soy

Viernes, 18 de junio de 2010

SIC

Chiche bombón

“Cuando veo diputados que votaron a favor del matrimonio gay sólo porque tienen un hijo homosexual pienso que votaron según su problema”

Como sólo fue uno el diputado que votó a favor de la ampliación de la figura del matrimonio para eliminar las restricciones por sexo, es fácil decir que para la senadora Hilda González de Duhalde el señor Ricardo Cuccovillo tiene un problema. ¿Y cuál sería ese problema? Ahí la senadora es más críptica. Que cada quien piense lo que quiera, desde que el diputado tiene un deseo desenfrenado de asistir a una fiesta de bodas —y entonces modificaría la ley para que su hijo organice la propia— hasta que en realidad el diputado quería tener dos hijos gays y no uno y entonces desea que se case para que su futuro yerno le diga papá. Porque no vamos a pensar en este momento histórico —y de la historia— que tener un hijo gay sea un problema. Eso no lo vamos a pensar de una senadora cuya carrera política se ha cimentado en la unión familiar —¿o habría que decir asociación familiar?—, tanto de los suyos —ella siempre puede hablar por su marido, de hecho, es casi una extensión de su pensamiento profundo— como de la comunidad. ¿O no fue idea de ella convertir el viejo Plan Jefas y Jefes de familia en otro que recluyera a las mujeres en su casa para que cuidaran de sus hijos? Y todo por la armonía familiar. Entonces por qué dudar de la buena fe de Chiche. Es más, en esa misma entrevista concedida a un portal de noticias relacionadas con el Derecho (Puntojus.com), la senadora reconoce que “los homosexuales tienen derecho a unirse, derecho a tener garantizada la sucesión en caso de no haber herederos forzosos, tienen derecho a la pensión o a la obra social”. Es cierto, aclara que para heredar no debe haber “herederos forzosos”, o sea que un o una cónyuge podría heredar sólo si no hay hijxs. O sea que la pareja de gays o de lesbianas que tenga hijxs en pareja, pero no reconocidos por la ley no podría heredar a su cónyuge, pasaría a depender de la voluntad y/o caridad de lxs hijxs. Bueno, es que ella no habla de matrimonio, por eso no hay cónyuges ni hijxs en común; hay Unión Civil y orden natural, que es en lo que la senadora cree. ¿Hijxs? ¿Adopción? No, no es que ella esté en contra de la adopción por parte de parejas del mismo sexo, dice que hay que pensarlo, que hay que consultar. Dice que cree que “es fundamental para la formación psíquica de un chico que tenga claro las diferencias entre el hombre y la mujer” y a ella, parece, esa distinción cuando hombre y mujer vienen de a dos se le hace difícil. Pobre Chiche, tiene un problema. Esperemos que cuando le toque no vote en contra del matrimonio sólo porque tiene un problema.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.