soy

Viernes, 24 de mayo de 2013

La moda de los '70

Un campesino de setenta y dos primaveras brilla en la web y en las pasarelas de las tierras de Mao.

 Por Dolores Curia

“Renyao” es una de las palabras que, en China, se utilizan para referirse a quienes practican el transformismo escénico. Sus connotaciones son tan ambivalentes como las sensaciones que el crossdressing y el travestismo agitan en el imaginario del gigante asiático. Se trata de un fenómeno antiquísimo que genera tanta fascinación en el público en general como recelo en los mayores. Aunque no en todos. “Renyao” puede traducirse como “monstruo humano” y también como “persona encantada (enchanting)”. Para muchos, el crossdressing tiene hoy su revival más vital en las Chinese Drag Queen Princesses. Xiao Lu –un estudiante de veinte años fundador de la Asociación Alice Nisemusume, un grupo de universitarios a los que les gusta vestirse para interpretar roles femeninos, la mayoría de las veces inspirados en personajes de manga– es la cabeza más visible de esa tendencia. El Nisemusume es un fenómeno drag que, si bien hace pensar en algo así como la renovación de los “Fanchuan” (es decir, los performers travestidos en la Opera de Beijing), también está en las universidades, en la TV y en las mejores familias. Alcanza con registrar que los participantes que usan el transformismo en sus apariciones en programas del tipo American Idol son los que –a menos que sean, antes, expulsados por el órgano de censura del gobierno chino– se llevan los laureles de la audiencia. Pero, si bien hacen furor entre los de más corta edad, las ganas de draguearse no son exclusivas de los jóvenes. Así lo demuestra el caso de Liu Xianping, un abuelo de 72 primaveras que se convirtió en la última figurilla de la moda en las tierras de Mao. Aunque por ahora sólo posa ante la cámara de su nieta, Liu da la sensación de estar listo para rodar por pasarelas de alta costura. Los anteojos de marco rosa, una carterita color vino y las medias de lycra son sus accesorios preferidos, es decir, siguen firmes en casi todas las fotos, aunque el modelo cambie una y mil veces su vestimenta. Entre la gracia y el morbo, el crossdressing del abuelo –cuyas piernas son la envidia de todas las mujeres de la China– cautiva la mirada y, de paso, recauda algún billete para el negocio de su nieta, Ms Lv. Gracias a sus gráciles poses y gestos, los diseños de Ms Lv, que se venden en el sitio Yuekou, multiplicaron sus ventas por cinco. Hasta el momento, el crossdressing de Liu no parece estar ligado necesariamente a la identidad trans. Ni la niega, ni la opaca, ni la glorifica. Las secciones de fotos empezaron como una broma (el viejito quería mostrarle a su nieta algunas combinaciones que había pensado para sus prendas). Sacaron las fotos y las subieron a la web a modo de chiste. El efecto fue viral al punto de que distintas marcas locales ya le propusieron ser la cara y la carne en sus campañas. Haberse ganado la chapa de “abuelo más cool” lo empujó a seguir experimentando y a estirar el chiste, tanto que hasta se lo puede ver posando a lo Gangnam Style, por suerte, sin sonido. “Las fotos están ayudando a mi nieta, y yo no tengo nada que perder”, le contó este abuelo, que toda la vida trabajó y fue campesino, a uno de los tantos medios chinos que le piden testimonio. “Estábamos muy contentos el día de la sesión de fotos. Y lo seguimos haciendo porque nos divierte. Yo soy muy mayor y lo único que me importa es ser feliz.”

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.