CIUDAD › SEPARARON DE SUS CARGOS A JEFES DEL SERVICIO PENITENCIARIO

Involucrados en la Gran Masacre

Con el fin de que no entorpezcan pesquisas alrededor de la matanza de 14 presos en Coronda, separaron a ex jefes de ese penal.

 Por José Maggi

Cinco jefes del Servicio Penitenciario involucrados en la masacre de Coronda fueron separados de sus cargos por el director Jorge Bortolozzi, quien aseguró que la medida obedece al impulso que decidió darle al sumario administrativo que se lleva adelante para investigar las responsabilidades del hecho, que dejó 14 presos muertos. La medida busca que los jefes -ahora desplazados- no puedan "entorpecer" la investigación por los hechos del 11 de abril de 2005, ya que hasta el momento solo habían sido desplazados hacia otras penitenciarías. Es más, el propio Bortolozzi confesó que en el expediente encontró "muchas lagunas". En tanto desde la Coordinadora de Trabajo Carcelario se apoyó la decisión adoptada "porque ahora se puede ir más a fondo". Y se advirtió que "no se profundizó la investigación antes porque hubo complicidad desde la jefatura de la fuerza", según expresó a Rosario/12 Lilian Echegoy en referencia directa al anterior director provincial, Fernando Rosúa.

Bortolozzi, que fue el interventor del penal luego de la masacre ﷓tras la separación del director Oscar Mansilla﷓, dijo que el pase a disponibilidad de estos cinco jefes es transitorio y que durará 90 días. "La idea es que no entorpezcan la investigación", explicó el director del Servicio Penitenciario de la provincia.

Los agentes separados son el alcaide mayor Oscar Daniel Mansilla director del penal ﷓quien si bien dejó ese cargo luego de la masacre, siguió ocupando un cargo de jerarquía en el Servicio penitenciario﷓, el alcaide mayor Carlos Ariel Monti ﷓subdirector de la cárcel﷓, Marcelo Calligaro ﷓ocupaba el cargo de jefe de Vigilancia﷓, el alcaide mayor Daniel Ferreira -que era jefe del ala norte- y el alcaide mayor Manuel Venegas.

En este sentido Bortolozzi fue consultado ayer sobre las consecuencias de la permanencia de estos jefes en sus puestos. "Creo que hay personas, dentro del Servicio Penitenciario quienes no hablaron todavía por la presencia de estos jefes. Y creo que esto puede ayudar; es una medida saludable para todos: para quienes están imputados, para que se defiendan; para los sospechados sin tener nada que ver, que son la mayoría de los agentes del Servicio Penitenciario, para que de una buena vez esclarezcan su situación".

El actual jefe del Servicio fue cuidadoso al momento de hablar de complicidades en el interior de la fuerza, aunque esbozó su idea: "si hay un grupo de internos que sale de un pabellón y se mete en otro y comete los delitos que se cometieron, evidentemente algo falló". De igual manera demás, Bortolozzi aseguró que el gobernador Jorge Obeid le dio "todo su apoyo" para llevar adelante los sumarios internos deslindar responsabilidades.

En tanto desde la Coordinadora de Trabajo Carcelario Lilian Echegoy recibió con optimismo la medida. "Saludamos estas medidas que nos parecen interesantes pero en la medida en que se profundice la investigación judicial porque las responsabilidades del Servicio Penitenciario no fueron investigadas seriamente. En principio toda esta gente que estuvo en distintos puestos el 11 de abril en Coronda más la lectura del expediente judicial al que tuvimos acceso más el sumario administrativo nos hace ver que la investigación no se hizo con la profundidad suficiente".

"Por ejemplo -indico Echegoy- a las 17.30 de ese día se desobligó a la escuela y 15 minutos después comenzó todo. Por otro lado no se le preguntó al GOEP (Grupo de Operaciones Especiales Penitenciarias) que tenían a su cargo la seguridad del lugar cómo se hizo el operativo, ni quien dió las órdenes que no fueron para ir asegurando cada pabellón para evitar que los sigan tomando, sino para retirar al personal que estaba en cada sector".

En resumen según la CTC "no hubo prevención ante hechos graves, durante la crisis nadie tomó la posta, ni siquiera el GOEP que esta entrenado para esto pero que no actuó y se replegó por los techos. Peor aún, no aseguraron los sectores que se fueron tomando. Por eso si al Servicio Penitenciario se les fue de las manos como dicen el pabellón 7, el 9 y el 11, tampoco aseguraron los demás como el 3 y el 1 donde hubo muertos.

Y nunca se explicó nada de esto".

A modo de ejemplo Echegoy señaló que "en el expediente se ve claramente que al responsable del GOEP de apellido Romano, nunca se lo interrogó sobre el operativo, asi como a todos los demás jefes. Como si fuese poco desaparecieron actas y libros de guardia que aun no aparecen. Es más al juez de la causa le entregaron un plano con una puerta que no existía. Es decir hubo hechos que intentaron asegurar la impunidad y en realidad lo consiguieron, porque hasta hace poco la investigación a los funcionarios públicos no se había iniciado".

Compartir: 

Twitter
 

Fernando Rosúa junto a Oscar Mansilla, cuando se produzco la masacre de Coronda. El primero era titular del Servicio Penintenciario y el segundo director del penal.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.