soy

Viernes, 26 de abril de 2013

ENTREVISTA

Ay, Paraguay

Lilian Soto fue la candidata a la presidencia paraguaya por Kuña Pyrenda, un espacio socialista y feminista que le movió el piso (aunque no los votos) al aletargado y conservador mapa político del país guaraní, al hablar de matrimonio igualitario, aborto y reforma agraria durante la campaña electoral. Desde Asunción, la ex ministra del gabinete del destituido mandatario Fernando Lugo analiza los resultados de las elecciones del pasado domingo. Habla de la homofobia y misoginia del flamante presidente que, durante la campaña, declaró que, si su hijo fuese gay, “me dispararía un tiro en las pelotas”.

 Por Nicolás G. Recoaro

Contame cómo surge el Movimiento Kuña Pyrenda (MKP), el espacio socialista y feminista que te tuvo como candidata a la presidencia.

–Surgió en el 2010, con conversaciones iniciales entre mujeres líderes de diversos sectores, y se presentó públicamente el 15 de mayo de 2011, como una apuesta radical de las mujeres para toda la sociedad. Estábamos cansadas de pelear internamente la igualdad de género en los sectores políticos progresistas, y decidimos que si esa adversidad existe, preferimos enfrentarla en toda la sociedad y plantearla con claridad. Las mujeres en el Paraguay siempre han trabajado por lo colectivo: somos las que nos ocupamos de los problemas de las escuelas en las comunidades, de los problemas de los centros sanitarios, del vecino o la vecina enferma que no tiene recursos para tratarse. Si hay una ocupación de tierra o cualquier lucha social, las mujeres son las que están en primera fila. Y eso, en realidad, es acción política. Eso es lo que hizo que Kuña Pyrenda surgiera como propuesta política desde mujeres socialistas y feministas y para toda la sociedad, no solamente para las mujeres, porque haber sido sujetas de exclusión de muchos espacios, y sobre todo de los espacios de poder público, hace que tengamos muy clara nuestra apuesta por la inclusión.

Los candidatos de Kuña Pyrenda son campesinas, docentes, indígenas e incluso hombres feministas, algo totalmente novedoso para la aletargada realidad política del Paraguay.

–Eso demuestra con claridad que Kuña Pyrenda es un proyecto histórico para nuestro país y la región. En estas elecciones, las primeras en las que participó MKP, presentamos más de 540 candidaturas en nueve de los 17 departamentos del país. Todas las listas están encabezadas por mujeres acompañadas por hombres que han sido capaces de romper prejuicios, mitos, y estereotipos machistas y patriarcales que durante tanto tiempo primaron en la política. Y además tuvimos por primera vez en la historia de nuestro país una lista de personas que pertenecen en su totalidad a cinco pueblos indígenas (en Paraguay hay casi 20) que se postularon para la Junta Departamental de un departamento de la región del Chaco.

Fuiste la única candidata que incluyó, en su propuesta de programa de gobierno, tópicos como la violencia doméstica, la trata de personas, la reforma agraria o el matrimonio igualitario, que son temas casi tabú para la sociedad paraguaya.

–Un gran avance producido desde Kuña Pyrenda fue justamente instalar en la agenda pública estos temas invisibilizados en las anteriores campañas electorales. Creo que su invisibilización se debe a que son considerados temas “de mujeres”, menores, y no parte de la “gran política”. Temas que también son tabú por la hipocresía y la doble moral que se han instalado en nuestra sociedad a partir de la fuerte voz de sectores fundamentalistas. Colocamos fuertemente temas como el de las “criaditas”, niñas y adolescentes que cumplen un servicio doméstico sin remuneración, un tipo de trabajo que es considerado como una forma de esclavitud y que se calcula sufren hoy más de 60 mil niñas y adolescentes en Paraguay. Proponemos claramente la penalización del criadazgo y, por el contrario, la despenalización del aborto.

¿Y cuál es la propuesta concreta de Kuña Pyrenda en referencia al aborto?

–La despenalización del aborto, como primera medida. El Paraguay es uno de los países que tiene el mayor índice de mortalidad materna, y el aborto clandestino es una de las principales causas de esta mortalidad. El Movimiento Kuña Pyrenda considera que la penalización del aborto, como política pública, produce muertes de mujeres que no tienen las condiciones para acceder a un aborto seguro, porque el aborto existe en nuestra sociedad y es la principal causa de muerte materna, porque las mujeres que deciden abortar y no tienen los medios económicos lo realizan igual, y en pésimas condiciones sépticas, y mueren. Consideramos criminal cualquier política pública de penalización del aborto en nuestra sociedad.

