CIUDAD › TAXISTAS PROMUEVEN UN ACAMPE FRENTE AL DOMICILIO DE LA INTENDENTA

Para Fein "es inadmisible"

Los tacheros rechazan la obligatoriedad de instalar GPS en cada unidad y amenazan con cortar mañana calles y realizar una protesta frente a la vivienda de la jefa municipal. "Ni mi familia ni mis vecinos están implicados en la discusión", señaló Fein.

 Por Luis Bastús

"Es inadmisible mezclar un debate institucional con la vida privada. Ni mi familia, ni mi madre de 84 años ni mis vecinos están implicados en la discusión sobre el servicio público de taxis, la tarifa ni el GPS. Es como si fueran a hacerle un planteo a la casa de cada concejal o si diéramos la dirección y teléfono de los taxistas cuando la gente cree que no hay un buen servicio. Aquellos que ante un debate democrático utilizan la violencia deberían ser sancionados". Así rechazó la intendenta Mónica Fein la intención barajada por el Sindicato de Choferes de Taxis de realizar un acampe frente a su domicilio para protestar por el proyecto de ordenanza que, además de aplicar un aumento escalonado de tarifa del 47 por ciento, impone la obligatoriedad de instalar en cada unidad un aparato de rastreo satelital.

Tras la agitada reunión del lunes entre titulares de licencias y peones con los ediles de la Comisión de Servicios Públicos, cobró impulso en aquellos la propuesta de expresar su descontento mañana, cuando el Concejo seguramente apruebe el incremento acordado, con una concentración en bulevar Oroño y Rivadavia, y también con múltiples cortes de calles y un acampe de protesta frente a la vivienda particular de la jefa municipal.

Si bien la iniciativa no fue confirmada oficialmente, bastó para que en la municipalidad consideraran que el gremio se pasó de la raya. Máxime con los incidentes violentos que protagonizaron en los últimos días de su efervescente reclamo.

Ayer Mario Cesca, de la Asociación de Taxistas Independientes, despreció el plan de imponerle el GPS a las 3500 unidades habilitadas. "Si la municipalidad quiere, ya tiene la información que busca cuando se imprime el ticket, pero quiere ahora tenerla on line, más sofisticación tecnológica, lo que implicará mayor costo para nosotros", dijo. El representante de los dueños de taxis afirmó que ocho de cada diez coches de alquiler ya cuentan con el sistema de geoposicionamiento satelital. "Se puso por seguridad, no para control, y ahora nos cambian la bocha y lo piden para controlar, entonces hay que conectarlo al reloj", se quejó.

Cesca descree, como alegan en la Municipalidad, que la actualización de tarifa contribuye a mejorar el servicio. "Cuando me aumentan la nafta, no me venden mejor nafta, simplemente lo hacen porque los costos aumentan. Hay que poner la tarifa más alta y después vemos", dijo.

Fein, en cambio, ubicó su posición desde la demanda del usuario. "Más allá de cuestiones técnicas que siempre son ajustables, deben comprender que el taxi es un servicio público y que el municipio tiene la responsabilidad de garantizarlo y mejorarlo, y para hacerlo debe tener información en tiempo real: saber cuántos taxis tenemos en distintos horarios, en qué parte de la ciudad hay mayor concentración, cuáles son los que están activos en las diferentes horas del día. Es nuestra responsabilidad para darle respuesta al vecino".

"El objetivo no es persecutorio, sino para garantizar un servicio como hoy lo hacemos con los colectivos, que todos tienen GPS", agregó. Consultada sobre si la resistencia de un sector de los taxistas a ser monitoreado obedece a que el incumplimiento del servicio es habitual, la jefa municipal señaló: "Siempre hay de esos. De los casi 7000 taxistas que tiene la ciudad, algunos sectores minoritarios no están de acuerdo, pero el resto comprende que es un servicio público y que es responsabilidad de la municipalidad contar con información para discutir mejoras a futuro, la rentabilidad de los dueños y mejores condiciones para los choferes. Eso también está contemplado por el proyecto de ordenanza".

En cuanto a la amenaza tachera de plantarse frente a su casa, la intendenta la repudió: "Los marcos institucionales son para dirimir las diferencias entre el bien común y los intereses sectoriales, que son legítimos pero no pueden llegar a la esfera privada. Eso afecta no sólo mi vida personal sino la práctica institucional de toda la ciudad. Para eso se pudieron expresar y ser escuchados en el Concejo, para eso tienen diálogo abierto y permanente con la Secretaría de Servicios Públicos". "No hay necesidad -enfatizó Fein- de generar conflictos en la ciudad, y sería inadmisible que lo hicieran frente a mi casa o frente a la de cualquiera. Espero que primer el diálogo y la cordura. Aquellos que ante un debate democrático utilizan la violencia deberían ser sancionados".

Compartir: 

Twitter
 

Los taxistas se oponen al plan de imponerle el GPS a las 3500 unidades habilitadas.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared