CIUDAD › BONFATTI Y BERNI VOLVIERON A SUBIRSE AL HELICOPTERO PARA OBSERVAR LA SITUACION.

Vigilando Rosario desde los cielos

Ayer la situación originada por el planteo de un sector de la policía, comenzó a ceder paulatinamente. De todas maneras, el gobernador Bonfatti convocó para hoy a los partidos políticos "en defensa de las instituciones" y ante la tensión generada.

El gobierno provincial convocó a un acto "en defensa de las instituciones" para condenar la situación de tensión que generó un sector minoritario de la policía santafesina. Luego de la tensa jornada de sábado en la cual 2 mil agentes de fuerzas seguridad nacionales debieron custodiar las calles de la ciudad, retornó algo de calma. Ayer a la mañana, cerca del mediodía, el secretario de Seguridad de la Nación Sergio Berni y el gobernador Antonio Bonfatti, repitieron la acción que habían iniciado el sábado a la noche. Ambos sobrevolaron la zona para supervisar las tareas desplegadas para garantizar la seguridad. Las fuerzas nacionales se quedarán en Rosario hasta tanto culmine el conflicto, aunque ahora están a las órdenes del Ministro de Seguridad Raúl Lamberto. En tanto, al cierre de esta edición continuaba la protesta del gremio no reconocido Apropol en las puertas de ingreso de la sede Jefatura de Policía, en Ovidio Lagos al 5200.

La postal de la medianoche de sábado y domingo a la madrugada rozaba lo intimidante. Unas 30 camionetas de Gendarmería recorrían avenida Pellegrini ante la absorta mirada de transeúntes que disfrutaban de la cálida noche en los bares y restaurantes de la calle. Al mismo tiempo, eran apoyados por dos helicópteros de la Policía Federal que a través del uso de reflectores de alta potencia iluminaban las calles a los efectos de chequear que no se produzca ninguna situación anormal. Completaban los controles agentes de Prefectura Naval y la Policía de Seguridad Aeroportuaria.

No obstante, la situación no había vuelto aún a la normalidad, ya que persiste la protesta de Apropol que impide la salida de patrulleros del Comando Radioléctrico. Unas cien personas, un número mayor que el sábado, permanecían en la zona y mantienen cortadas las calles de los alrededores. En ese sentido, Berni apuntó que es el gobierno provincial el que debe anunciar el cese del conflicto. "En cuanto a la normalidad de la policía corresponde a las autoridades del gobierno provincial comunicarlo. Estamos trabajando en forma coordinada con el Comando de Control del Comité de Crisis, y esperando que la policía se vaya reincorporando", explicó el funcionario nacional, al tiempo que dejó bien en claro cuál es el rol que debe adoptar la fuerza santafesina: "No permitiremos que las fuerzas policiales extorsionen". Esa palabra, "extorsión", fue repetida por dirigentes y militantes políticos durante la tarde de ayer en las redes sociales. "No se puede permitir que un grupo de extorsionadores tengan en vilo a toda la sociedad", escribió en Twitter la diputada Alicia Gutiérrez.

Asimismo, el gobierno provincial impulsó para hoy a las 9.30 una amplia convocatoria a un acto "en defensa de las instituciones", a desarrollarse en la sede de Gobernación en la ciudad. El llamado está destinado a diputados y senadores, legisladores nacionales y municipales, integrantes del Poder Judicial, autoridades municipales y de la región. La propuesta apunta a condenar la protesta de Apropol, que rechazó el aumento salarial que propuso Bonfatti que consiste en 1.500 pesos para uniformes, 20 por ciento del servicio adicional sin descuento, un bono especial de fin de año de 1.500 pesos y la apertura de una mesa de instituciones para discutir sueldos. A pesar de la orden del juez de Instrucción Javier Beltramone de levantar la protesta y liberar el tránsito sobre calle Lagos, el grupo minoritario de policías y familiares se mantuvo durante todo el domingo. Incluso, a través de las redes sociales, la "pseudo organización sindical" (como la definió Bonfatti) anunciaba el comienzo de protestas y manifestaciones en otros puntos de la provincia, como las localidades de Reconquista, Rufino, San Lorenzo.

En tanto, la intendenta Mónica Fein destacó la presencia de las fuerzas de seguridad nacionales y valoró la "rápida reacción de la Nación". La jefa comunal, en diálogo con Radio Nacional Rock, dijo: "Hemos coordinado la presencia de estas fuerzas nacionales para garantizar la seguridad y la ciudad ha estado tranquila, no hubo ningún problema".

Por otro lado, diversos dirigentes del Frente Para la Victoria de Santa Fe emitieron un comunicado en el cual afirmaron que la policía "debe deponer su actitud y cuidar a los ciudadanos". El documento lleva la forma del edil Roberto Sukerman, la concejala Norma López, los diputados provinciales Luis Rubeo y Leandro Busatto y la legisladora nacional Claudia Giaccone. "La persistencia de la fuerza policial en desobedecer la función que cumplen de cuidar a cada ciudadano, nos pone al límite de las pruebas para fortalecer el sistema democrático santafesino. La protesta es mucho que un reclamo por derechos laborales", consideró el sector kirchnerista y alertó: "Cuidado con una distracción de la política porque podría convertirse en un peligro para la democracia".

Compartir: 

Twitter
 

Los helicópteros surcaron la ciudad durante la noche del sábado y todo el día de ayer.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.