CIUDAD › ARIEL MáXIMO CANTERO VOLVIó A NEGAR SER JEFE U ORGANIZADOR DE LA BANDA LOS MONOS

"No participo más, no tengo que ver"

"El Viejo" Ariel capturado hace poco tras dos años de estar prófugo, volvió a negar las imputaciones que lo sindican como jefe de la banda criminal. Los fiscales insisten en su responsabilidad cuando empezó la investigación de Vienna, en el 2013.

 Por Lorena Panzerini

"Ya no participo más, ni como jefe ni como organizador. Ya no tengo nada que ver", dijo ayer Ariel Máximo Cantero al haber sido imputado como uno de los cabecillas de la banda de Los Monos. La frase, con la que el imputado intentó desligarse de la acusación realizada por los fiscales Gonzalo Fernández Bussy y Carlos Covani, podría ser clave en la investigación, ya que en lectura de fuentes ligadas al expediente da la pauta de que "estaba" en la banda, cuando comenzó la investigación de Juan Carlos Vienna, en 2013. Sin embargo, la defensa pidió que se cite nuevamente a quienes lo sindicaron como jefe. Al mismo tiempo, Cantero se notificó ayer de una condena a seis meses de prisión por el delito de "uso de documento falso, en grado de tentativa". Se trata de una causa que arrastra desde 2010, cuando se encontró en su mesa de luz un carnet de conducir apócrifo, durante un allanamiento por la muerte del adolescente Walter Cáceres, en lo que se conoció como la emboscada al colectivo con hinchas de Ñuls que volvían de ver un partido en Buenos Aires, en febrero de 2010.

"Haber formado parte, como jefe u organizador, de una asociación de tres o más personas, destinada a la comisión de delitos indeterminados de tenencia y portación de armas, homicidios, lesiones, extorsiones, amenazas, daños, cohechos, encubrimiento, tráfico de estupefacientes, en una asociación con organización interna y funciones definidas", fue la nueva imputación, agravada en la figura de jefe u organizador, como la que recibió su hijo "Guille" Cantero, otro de los cabecillas que está preso hace dos años y que podría ser condenado a 9 años de prisión con el aval del tribunal que revisará el acuerdo abreviado.

Pasadas las 11.30, Cantero llegó al juzgado de Alejandra Rodenas con chaleco antibalas y un importante despliegue policial, donde se lo acusó de ser el jefe u organizador de la banda de Los Monos, en lo que fue una ampliación de su indagatoria de mayo pasado pedida por los fiscales Covani y Fernández Bussy. El imputado negó los cargos y se remitió a su declaración anterior, pero quiso aclarar que ya no está con la madre de sus hijos mayores, Celestina Contreras, y acto seguido dijo: "No participo más. Ya no tengo nada que ver".

Cantero padre permaneció prófugo dos años, durante la investigación que involucra a sus hijos y a más de treinta personas, y los delitos por los que se lo acusa fueron cometidos previo a ese tiempo, y no en la actualidad.

Días atrás, cuando presentaron el pedido de ampliación de la indagatoria, el fiscal Covani dijo que se habían analizado declaraciones que constan en el expediente 913/12, que hacen referencia a Ariel Máximo Cantero y se le atribuía un rol de co comandancia de la asociación ilícita.

Se trata de las declaraciones de Arón Treves, quien participó como testigo protegido mientras estaba preso por un homicidio de 2012; pero que ahora está investigado por un presunto plan para matar al juez Juan Carlos Vienna y al fiscal Guillermo Camporini, en complot con el ex policía Germán Almirón, acusado de haber facilitado la fuga de un miembro, en enero de 2014. El muchacho sindicó al "Viejo" Cantero en el rol de jefe de la banda.

También lo hizo Luis Paz, padre de Martín "Fantasma" Paz por cuyo homicidio se inició la pesquisa contra Los Monos . En su declaración como testigo, cuando le preguntaron por Cantero padre respondió: "De él sé que siempre comandó". Aunque para la defensa del imputado fue tomado como una "cuestión de enemistad" entre ambas familias.

Diego Cuello, otro testigo involucrado en otra causa por un allanamiento en una granja de Alvear, en abril de 2013 , dijo en su testimonio que "Ariel está retirado", de lo que los investigadores deducen que estuvo en la banda.

Cantero padre tiene 50 años, estaba prófugo desde hace dos, y fue arrestado el 22 de mayo, luego de una persecución a pie, cuando se tiró del carro de cirujeo en el que iba con un chico. El 26 de mayo pasado, cuando se cumplían dos años de la muerte de su hijo, fue imputado como miembro de la asociación ilícita. En aquel momento dijo: "Hace diez años que ya no estoy con esa familia". Y agregó que tiene un horno de ladrillo, y se dedica también a la cría de chanchos y caballos, pero aseguró no tener dinero. Ese mismo día compareció en el Juzgado de Sentencia 7º, donde tiene una causa por alteración de carnet de conducir, en la que ayer le confirmaron su condena a seis meses.

Al término de la declaración de ayer, el abogado defensor Carlos Varela dijo que "no se aportaron nuevas pruebas, indicios ni evidencias por parte de la Fiscalía. Los elementos que usan para acusarlo como jefe son los mismos que cuando se lo imputó como miembro; por eso estamos sorprendidos". En ese sentido dijo que se iba a "solicitar que algunos testigos que fueron utilizados para definir la declaración anterior, la hagan de nuevo", ya que esa medida se hizo ante el juez Juan Carlos Vienna, que instruyó la causa, y "sin el control de los abogados defensores".

Compartir: 

Twitter
 

Otra vez se dispuso de un fuerte operativo para llevar al preso a tribunales.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.