soy

Viernes, 16 de octubre de 2009

A LA VISTA

Super Lesbian levanta algo más que vuelo

Los abrazos unen a las mujeres de Río Negro con las de Córdoba y a las de Tucumán con Buenos Aires. Los pañuelos verdes que piden aborto legal, seguro y gratuito se convierten en pantalla solar de las mujeres. Pero si "Baruyeras" se llama una agrupación de feministas lesbianas el nombre hace justicia a las que, además de reivindicar, miran y disfrutan del encuentro –y el roce– de las mujeres: las activistas lesbianas. Las que hacen la verdadera batucada entre talleres y marchas.

Pero, al menos, en el acto de apertura, hay una estrella indiscutible: ¡Super Lesbian! Ella es irreverente, cordobesa, divertida, activista. Se cuelga la bandera del arco iris y posa en el 24º Encuentro Nacional de Mujeres, realizado en Tucumán, donde en la plaza se venden imanes con besos de mujeres y las mujeres se besan frente a la Cátedral cuando la policía protege a los feligreses que rezan demonizando a las mujeres que se aman, se rozan y saltan entre tanta marcha.

Frente a ella, monseñor Héctor Luis Villalba, obispo de Tucumán, se entristeció: "Lamentablemente, algunas veces, la lucha por la emancipación de la mujer llega a la violencia y a desconcertantes exigencias, como ser el derecho al aborto, al amor libre y a la homosexualidad". Glup. ¿Seguimos?

"La familia es el santuario de la vida porque la vida es la base de todos los derechos humanos", dijo el obispo, en la tierra del ex dictador Antonio Bussi –electo gobernador en 1995– y actualmente preso por genocidio, con el beneficio de la cárcel domiciliaria en un exclusivo country.

Por suerte, estaba Super Lesbian para luchar contra los villanos. "Perfectamente se puede tener hijos, o no, siendo lesbiana. Nosotras también formamos nuestras propias familias", empuñó la heroína, alias Ivana Viatto, comerciante y activista cordobesa. Y se anima a contestar la pregunta del millón –o de muchas de las 20 mil participantes–: "¿Hay levante antes o después de los talleres, peñas y marchas?" Super Lesbian no baja la cabeza: "Sí, muchas mujeres que no son lesbianas esperan el Encuentro para tener experiencias con otras mujeres. Y muchas salen del closet acá. O se animan a ponerse un prendedor y a definirse como lesbianas en la marcha. Y hay mucho más levante de lo que se habla y se piensa. Las hormonas están a full y las lesbianas empiezan a mirar. Imaginate: tenes para hacer dulce con 20.000 mujeres… algún beso vas a robar".

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: Atilio Orellana
 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared