CIUDAD › HUBO UN ALTO ACATAMIENTO DEL DIA DEL EMPLEADO DE COMERCIO EN LA CIUDAD

El jueves que fue un feriado

Por el acuerdo entre las cámaras empresarias y el sindicato, por primera vez desde los 70 se respeta el día del sector. El derecho a no trabajar --o en su defecto cobrar doble-- está vigente desde 1993, pero recién este año se cumplió.

Sólo por el panorama que ayer ofrecieron las persianas más grandes, desplegadas hasta el suelo sin rezongos, la ciudad lució casi como un feriado más. Y así será de ahora en más todos los 26 de septiembre, porque el acuerdo alcanzado entre comerciantes y trabajadores para celebrar el Día del Empleado de Comercio debutó sólido y promete durar. La medida en Rosario fue el reflejo de lo que sucedió en otras ciudades, Santa Fe y Buenos Aires, entre ellas.

Para el dirigente de la Asociación de Empleados de Comercio local, Juan Gómez, la de ayer fue "una jornada histórica" porque adhirió al cierre pactado alrededor del 80 por ciento de los negocios, con los shoppings, los supermercados y las grandes tiendas a la cabeza. Hubo sí varios comercios, de menor magnitud, que abrieron atendidos por sus dueños y familiares. El acuerdo se cumplió con mayor firmeza en el área central, y se desdibujó en parte hacia los barrios, pero esto no desalentó a los dirigentes que construyeron el consenso. "El alto acatamiento es consecuencia de todo un trabajo previo que vinimos haciendo para poder cumplir con el descanso del trabajador en su día. Para nuestro sector, ha sido un gran logro", ponderó Gómez.

La ley 26.541 asimila el 26 de setiembre como feriado nacional desde el año 2009, norma que otorga derecho indiscutible a cada trabajador del ramo a no realizar sus labores si así lo desea; y a cobrar doble en caso de que acceda a trabajar. El día festivo para este sector se respetó hasta que en los '70 perdió vigencia. La ley le devolvió fuerza en 2009, pero en la práctica no se cumplía hasta ahora.

"Hubo un alto acatamiento y predisposición de todos los sectores gracias a que los acuerdos fueron integrales, con amplio alcance y con las principales empresas involucradas como los shoppings, supermercados y cadenas como Frávega y Falabella, entre otras", destacó el presidente de la Asociación Empresaria (AER), Ricardo Diab, desde la perspectiva patronal. En su opinión, hubo más de un factor para que este año la historia cambiara. "Creo que hay más conciencia y coherencia, mayor diálogo entre los sindicatos y las empresas. Rosario es un ejemplo de eso", apuntó. "Creo que el paradigma histórico que consideraba al empresario y al trabajador enfrentados hoy está cambiando. Aquella máxima de los gremios que dicen que sin trabajadores no hay empresas, también vale a la inversa: sin empresas no hay trabajadores. Y así lo estamos entendiendo. Tenemos intereses comunes y creo que ya se está internalizando en todos", analizó Diab.

El acuerdo se reflejó ayer en las puertas cerradas de los grandes paseos y galerías. Alto Rosario, El Portal, Del Siglo y Palace Garden participaron del pacto. También las cadenas nacionales Coto, Carrefour, Jumbo y Libertad, y las locales Dar, La Gallega y La Reina. A nivel institucional, se plegaron las cámaras agrupadas en la AER, la Cámara de Supermercados, el Centro Unión Almaceneros y Autoservicistas, Cámara Mayorista de Alimentos y Cámara de Artefactos del Hogar. Del mismo modo, Falabella, Frávega, Megatone, Musimundo y Garbarino; y por arrastre, un sinnúmero de casas que ayer le dieron otra fisonomía a las calles más comerciales del centro rosarino.

Gómez adjudicó el avance gremial al cambio de gestión que experimentó la entidad de Corrientes al 400. "Es por la gestión del sindicato que conduce Luis Batistelli y quienes venimos acompañando desde hace un año, que hemos puesto como objetivo hacer cumplir esta ley de feriado obligatorio para los mercantiles, y hacerle entender a los empresarios la necesidad del respeto a nuestra ley".

Diab señaló que "con el diálogo todo se puede" y cifró el éxito de la medida en el carácter general del acuerdo. "Al no quedar nadie afuera, ningún empresario se siente perjudicado porque al día siguiente abrimos todos y seguimos atendiendo. El problema hubiera sido si alguien se cortaba solo y abría. El dinero del consumo es el mismo y no se resiente por un día u otro. Quien deba comprarse ropa se la comprará mañana o pasado mañana si no lo pudo hacer hoy", razonó. Y anticipó que "tal vez el año que viene se puede instaurar un día fijo y a fin de mes, para que no resienta un viernes o sábado, que son días de buenas ventas. Pero desde ya que esto sirve como paso inicial para avanzar hacia el descanso dominical".

Para el titular de la AER, se trata de volver a cambiar las pautas de consumo que en buena parte de la población instaló el hábito de usar el domingo para salir de compras. Una costumbre generada desde 1991, cuando el ministro de Economía Domingo Cavallo desreguló los horarios comerciales con el fin de atraer la radicación de cadenas comerciales multinacionales. "El poder de consumo no cambia por un día u otro, y el comerciante que abre el domingo sabe que tendrá que pagar doble a su personal. Hoy las grandes superficies facturan más los fines de semana que de lunes a viernes, pero se trata de un hábito de consumo que es preciso revertir, salvo ciertos rubros que tienen concentrada su actividad en esos días, como la gastronomía, las fábricas de pastas, las panaderías", completó.

La Federación de Centros y Paseos Comerciales también celebró el cierre masivo por el día de sus empleados. Según sus cálculos, "el porcentaje de apertura osciló entre 40 y 10 por ciento, cuanto más alejados (del centro) hubo mayor apertura por el hecho de que los comercios son más chicos y pueden ser atendidos por sus dueños", refirió su titular, Fabio Acosta. "Los empleados podían elegir trabajar y percibir el doble jornal, como marca la ley en este caso, pero fueron pocos los que decidieron trabajar en su día, ya que se observaron muchos dueños con sus familiares atendiendo ellos mismos los locales. Triunfó el diálogo y el respeto por las leyes vigentes", dijo.

En consonancia con el Día del Empleado de Comercio, el Concejo municipal aprobó en su sesión de ayer, y por unanimidad, un proyecto del titular del cuerpo, Miguel Zamarini, que declaró de interés municipal el proyecto sobre descanso dominical y en feriados nacionales, tal como promueve la entidad gremial del sector. "El descanso dominical es un derecho consagrado desde hace más de 100 años que por motivos económicos y sociales se ha ido perdiendo. Debe cumplirse. El Concejo dio un gran paso adelante. La dinámica del trabajo siempre debe ser complementada con la necesidad del descanso", señaló el socialista tras la votación que fue ovacionada por la militancia gremial apostada en la tribuna del recinto.

Compartir: 

Twitter
 

Postal inusual de la peatonal Córdoba ayer al mediodía: persianas bajas y pocos transeúntes.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.