CIUDAD › VARELA NO FUE A LA JUSTICIA

Se toma su tiempo

El abogado de Esperanto, Carlos Varela, no presentó ayer su anunciada denuncia sobre un presunto soborno que habría recibido el concejal Roy López Molina (Pro) de potenciales competidores del boliche. "Vamos a tener que hacer un compás de espera mínimo para que el Concejo no piense que nosotros pretendemos condicionarlos por López Molina, nuestra intención es que sigan los trámites normales", dijo el abogado. El titular del bloque de concejales del partido de Mauricio Macri, en tanto, agradeció el respaldo "casi unánime" de "todo el arco político social", y fundamentalmente el de sus colegas, que consensuaron un documento en el que rechazaron todo tipo de acción que "pretenda coartar la labor de concejales". De todos modos, López Molina se mostró contrariado porque los concejales radicales Jorge Boasso y María Eugenia Schmuck no habrían adherido a la firma del comunicado. Consultada por Rosario/12, la concejala aseguró que ellos sumaron su respaldo a la comunicación institucional enviada por el Concejo.

La decisión del representante legal de la disco de presentar en Tribunales una denuncia que involucra al concejal López Molina por haber cobrado un supuesto soborno de potenciales competidores, ayer tampoco se concretó. "La vamos a tener que hacer, pero vamos a tener que esperar porque estamos preocupados", indicó Varela. Consultado sobre si esta espera obedecía a lo que decidiera el Concejo, que suspendió la habilitación del boliche por 15 días, el abogado dijo que son "dos vías distintas".

Varela admitió que por las reacciones y manifestaciones públicas posteriores, tendrán que hacer "un compás de espera mínimo para que el Concejo no piense que nosotros pretendemos condicionarlos por López Molina, nuestra intención es que sigan los trámites normales".

El edil del Pro insistió ayer en manifestar que las acusaciones de Varela, a las que calificó de "graves e infamantes", no tienen fundamento y pretenden "desviar la atención sobre la cuestión de fondo: si Esperanto debe abrir o no en Roca y Zeballos".

López Molina dijo que quería "transmitirle a los dueños de Esperanto que esto no es contra ellos, que uno no defiende los boliches de Rosario, sino que se hace eco de la preocupación de los vecinos que saben que una megadisco va a alterar la tranquilidad del barrio".

"Hoy le toca a un concejal del Pro, mañana la puede pasar a otro", advirtió López Molina cuando lo consultaron sobre la posición de los ediles Boasso y Schmuck. "Fue un respaldo institucional que representa a todo el cuerpo, del que obviamente estamos incluidos, y que el presidente (Miguel Zamarini) lo realizó con el permiso de todos los concejales, pero no hay un documento firmado", precisó Schmuck. Y así se lo aclaró a López Molina.

Por su parte, la diputada provincial de Unión Pro, Alejandra Vucasovich, señaló ayer que el accionar del abogado de Esperanto puede ser un antecedente para amedrentar a otros concejales y diputados.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.