CIUDAD › UNA COMITIVA ACOMPAñARá A LAS DELEGACIONES VISITANTES HACIA EL PARTIDO

La compañía que también es mensaje

Funcionarios del Ejecutivo y la justicia se reunieron ayer con la empresa organizadora y dirigentes de los clubes para delinear el operativo de seguridad. Unos 530 policías cuidarán el estadio y habrá gran despliegue policial en la ciudad.

 Por Pablo Fornero y Lorena Panzerini

Un contundente mensaje conciliador dieron ayer el gobierno provincial, el municipio, la policía, la dirigencia de Ñuls y Central y la empresa organizadora al encontrarse para delinear el operativo de seguridad y garantizar que corra la pelota en el césped del Gigante de Arroyito. Alrededor de 530 policías custodiarán el estadio y las adyacencias, más otra considerable cantidad de uniformados que patrullarán distintos puntos de la ciudad. Funcionarios provinciales y municipales y directivos de la firma World Eleven acompañarán en ambos partidos a la delegación visitante, desde su salida en el hotel donde se concentre hasta el propio estadio.

Todas las partes coincidieron en la "necesidad" de brindar un discurso pacificador, más aún luego de la seguidilla de atentados y pintadas que soportó la ciudad en los últimos días. El encuentro fue convocado por la jueza de Instrucción en feria Alejandra Rodenas y asistieron el ministro de Seguridad Raúl Lamberto (que se retiró rápidamente sin efectuar declaraciones), el secretario de Gobierno local Fernado Asegurado, el presidente de Ñuls Guillermo Lorente, el vicepresidente de Central Rubén Fernández, el Subsecretario de Prevención y Seguridad Ciudadana municipal Luis Baita, la fiscal Nora Marull, el Jefe de la Policía rosarina Walter Miranda, el de Orden Público Daniel Corbelini, y un representante de la empresa. Por más de dos horas y media, dialogaron sobre distintos puntos del dispositivo de seguridad y ponderaron la "convicción" de que los partidos deben realizarse.

"Quisimos dar un claro mensaje a los rosarinos de que queremos realizar el partido. Estamos ante este partido porque los dirigentes de ambas instituciones y el empresario hace más de seis meses se pusieron de acuerdo y pensaron que en enero en Rosario le podían dar a la ciudad estos dos partidos", explicó Asegurado, que dio cuenta también del "compromiso" de todas las autoridades en esforzarse por completar los dos clásicos sin incidentes.

En tanto, Lorente valoró la "determinación muy importante" de acompañar a los planteles y comisiones directivas en ambas citas. Para el dirigente leproso, esa es una de laa razones para explicar el diseño de "una operatoria de inteligencia, muy bien estudiado y muy asegurada". Desde todos los ángulos se insistió en el pedido de bajar "los decibeles". En Rosario se desató "un clima de violencia que ninguno quiere, a ninguno le hace bien, mucho menos a la ciudad", apuntó el presidente.

Por su parte, Fernández no dudó en afirmar que "se tiene que avanzar con el clásico y se tiene que jugar, garantizar todo lo que esté a nuestro alcance para que esto se desarrolle como hay que desarrollar un partido de fútbol". En reemplazo del presidente Norberto Speciale, el vice canaya, al igual que Lorente, repudió los "episodios lamentables, que preocupan". Pero prefirió concentrarse en "seguir adelante en algo que siempre fue patrimonio de esta ciudad". Con respecto a los atentados, el presidente leproso admitió las dificultades para ponerle fin a los hechos. "Ninguno de nosotros está en condiciones de decir, hoy podemos detener a los violentos. Forma parte del viejo problema de la seguridad, que tiene que ver no solamente con esta provincia", señaló el dirigente, que pidió también que los sucesos "se investiguen en profundidad y quien sea pague las culpas, porque son cuestiones que no le hacen bien ni a los clubes, ni al fútbol ni a los partidos que se van a jugar ahora".

Finalmente, Asegurado reveló que en los últimos días se recorrieron ambos estadios "para la estrategia del operativo". Asimismo, aseveró que se están "poniendo todos los recursos y la planificación", para prevenir incidentes en la cancha y en otros puntos de la ciudad.

Temprano, por la mañana, Rodenas, dijo que "la escalada de violencia que acompaña a las vísperas de un clásico, prenden una luz roja". Para la magistrada, "estamos viviendo momentos difíciles" en la ciudad, y pidió "no encender una mecha más en una ciudad donde los problemas existen y son complejos. El fútbol debe volver a tener esa ética y ser una fiesta", planteó.

"El problema no es la cancha, sino la adyacencias y la ciudad. Y la ciudad está complicada", dijo Rodenas, de cara a dos encuentros deportivos amistosos: el de este domingo en el Gigante de Arroyito; y la revancha, que se jugará el domingo 27, en el Coloso del Parque. Definitivamente, ambos eventos se llevarán a cabo sin público visitante.

Compartir: 

Twitter
 

Hubo un nuevo atentado, en el comercio del padre del conductor de un programa de TV de Central.
Imagen: Sebastián Granata
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.