CIUDAD › QUEDó INAUGURADO EL CENTRO TECNOLóGICO DEL CONICET

La usina científica

 Por Luis Bastús

El doctor Claudio Fernández cumplió su sueño. Ayer inauguró en el Centro Científico y Tecnológico del Conicet un edificio de 1500 metros cuadrados que desde afuera no dice mucho, pero que alberga una plataforma tecnológica de descubrimiento, diseño y desarrollo de fármacos, el laboratorio Max Planck de Biología Estructural Química y Biofísica Molecular sede Rosario, y el Doctorado Internacional Conjunto en Biociencias Moleculares y Biomedicina por convenio entre la Universidad Nacional de Rosario y la Universidad de Goettingen, Alemania. A eso vino el jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, quien definió la ocasión como "la concreción del sueño de Néstor Kirchner y que la presidenta Cristina va construyendo día a día, pagando el costo de enfrentar a los grupos concentrados de poder que en los '90 llegaron al extremo de hacer que un ministro mandara a una científica a lavar los platos".

El edificio insumió una inversión de 22 millones de pesos. Allí trabajarán 25 científicos en investigar y desarrollar en fase pre clínica fármacos para tratar enfermedades neurodegenerativas, cáncer de pulmón y males endémicos de Latinoamérica "que los laboratorios privados ignoran porque no es un campo rentable", apuntó Fernández, en alusión al Chagas, dengue, lesmaniasis y malarias. Lo dijo quien condujo el equipo que desde Rosario detectó cómo se produce el Mal de Alzheimer y la clave para neutralizarlo.

"Luego de la fase pre clínica, si en 2022 logramos que un fármaco entre en fase clínica a tratarse en pacientes humanos, el potencial es de 5000 millones de dólares, habiendo partido de una inversión de 22 millones de pesos", expuso el director de la nueva usina científica. Lo escucharon Abal Medina, el rector de la UNR, Darío Maiorana, el secretario de Políticas Universitarias Martín Gil, el presidente del Conicet, Roberto Salvarezza, y Alejandro Cecatto, del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. También estuvo presente el marco político en los discursos y en la militancia convocada, con la presencia de los candidatos a diputados nacionales por el Frente para la Victoria, con Jorge Obeid a la cabeza y el vicerrector de la UNR, Eduardo Seminara, y una columna de La Cámpora para expresar su apoyo al candidato a concejal Sebastián Artola.

Abal Medina resaltó que "por décadas no se construyó en Argentina ni un solo metro cuadrado de laboratorios, y desde 2003 llevamos 80 mil". El funcionario encuadró esta realidad en "la decisión política imprescindible de Néstor Kirchner, quien entendió que la equidad social empieza por desarrollar la ciencia, la educación y ese es el rumbo desde 2003 y sostenido por la presidenta Cristina".

Maiorana recordó que en ese rincón del Centro Universitario Rosario "había un galpón abandonado y hoy abrimos este hito para poner a Rosario como centro continental en resonancia magnética nuclear".

Fernández recordó su origen de hogar "sin profesionales ni biblioteca", de científico repatriado y cerró: "Siempre se dijo que esto era imposible. Y nosotros lo logramos en 6 o 7 años. En esto se nota el valor de las decisiones políticas, de un gobierno que apoya el desarrollo científico. Hoy siento que llegamos todos".

Compartir: 

Twitter
 

Abal Medina rescató el laboratorio público.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.