CIUDAD › CAYERON CASI 100 MILíMETROS DE LLUVIA EN POCAS HORAS

Evacuados, calles cortadas y barrios sin luz

Con 87 milímetros de lluvia caída hasta las 21, anoche Defensa Civil empezaba con las primeras evacuaciones en los barrios más afectados por la acumulación de agua. Las precipitaciones registradas en la madrugada, y que volvieron a arreciar desde las 18, complicaron la situación en toda la ciudad, según admitió el jefe del organismo de emergencia, Raúl Rainone.

Los truenos y rayos que se hicieron sentir desde la tarde prologaron una lluvia que en minutos hizo colapsar casi todos los desagües de la ciudad. Rosario fue el epicentro de una tormenta que se extendió por toda la región. De los 87 milímetros registrados, 70 cayeron entre las 15 y las 21. En las cuadras donde había basura acumulada por la interrupción del servicio de recolección (ver página 4) los desperdicios contribuyeron a taponar el sistema de drenaje y a acelerar los inconvenientes. Y con la tormenta, se suscitaron los consiguientes apagones. Anoche faltaba la luz como mínimo en barrios Tablada y Hospitales.

Anoche, Defensa Civil ya desplegaba un operativo conjunto con la Central de Emergencias municipal, la Guardia Urbana y demás reparticiones, con el propósito de salir al cruce de las emergencias que se iban suscitando. Rainone precisó que debieron instalar bombas extractoras en Nuevo Alberdi, Empalme Graneros y El Mangrullo para mejorar el escurrimiento del agua, cuya acumulación no daba tregua a las bocas de tormentas y zanjas. En el caso de El Mangrullo, sobre la desembocadura del arroyo Saladillo en el río, los agentes municipales comenzaban a evacuar a las familias más próximas al curso de agua, cuyas viviendas quedaron anegadas. La misma situación ocurría en algunos sectores de Nuevo Alberdi, donde los canales Salvat e Ibarlucea desbordaron con el caudal colectado desde la zona rural.

Durante la lluvia, los vecinos de algunos barrios organizaron piquetes en la calle para reclamar asistencia urgente, tal el caso de Presidente Perón y Felipe Moré, Avellaneda al 4500, y bulevar Seguí y las vías del ferrocarril.

Rainone reveló que las cuadrillas se preparaban para atender contratiempos como la caída de árboles y columnas. "Con tanta agua en la base, es muy probable que tengamos que afrontar esa situación", se adelantó.

En algunos sectores de la ciudad cayó un granizo pequeño, pero que bastó para desatar el pánico de los conductores y contribuir un poco más al caos urbano. En el área central, el agua dibujó las postales de siempre: inundación en el Parque Independencia, y tránsito clausurado en la avenida Belgrano y en el túnel Celedonio Escalada. Además, en muchas calles del centro el agua tapó las veredas, incluso en anchas avenidas como la Presidente Perón, donde hubo vecinos que trataban de improvisar terraplenes para evitar que sus casas se inundaran. En zona norte, vecinos de calles Polledo, Cullen, Campbell y Sorrento aseguraron que en sus domicilios ya tenían medio metro de agua.

El anegamiento de las calles también demoró la circulación de los colectivos, y los taxis libres desaparecieron, como es costumbre. En el pico del aguacero, la línea K interrumpió su funcionamiento por la inundación total de algunos tramos en su recorrido, informó la Agencia de Seguridad Vial.

Para colmo, los pronósticos no avizoran una tregua del cielo. El Servicio Metereológico Nacional vaticinó que el tiempo recién mejoraría esta tarde.

Compartir: 

Twitter
 

La acumulación de basura agravó el anegamiento de las calles.
Imagen: Andrés Macera.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.