañará". Lo que no dijo fue que Bonifacio no lo permitiría.

Junto a la mesa oval del hall del Palacio Vassallo, Cortés expresó su desdén por el modo en que fracasó su intento. "Es una sorpresa a medias si vemos que el bloque del partido de Mauricio Macri ha dado despacho inmediato en otros temas mucho más complejos como los proyectos sobre urbanizaciones en Nuevo Alberdi que benefician a especuladores inmobiliarios", disparó.

Cortés anunció que insistirá en febrero o marzo para derogar el decreto de cesión de facultades. "Se ha decidido algo muy riesgoso: dejar en el Ejecutivo dicha facultad en momentos en que cualquier pequeña alteración de las condiciones económicas pondrá a la intendenta en condiciones de aumentar la tarifa", alertó.

Norma López, del Frente para la Victoria, decodificó del mismo modo la sorpresiva posición de Bonifacio: "En Rosario tenemos una nueva alianza entre el PRO y el Frente Progresista que se vislumbra también a nivel nacional, cuando muchas de las leyes del kirchnerismo son votadas en contra por el socialismo y por el partido de Macri". La concejala interpretó que "el PRO avaló recortarse las potestades de sus propios concejales y del resto de los integrantes del cuerpo, dejando en manos de la intendencia el aumento del transporte urbano de pasajeros". Y cerró: "Estos contubernios no le hacen bien al vecino que seguramente no los votó ni a unos ni a otros para que estén aliados en estas cuestiones".

El fracaso de la derogación de la atribución especial al Ejecutivo fue valorada ayer en el bloque socialista como una victoria para conjurar el prematuro nubarrón que Fein debió atravesar apenas asumida a partir del decreto de cesión que había despertado diferencias entre los propios ediles del oficialismo. Ayer la jefa municipal refutó las versiones sobre un acuerdo de última hora con el PRO y aseguró que el oficialismo "respeta todas las decisiones del Concejo". Fein dijo: "No hacemos pactos escondidos con nadie, defendemos nuestras ideas y lo transmitimos públicamente".

"Creemos que la autorización es correcta y la defendimos. Habíamos dicho que si el Concejo no nos acompañaba, íbamos a respetar su decisión. Ahora, si decidieron postergar este debate, está bien: se discutirá el año próximo", argumentó.

Compartir: 

Twitter
 

La decisión de Bonifacio causó sorpresa entre sus pares.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.