CIUDAD › LA CAUSA POR EL HOMICIDIO DE ESCOBAR SIGUE EN LA JUSTICIA PROVINCIAL

El expediente no sale de Tribunales

Tras oír a las partes plantear que la causa sea caratulada como desaparición forzada, el magistrado consideró que los policías que hacían adicionales en el bar La Tienda, "no actuaron dentro del mandato genérico del Estado".

 Por Lorena Panzerini y José Maggi

La causa por el crimen de Gerardo Escobar quedó ayer en el fuero provincial, aunque los cinco imputados -dos policías y tres patovicas- seguirán detenidos. El juez Luis María Caterina no hizo lugar al pedido de incompetencia en el marco del homicidio de Pichón. Tras oír a las partes plantear que la causa sea caratulada como desaparición forzada, el magistrado consideró que los policías (que hacían adicionales en el bar La Tienda) "no actuaron dentro del mandato genérico del Estado". Sin embargo en la audiencia se indicó que uno de ellos intentó ocultar en su testimonial que era policía, antes de que apareciera el cuerpo de la víctima. Si bien el juez resolvió por la negativa, hizo la salvedad de que ello depende de cómo continúe la investigación. Por su parte el defensor general Gabriel Ganón lamentó que la Fiscalía se haya puesto del lado de la defensa, cuyos clientes "se benefician" si la causa queda como homicidio ya que el pase al fuero federal endurecería las penas y adelantó que apelará el fallo en la Cámara Penal.

En su pedido de que la causa sea caratulada como desaparición forzada, Ganón expresó: "Está claro que participó gente de la policía de Santa Fe en el hecho". Y recordó que "la familia recibió denuncias anónimas de que Gerardo estuvo en una comisaría; y esto no se investigó en profundidad".

También adjuntó el decreto de 2014 -que publicara ayer Rosario/12 - del jefe de fiscales Julio De Olazábal hizo hincapié en que cuando haya apenas "sospechas" de que se trate de una causa de desaparición forzada, el Ministerio Público de la Acusación deberá reconocer la competencia federal.

El defensor hizo hincapié en "las circunstancias del hecho, la participación policial y una deficiente investigación" y remarcó como "sugestivo que suela haber móviles policiales al frente del boliche", mientras que la investigación está en manos de la Policía de Santa Fe.

También destacó que el médico de la autopsia -Raúl Félix Rodríguez- fue durante más de 20 años médico de la policía, y recordó las "discordancias" que arrojó el estudio frente a las observaciones de su par Víctor Moglia enviado por la propia Defensoría.

Por su parte el fiscal Rafael Coria planteó que a 19 días de la investigación quedan cosas por establecer, como la fecha exacta de la muerte, ya que se esperan los informes complementarios de autopsia. "La investigación está en avance diario. Podrían surgir elementos más adelante para hablar de desaparición forzada, pero ahora es prematuro" destacó. Otro de los fiscales, Miguel Moreno, indicó que "no se puede afirmar que Gerardo haya estado detenido".

Cuando le tocó hablar, la fiscal Marisol Fabbro destacó que "todo el tiempo nos manejamos con evidencias objetivas en los elementos. Sería irresponsable y prematuro; pero no lo descartamos, solo que hoy no se dan los extremos".

Finalmente hablaron los abogados defensores: Marcelo Piercecchi -por la defensa del policía Maximiliano Amiseli- aclaró que su defendido está con carpeta médica por una operación en la rodilla, por un incidente con dos personas en La Tienda. En tanto Juan Ubiedo se presentó como defensor de César Ampuero y José Carlino, José Luis Giacometti lo hizo por el policía Luis Noya, mientras a Cristian Vivas lo defiende Leopoldo Montiel.

El juez Caterina, ante planteos de los defensores, resolvió que la representación legal de la familia Escobar ejercida por Ganón correspondía legítimamente dentro del marco constitucional y procesal.

A la salida de la audiencia, Ganón remarcó que "las penas son mayores cuando la causa es desaparición forzada", y le llamó "la atención que la fiscalía estuviera de acuerdo con los defensores en que la causa quede en la justicia provincial".

En otra audiencia, Caterina dictó la prisión preventiva sin plazo para el patovica acusado de homicidio y para los otros cuatro imputados.

Declararon los dos policías: en primer lugar Luis Noya: "Estaba de adicional, tenía dolor de cabeza, pero no conseguí reemplazo". Es el policía que se ve sentado en el video del bar, del lado de adentro, cuando Escobar sale. El efectivo declaró que en un momento la encargada del local le dijo "¿viste que me quisieron abrir el auto?". "Nunca salí del local. Estuve en el umbral de la puerta. Mi auto estaba estacionado del otro lado y puede seguir con las cámaras por donde me fui: Sarmiento hasta Uriburu. Vean las cámaras".

El policía Amiseli reconoció que hacía adicionales en el boliche hasta que tuvo un accidente y una operación de rodilla: "Estuve mucho tiempo sin hacer nada. Tenía buena relación con los dueños y me ayudaron económicamente. Iba al boliche por la relación, era de ir a tomar algo con los pibes. Esa noche estaba a un costado de la puerta con el Tarta (Carlino)". El relato de Amiselli lo ubica a Pichón tambaleándose, y el resto es conocido.

Un dato revelador es que el martes se sumó un testimonio espontáneo de un joven que dijo que el 18 de julio a la madrugada pasó por La Tienda con amigos, al salir de McNamara y tres patovicas lo agarraron del cuello a él y sus amigos. Uno de los patovicas tenía una escopeta colgada y una campera camuflada. Le dio la cabeza contra la ventanilla de un auto y le dijo "mirá lo que hiciste con el espejo, te voy a matar". Logró zafar y corrió hasta Sarmiento y se escondió debajo de un auto. No hizo la denuncia porque pensó "zafé"; pero ahora entiende que Gerardo pudo estar en esa situación.

Compartir: 

Twitter
 

El juez Luis María Caterina no hizo lugar al pedido de incompetencia.
Imagen: Andrés Macera
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.