CIUDAD › ALLOCO SERá VENDIDA A UNO DE SUS PROVEEDORES

Para garantizar sueldos atrasados

 Por Claudio Socolsky

Trabajadores de la metalúrgica Alloco SA, ubicada en Villa Gobernador

Gálvez, se manifestaron ayer en la sede local del Ministerio de Trabajo

en reclamo del pago de sus salarios y por la continuidad laboral. Según denunciaron los trabajadores, la empresa adeuda cuatro meses de

sueldos, pero además están preocupados porque consideran que los actuales propietarios no tienen interés en continuar la producción. Luego de fracasar por la mañana una audiencia en la sede de la cartera laboral, finalmente el representante de la empresa, Marcelo Markous, se presentó por la tarde y anunció que están avanzadas las negociaciones para que un inversionista ﷓según trascendió es un antiguo proveedor de Alloco﷓ adquiera la metalúrgica y de esta manera se destrabaría el conflicto que afecta a 140 trabajadores.

Funcionarios de la cartera laboral provincial habían convocado ayer a las 11.30 a los representantes de la empresa y de los trabajadores para

resolver el conflicto que mantiene paralizada desde hace meses a la

metalúrgica ﷓que está convocada judicialmente﷓ pero la patronal faltó a la cita. Esto motivó que los empleados decidieran cortar la esquina de Ovidio Lagos y San Lorenzo. Finalmente, se pactó realizar la audiencia en horas de la tarde. Allí apareció Markous para informar que están avanzadas las negociaciones con un inversionista que se haría cargo de la metalúrgica. En este marco, el director provincial de Relaciones Laborales, Mario Gaggioli, determinó pasar a un cuarto intermedio hasta el jueves.

La metalúrgica fue fundada en 1960 por la familia Alloco. Desde entonces fabrica y repara máquinas para la industria aceitera. Son proveedores de Cargill, Vicentín y Aceitera General Deheza, entre otras, y además exportaron maquinarias a diferentes países. Hace cinco años, la familia propietaria tomó la decisión de trabajar en forma conjunta con la empresa Desmet Ballestra, cuya sede central está en Bélgica, que junto a Alloco y Crown son las únicas tres fábricas que diseñan y fabrican maquinaria para la industria aceitera. Luego de concretar un contrato millonario, los dueños históricos de la metalúrgica dejaron la empresa a manos de Desmet; es decir, a uno de sus competidores.

Al poco tiempo, y frente a los problemas financieros que enfrentaba la empresa, los nuevos propietarios decidieron recortar la planta de más de 200 trabajadores. En setiembre de 2012, la metalúrgica es vendida a

Markous, un empresario que fue directivo del Exxel Group y de La

Serenísima. A fines del año pasado comenzaron los problemas con el pago

de los salarios, y además despidieron a 12 trabajadores. A partir del

reclamo realizado por los abogados de la UOM, se dictó la conciliación

obligatoria, pero los conflictos continuaron.

En marzo de este año, la empresa propuso retiros voluntarios. "Se

consensuaron los retiros y la planta quedó reducida a 140 trabajadores. De esos retiros, sólo cumplieron con el pago de dos cuotas, y a partir de ese momento comenzaron a atrasarse en el pago de los salarios. Hasta ahora, en promedio les adeudan cuatro meses. De todos modos, lo que más preocupa a los trabajadores es la falta de actitud frente a la producción", dijo a Rosario/12 el abogado de la UOM Pablo Cerra.

Los trabajadores denunciaron que no hay insumos, y tampoco se toman los pedidos que las cerealeras necesitan de una fábrica que cuenta con mano de obra especializada que es muy relevante. "La fábrica está abierta pero lo único que podemos hacer es barrer", graficó Diego Ocette, uno de los empleados.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.