CIUDAD › MOVILIZACIóN DEL PERSONAL DEL SANATORIO DE LOS NUEVOS AYRES.

Malos aires para empleados

El gremio de la Sanidad denunció que 108 familias podrían quedar en la calle si Pami no da marcha atrás en su decisión de quitar las cápitas que habitualmente se destinan a ese centro de salud y que fueron transferidas al Hospital Italiano Garibaldi.

Los trabajadores del Sanatorio de los Nuevos Ayres cortaron ayer el tránsito en avenida Pellegrini para reclamar por sus puestos de trabajo. Desde las 12 del mediodía y hasta las 14.30, junto a Atsa, el gremio de la sanidad que los nuclea, advirtieron que 108 familias podrían quedar en la calle si Pami no da marcha atrás en su decisión de quitar las cápitas que habitualmente se destinan a ese centro de salud y que fueron transferidas al Hospital Italiano Garibaldi. La acción de sacarle las cápitas al Nuevos Ayres se tomó luego del fallecimiento de un paciente que esperó 25 días una solución, cuando desde el centro de salud manifestaron que debía ser trasladado ya que allí no podían tratarlo.

La protesta se organizó ayer al mediodía en avenida Pellegrini al 1300 (entre Corrientes y Entre Ríos), frente al sanatorio en cuestión. "El Pami retiró 12 mil cápitas y peligra la continuidad laboral de 108 empleados. Estamos muy preocupados por la situación laboral ante la decisión de retirar las cápitas para atender a los abuelos en esa institución", señaló Marcelo Liparelli, secretario adjunto de la Asociación de Trabajadores de la sanidad de Rosario y el sur provincial (Atsa Rosario).

En ese sentido, el gremio junto a trabajadores, reclaman una respuesta de las autoridades del nosocomio y también pidieron a Pami que "no deje sin atención a los jubilados en ese lugar". El dirigente gremial señaló que esas partidas representan "alrededor de 3 millones de pesos y el 80 por ciento de la facturación; con el resto no se pueden pagar ni siquiera los sueldos". El sindicalista sentenció que "así prácticamente es condenar a la institución al cierre" por lo que más de un centenar de familias podrían verse perjudicadas si la obra social no da marcha atrás con la medida.

El personal que encabezó la medida de fuerza pidió además que las autoridades del efector privado "den la cara" y al mismo tiempo instó al Pami a devolver las cápitas transferidas. La semana pasada y tras conocerse la medida interpuesta por la obra social los directivos del Sanatorio Nuevos Ayres convocaron a una conferencia de prensa para alertar sobre las consecuencias de la penalidad.

Pami tomó la decisión de retirar las cápitas luego de un episodio en el que murió un paciente que según el efector debía ser trasladado a otro centro de salud, pero la obra social pedía que fuera tratado allí.

Desde el sanatorio privado directamente señalan que la medida interpuesta por el Pami "en realidad esconde la pretensión de beneficiar al Hospital Italiano" que tiene nueva administración y que será quien reciba a los pacientes que se venían atendiendo en Nuevos Ayres.

"El oferente del Italiano pidió que le dieran esas cápitas", planteó directamente Antonio Bernabá, administrador del efector privado.

Según trascendió desde el sanatorio recurrieron a la justicia y presentaron un recurso de amparo para evitar la sanción del Pami que indican representa la caída del 80 por ciento de la facturación.

Compartir: 

Twitter
 

Los trabajadores del sanatorio realizaron una protesta en avenida Pellegrini.
Imagen: Sebastián Vargas.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.