soy

Viernes, 6 de julio de 2012

MUNDO INTERIOR: EN CORDOBA HAY FERNSEH PARA TODXS

Canilla libre

 Por Paula Jiménez

El asentamiento no es sólo el lugar en donde viven Emma y Noe. Esta casa que tiene dos pisos y muchos metros cuadrados es, por sobre todo, una base de operaciones. Y allí, durante las reuniones, fernet de por medio, se pergeñan las acciones activistas de este grupo glttbi cuyo número de integrantes es indefinido y abierto. A Noe Gal, Beto Canseco y Emma Song, el elenco estable, se les suman transitoriamente otras personas que aportan su energía y su inventiva según los distintos eventos. Las formas con las que el Asentamiento Fernseh se expresa varían para cada ocasión: a veces es el arte; otras, la producción teórica o la reflexión filosófica y otras, las más felices de todas, son las fiestas. Una o dos veces al mes en el asentamiento se cuelgan guirnaldas y globos y se pone la música altísima. De lo más variada es la cosa, dice Noe, hay ritmos para todos los gustos. El grupo busca generar un espacio “sexuado” de características muy distintas al boliche —el clásico “asentamiento” al que parece estar confinada obligatoriamente la comunidad— y resulta. A las fiestas no asisten sólo personas de la comunidad glttbi, sino también ciertxs curiosxs que sin ser ni gays ni trans ni lesbianas van cambiando su orientación con el correr de la noche. Claro que no todo lo que hacen se restringe al asentamiento. Los lugares físicos donde las acciones se despliegan son muchos: a veces es durante las marchas, a veces con la pintada de un mural callejero, otras en los centros culturales o en los teatros del centro de la ciudad o de los alrededores. Como fue en 2011, cuando el grupo decidió moverse a los barrios más alejados y llevar allí sus obras de teatro. Y aunque al principio les costaba un poco, después la gente se fue acercando e incluso muchxs, al terminar la función, les hicieron algunas preguntitas. Es que Córdoba, pese a ser una ciudad progresista, con historia en el activismo por la diversidad, aún sigue siendo, según Noe, católica y conservadora, particularidades que, como suele suceder, se agravan al irnos de la capital. Pero el asentamiento no se rinde y cuenta con una variedad de estrategias discursivas y metodológicas con las que llega a diferentes sectores de la población, donde logra sociabilizar con gran cantidad de personas: “La idea del asentamiento es que por aquí pase mucha gente que trabaje a la par de nosotros. Nosotros hacemos trabajos colectivos, nunca individuales. Son lugares de acción desde el arte, desde la academia o el activismo. A veces lo hacemos en las calles, por ejemplo, o vamos a algún lugar a dar charlas. Lo que buscamos es ocupar espacios diversos y abarcar lenguajes variados, no sólo desde la palabra sino también desde otras herramientas”, explica Noe. Esta preferencia por lo que no es unívoco quedó muy bien plasmada en el festival “El deleite de los cuerpos”, una idea del grupo que se concretó por primera vez en Córdoba en 2011 y que tuvo su segunda edición en Buenos Aires, durante el mes de mayo pasado. “No pensamos que el arte sea disidente de la política —explica Emma Song— ni que la política sea diferente de la estética. Pensamos a la estética como algo en donde todo viene en un mismo paquete, y que nunca es inocente. En este sentido, tratamos de ser bastante clarxs en nuestras producciones o en lo que elegimos para participar en los festivales. No queremos ejercer ninguna vigilancia, pero sí establecer una estética y políticas propias.” Y esa política se asocia indudablemente a la pluralidad, a los estados de transición, a lo que está en movimiento, en fin, a la teoría queer: “Nos definimos como post identitarixs —declara Noe—. Si bien reivindicamos las identidades como estrategias políticas de identificación, queremos generar alguna otra cosa donde el deseo pase más allá del género o del sexo. Lo que intentamos es construir otras narraciones”. En este momento sus avezadas plumas preparan la escritura de un trabajo que será leído próximamente durante un congreso en Brasil, el país latino donde la academia y la caipirinha coinciden, como en el asentamiento, para pasarla joya.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.