CIUDAD › RECLAMAN AYUDA A DAMNIFICADOS POR VENDAVAL

La ciudad de los piquetes

La demanda de los vecinos de las barriadas pobres se expresó en doce cortes. "Entiendo la preocupación de la gente a la que se le destruyó su vivienda, les pido paciencia", dijo el gobernador.

 Por Alicia Simeoni

La ciudad tuvo ayer más de doce cortes de calles, algunos de mayor envergadura levantados por organizaciones territoriales. Algunos piquetes surgieron producto de la reunión de algunos vecinos que todavía no tuvieron respuestas a sus reclamos de atención por los daños sufridos por la pedrada de la semana pasada. A estos reclamos se sumó la demanda de las víctimas de la pobreza estructural que habitan en Rosario y que se vuelve imparable cuando se vislumbra la posibilidad de recibir algo. Desde la Corriente Clasista y Combativa se expresó que los funcionarios nacionales no pueden irse sin "atender la demanda por techo de todos los damnificados. En la mayoría de los casos no es suficiente con dos o tres chapas porque las otras que hay en las muy precarias viviendas están picadas o rotas". Eduardo Delmonte, de la CCC, planteó que los cortes son la única manera para que los funcionarios atienden con "algo de rapidez y masividad". Juan Carlos Forconi, secretario de Promoción Comunitaria de la provincia, estimó que mañana se terminarán de distribuir chapas, tirantes y colchones según los relevamientos realizados y que a partir de allí podrá pensarse en otras reuniones que piden las organizaciones.

"Creo que de ninguna manera son convenientes", dijo el gobernador Jorge Obeid sobre los cortes en la ciudad y argumentó que desde la Nación, la provincia y la Municipalidad "le estamos dando respuesta urgente a los problemas. Los cortes no solucionan nada, por el contrario entorpecen. Entiendo la preocupación de la gente a la que se le destruyó su vivienda, su techo, pero les pido paciencia".

Al mediodía los cortes sobre avenida Circunvalación se sucedieron a la altura de Pellegrini, 27 de Febrero, Rivarola, Centeno, España, bulevar Oroño, Juan José Paso y Avenida de la Travesía, Oroño y Presidente Quintana, Garibaldi y Avellaneda, Presidente Perón y Felipe Moré frente al Distrito Oeste, Bermúdez y Arijón y Previsión y Hogar y España.

La Corriente Clasista y Combativa desplegó varios de esos cortes, en otros participaban grupos de vecinos desconformes por la tardanza en entregar los elementos para reparar las viviendas o porque consideraron exiguos los repartos: "¿Qué hacemos con dos o tres chapas para una pieza de cuatro por cuatro?", decía indignada una mujer durante la entrega que la Municipalidad hacía en Pasco y Lima.

Delmonte, de la CCC, dijo a Rosario/12 que después de que anunciaron los cortes recibió una llamada del funcionario del Ministerio de Desarrollo Social, Sergio Berni, "para buscar una salida a la situación".

La pedrada del miércoles pasado no hizo más que poner en evidencia la extrema pobreza: "Por eso los piquetes es lo único que emplaza a los funcionarios a resolver rápido y de forma masiva. Los funcionarios

nacionales no se van a poder ir hasta resolver la situación del último de los afectados". Para Delmonte la experiencia de la gente que vive desde hace años "con tanta pobreza es muy mala, un desocupado sigue cobrando $150 y el año pasado hasta se negó la ayuda para fin de año. Los vecinos encontraron en el piquete una forma de reclamo eficaz aunque le moleste a algunas personas, pero más debería molestar ver la pobreza".

Para la CCC "este gobierno no se puede hacer el desentendido con el tema de la pobreza, es cierto que los gobiernos anteriores fueron responsables pero el actual ya lleva más de 3 años y medio, tiene 28 mil millones de dólares de superávit guardados, fueron anunciadas 200 mil viviendas para fines de 2006 y sólo se construyeron 15.000 en todo el país".

En Pasco y Lima, mientras se recibían chapas las protestas seguían: "Tengo una cocina y una pieza, no me alcanzan dos chapas", decía un hombre joven mientras que otra vecina de Dean Funes al 4400 se quejaba porque su casa no había sido censada: "Me dicen que tengo que esperar porque todavía no sé si habrá chapas para mí. La emergencia es la emergencia, que le llegue a todo el mundo que lo necesita pero además hay que discutir por qué pasa esto. Hay un gran estado deliberativo y la sensación es que la gente se siente con todo derecho a pedir, no lo interpreta como algo de caridad sino como una deuda pendiente".

Sobre el final de la tarde, Forconi salió de la reunión de la que participó la vicegobernadora María Eugenia Bielsa, el secretario de Seguridad Gustavo Peters, el funcionario del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, Sergio Berni y el concejal justicialista Osvaldo Miatello. Por la Municipalidad, estuvieron el intendente Miguel Lifschitz acompañado de los secretarios de Gobierno Juan Carlos Zabalza, de Promoción Social Pedro Pavicich, de Salud Mónica Fein y el presidente del Concejo, Miguel Zamarini.

Forconi dijo a Rosario/12 que para mañana se piensa terminar con la entrega de todo lo relevado. "Una vez que finalice esa distribución en base al relevamiento que concluyó hoy (por ayer) los reclamos puntuales que puedan surgir se atenderán por la vía de las dependencias que tiene tanto la Municipalidad como la provincia".

El funcionario reconoció que las situaciones de pobreza estructural disparan reclamos de quienes "también tienen otras necesidades" y que las plantean a partir que se socorre con asistencia a quienes fueron damnificados, como en este caso, por un fenómeno climático". Desde Promoción Comunitaria se estimó que cuando se termine con la emergencia se podrá atender a las organizaciones que piden considerar situaciones que requieren tareas a mediano y largo plazo.

Compartir: 

Twitter
 

Uno de los piquetes se levantó en Presidente Perón y Felipe Moré, frente al Distrito Oeste. "Los cortes no solucionan nada, por el contrario entorpecen", señaló el gobernador.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.