soy

Viernes, 21 de marzo de 2014

Tener la muerta

Entre Tipos volumen 3: Dinastía es una comedia negra. El funeral de la madre es el punto de reencuentro de estos cuatro amigos. Los ex novios, el teje maricón, el escabio, la finada, todo en clave sitcom.

 Por Lucas Gutiérrez

El ambiente fúnebre que acapara la obra tiene como preludio un video-resumen con lo que pasó en las dos anteriores entregas de Entre Tipos: que en el volumen uno Federico y Juan se enredaban en un amor complicado, que en el dos Pedro casi no llega a su propio casamiento por una despedida de solteros escandalosa y que Federico embarraba la cancha con Juan al pasarse a un fubolista. Ahora estamos de velorio, es el volumen 3 y Federico curte un melodrama estilo Joan Collins que se equilibra perfectamente con la banquina marica que representan Leandro y Pedro, quienes padecen más a lo tonta pobre tonta de Andrea del Boca. La lengua bífida y el amor de amigas que impera en el mundo gay acá estalla entre las coronas no de reinas y princesas sino de las de la muerta. Cada referencia de homo-ghetto será correcta, y no forzadamente, explicada para que nadie se quede afuera. Estamos ante un documental estilo Nat Geo Queer.

Francisco Ortiz aparece (porque él no llega, no, él aparece con un aire casi mágico) con su metro noventa, ojazos azules, pelo rubio y sonrisa desafiante. Nada librado al azar. Es el único que queda desde el inicio de la compañía que empezó hace cuatro años. “Decir que es una obra de temática gay me parece reductivo”, dice el actor, productor y junto a Mario Marino escritor de la pieza, “obra de temática gay me suena muy noventas”. Temas como el coming out y el matrimonio igualitario en esta Argentina 2014 para los ET son tratados no como novedad sino como un ¿y ahora qué hacemos con esto?

En el sótano mortuorio de la sala de Liberarte un obituario oficiará de programa contándonos que la dirección está a cargo de Lisandro Bera. Federico (Francisco Ortiz) viene de dos volúmenes donde se para como macho alfa, un escorpión que sólo sabe matar por instinto. Durante la obra se irá desnudando y tratando de mostrar el único papel que todavía no le sale interpretar: el de humano. Juan (Matías Dinardo) es un cachorro tierno, enamorado y de mirada pura, que ahora eligió otra vida, una con menos “te amo” pero con la seguridad de que lo cuidan. Leandro (Ariel Sandez) y Pedro (Jeremías Cicero) son las mostras que comparten una carcajada a pelo con el público. El misterio se nos colará con Lázaro (Matías Bender), el ambiguo empleado de la funeraria y con una llegada inesperada. De las tinieblas londinenses vendrá un “Voldemort”, uno de esos que no deben ser nombrados: un ex. Encarnado por Franco (Daniel Canney) éste será el partenaire vampírico que presentará duelo psicomágico a Federico. Todo esto mientras afuera una turba hambrienta de zombie-gays querrán comerse los restos no de la occisa sino de lo que sobre de esta masacre de sentimientos entre tipos.

Quien venga siguiendo la saga tendrá un valor agregado, pero quien no, igualmente va a entender qué es lo que pasa. La obra tiene un mundo propio, con sus sistemas de valores y códigos. Dinastía es un link a nuestras vidas, no a nuestras genitalidades.

Entre Tipos: Dinastía. Jueves 21 hs. Teatro Liberarte, Av. Corrientes 1555.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.