soy

Viernes, 16 de octubre de 2009

PRIMER AMOR

Un labrys, un hombro

 Por Marian Pessah

Estábamos en el baño del Bar de Manu. Ella había girado sobre su torso y comenzaba a bajarse despacito la manga de su blusa. Su hombro iba apareciendo cual sol cuando el viento dispersa las nubes. Fue ahí cuando me topé con un bello labrys. Era como una aparición.

Es que yo nunca había visto a Silvia así. Ni lo esperaba, aunque lo deseaba como a la eternidad. En realidad, uno de los días que nos habíamos encontrado en una reunión, hacía mucho calor; ella estaba con un vestido al que se le había caído una de las mangas, y ahí fue cuando conocí su imponente sensualidad. Alguien le dijo que se le había desprendido un botón y señaló su pecho. Ella, sin importarle mucho, hizo como que se reacomodaba la ropa. Cruzamos las miradas, fue casi un shock eléctrico en mi sexo. Yo estaba sentada bien de frente y mis ojos se irían instalando en su cuerpo. Ese botón desprendido fue como un tobogán para mi imaginación. Momentos después, estaría sumergidísima en su piel. El viaje comenzó dentro de su ropa y fui escalando entre sus pechos. Se sentían maravillosos, no eran ni muy grandes, ni muy pequeños, el tamaño justo para ella. Una mujer llena de curvas, redonda y sonriente.

La vida continuaba ahí afuera, recuerdo que en un momento, mi amiga Ana me preguntó dónde quedaba el lugar al que iríamos más tarde. ¿Más tarde? ¿Lugar? Ni idea de qué me hablaba. Yo me encontraba absorta en mi imaginación y comenzaba a sentirme húmeda. Me sonrojé. Estaba siendo descubierta en una situación íntima.

Ahora estábamos solas, en el baño, y ella se bajaba la manga de la blusa para mí. El pretexto era mostrarme su tatuaje. No pude contenerme y pasé la mano por su labrys. Precioso trabajo, exclamé. Giró nuevamente sobre su torso, y mirándome a los ojos, me preguntó si me gustaba. Simulé que pensaba, mientras >buscaba las palabras que no encontraba. Hasta que se me escapó un “filoso”.

Y sí, un hacha de doble filo suele tener esas cualidades. Horribles los momentos de tensión, en los que a una no le salen las palabras que desearía.

Soplaban vientos amazónicos, la puerta del baño se abría de golpe, una mujer entraba.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.