Durante la campaña afirmaste que impulsarías la unión civil de personas del mismo sexo, ¿cómo es la propuesta en profundidad?

–Con respecto a la unión civil de personas del mismo sexo nuestra posición es clara: todas las personas tienen derecho a que sus vínculos de pareja sean reconocidos por el Estado si así lo deciden. Para Kuña Pyrenda el debate es sencillo. ¿Por qué no debieran unirse? ¿Por qué no debería el Estado reconocer una relación de pareja que genera vínculos, también económicos? ¿Por qué debieran estar excluidas dos personas del mismo sexo que se aman de acceder a un vínculo legal si lo desean?

Hay una historia muy pesada de violencia en el Paraguay contra el colectivo lgbti, que nació durante los primeros años de la dictadura de Stroessner y que se reproduce en la actualidad.

–Las personas homosexuales han sido y son discriminadas, con diversas formas, incluso la violencia física, y eso es lo que hay que comprender y cambiar.

Las expresiones homofóbicas y misóginas, y la negativa de los candidatos liberales y colorados a debatir sobre los derechos de la comunidad lgbti y de las mujeres, se hicieron presentes durante la reciente campaña.

–Incluso el presidente electo Horacio Cartes, del Partido Colorado, llegó a expresar ideas abiertamente homofóbicas, como comparar a gays y lesbianas con los “monos” y decir que eran anormales. Las expresiones homofóbicas y la negativa de los demás candidatos a debatir sobre los derechos de las personas de mismo sexo que tienen una relación de pareja, así como el pánico que les sobreviene cuando se plantea un tema crudo pero real como la situación legal del aborto nos indican con claridad la ausencia de noción sobre los derechos, además de su hipocresía y su falta de coraje. Nos esperan tiempos muy duros si estas personas acceden al poder del Estado. Como mínimo, podemos presumir la instalación de políticas discriminadoras, excluyentes y represivas.

¿Cómo se interpela a una sociedad tan machista y homofóbica como la paraguaya?

–Creo que con nuestras candidaturas, con nuestro programa de gobierno, hemos interpelado fuertemente a la sociedad. Hemos, como mínimo, colocado en la agenda electoral estos temas que nunca antes se habían discutido, y hemos dejado en evidencia qué sectores no tienen ninguna propuesta sobre temas clave como los referidos a derechos sexuales y reproductivos o derechos civiles de personas lgbti.

¿Es un retroceso a lo peor del stronismo el triunfo del candidato del Partido Colorado?

–Sí. Desde una perspectiva histórica, los últimos años estábamos dando enormes saltos. Hace menos de 30 años teníamos una dictadura militar en la que pensar estaba prohibido, mucho menos era posible expresarse, y mucho menos hablar de izquierda y socialismo. En realidad empezamos a gatear en democracia en 1989, cuando se produce el golpe que derroca a Stroessner, pero no cambia la cultura política de nuestro país, porque el mismo partido sigue gobernando: el mismo grupo que consolidó todo un proceso de pensamientos que se arraigaron muy profundamente en nuestra sociedad. Por ejemplo, el pensamiento clientelar y prebendario. Eso todavía no cambió.

¿Cuál es el balance de estas elecciones para MKP?

–Más allá de los resultados, el balance es positivo para Kuña Pyrenda. En dos años de trabajo hemos logrado construir un movimiento ideológicamente definido con el socialismo y el feminismo, instalarlo, convertirlo en un actor importante del escenario político nacional y dotarlo de los instrumentos que lo habilitaron para presentarse a unas elecciones nacionales.

¿Cómo sigue el camino para el Kuña Pyrenda?

–Kuña Pyrenda tiene mucho camino por delante. Nos espera un trabajo de construcción organizativa que amplíe los equipos en todo el país, continuar el debate profundo y la formación de las mujeres para el poder político, y una presencia coherente, sin ambigüedades en el escenario político. El trabajo desarrollado y los logros obtenidos en tan poco tiempo nos dan la pauta de que podemos mirar al futuro con una expectativa cierta de que se produzcan las transformaciones que buscamos, y que Kuña Pyrenda es actor clave para que ello suceda.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.