CIUDAD

Chicos de una escuela que trabajan para que el cirujeo sea más fácil

Es un proyecto de la escuela Mistral de
la zona oeste. Concientizan a los padres
para que clasifiquen la basura domiciliaria

Los alumnos de 1º a 7º año EGB de la Escuela Nº 1080 "Gabriela Mistral", están trabajando para mejorar la calidad ambiental del barrio y facilitar el trabajo de los cirujas. Con iniciativa de las maestras Bibiana Papiri y Liliana Bravo, que ganaron 3000 pesos para financiar el proyecto en un concurso de la fundación Acindar, los chicos se pusieron manos a la obra. "Este (proyecto) estaba escrito hace un par de años, y lo fuimos mejorando con la ayuda de otras compañeras y gente del Taller Ecologista de Rosario. Con ellos lo leímos, hicimos algunas correcciones, nos dieron algunos consejos, lo presentamos y...salió", relató Papiri todavía con algo de sorpresa.

Teniendo en cuenta que la realidad socioeconómica del barrio de la escuela es bastante superior a la de los chicos que asisten a la misma, el proyecto articula la concientización de la gente del barrio para que separe la basura y disminuya así el grado de contaminación de la zona y el riesgo del cirujeo, con la información para los papás y los chicos que se dedican a esta actividad para mejorarla lo más posible. "La idea es trabajar con el radio de la escuela, que no es precisamente de donde vienen la mayoría de los alumnos nuestros. Entonces nosotros salimos a concientizar por esta zona para la separación de basura, y por otro lado trabajamos con la comunidad de la escuela que son gente que vive más por Mendoza al 9000, que es un barrio de gente más carenciada - algunos de ellos le dicen la villa- y muchos de ellos son cirujas", explicó la docente.

En este sentido dijo que la primer parte de la campaña -que comenzó en julio- se hizo "para que la gente vuelva a separar, porque ya habían separdo la basura hace algún tiempo gracias a un plan municipal que ya no se implementa. Y por otro lado, lo que estamos haciendo, que es lo que más nos cuesta, es traer a los papás de los chicos a la escuela, porque el ciruja es bastante discriminado, entonces los chicos por ahí no dicen a qué se dedica la familia, y la tarea del cirujeo es una tarea familiar".

Así, uno de los principales problemas que se plantean es que los chicos no asisten regularmente a la escuela porque se quedan trabajando hasta tarde. "Hay muchos chicos que salen con los papás, y vuelven tarde, y tenemos el problema de inasistencia: o no vienen a clases porque se quedaron dormidos, o están cansados, o les cuesta más. Y hay otras familias que no salen con los chicos, salen ellos y después los chicos hacen la tarea de clasificar en la casa", relató la docente.

Por lo tanto, otra de las patas del proyecto sería integrar a los papás y mamás a la escuela "porque son gente que por lo general tienen el autoestima baja, o no se acercan a la escuela por vergüenza, o vergüenza de presentarse", sugirió Papiri, quien agregó que también se planificó "dar algunas charlas sobre salud, sobre los riesgos que corren ellos con la manipulación de basura, y otras sobre incineración que estaban planeadas para este año, pero las vamos a tener que terminar el año que viene porque los paros nos jugaron en contra, porque estamos tratando de dar los contenidos de siempre".

Mientras tanto, el trabajo en el barrio continúa. Por un lado se realizó una segunda salida en la que se entregó un folleto explicativo de los siete tipos de plásticos reciclables, y de los triángulos indicadores que hay en cada envase, para que los vecinos los coloquen junto a la otra basura que retiran los cirujas. "En general el vecino no sabe que el plástico se recicla, estaban acostumbrados a sacar el cartón, el vidrio, y los metales, que saben que hay gente que se la lleva. Entonces hicimos una campaña sobre eso con los chicos para que también ellos lleven estas inquietudes a la casa", comentó la maestra.

Por otro lado, apuntó que "la idea final sería hacer una venta, no para hacerlo como actividad siempre en la escuela, pero sí para que vean que en más cantidad o juntando todos juntos se puede vender mejor. La idea sería que en el futuro ellos pudieran armar una cooperativa para no malvender las cosas que juntan, que ellos sepan también que acá hay gente que recicla el plástico, que hay fábricas que se dedican a transformar el plástico para que pueda ser reutilizado, para poder ver otros lados, ver precios, y esas cosas", y adelantó: "Estuvimos hablando con la gente de Política Ambiental y podría haber la posibilidad de que la Municipalidad encarara algo como hay en otros lugares, pero no es nada preciso".

Por último, la docente especificó que con los 3000 pesos del financiamiento compraron una balanza y unos contenedores para que los chicos puedan clasificar la basura en la escuela, hicieron folletos para repartir en las casas del barrio y se van a hacer unos afiches. "Faltarían hacer algunas charlas con profesionales, y la idea sería como cierre, hacer una exposición de escuela abierta adonde le mostremos a la gente lo que fueron viendo los chicos en contenidos, lo que les quedó de todo esto, y por otro lado informar y ver qué impacto tuvo en el barrio adonde pedimos la separación e hicimos la campaña", detalló Papiri, y aclaró: "Lo habíamos planeado para fin de año pero no vamos a llegar, así que vamos a seguirlo el año que viene".

Informe: Paula Kearney

Compartir: 

Twitter
 

Con residuos seleccionados, el cirujeo sería más fácil y seguro. El proyecto lo impulsaron dos maestras y obtuvieron financiación.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.