soy

Viernes, 5 de septiembre de 2014

¿Bienvenidos bolivianos?

Para todo el mundo que quiera habitar el suelo argentino

 Por Davo Choque

El reciente ataque de Sergio Berni a las personas de países limítrofes que residimos en la Argentina es una atroz manera de encasillar a los migrantes latinoamericanos. Decir atrocidades de ese talante no es gratuito. Dentro de los grupos que más se han venido visibilizando en la nueva ola migratoria de esta generación está la comunidad a la que pertenezco, la boliviana. Y el efecto que han tenido esas palabras allí es muy fuerte. Quizá seamos los más vulnerables de todos los migrantes por tener en general un comportamiento apacible. Sorprende un ataque tan xenófobo por parte de alguien que forma parte de un gobierno tan progresista. Es un ataque que potencia la xenofobia en todos los contextos, incluso dentro de la cancha. Casi un guiño al cantito de “boliviano y paraguayo puto”. No es nueva la actitud de cargar delincuencia e inseguridad sobre nosotros, quienes gracias a las leyes migratorias de vanguardia que tiene este país somos orgullosos ciudadanos. Pero es chocante que venga de parte de un funcionario público de un gobierno que ha tenido una trayectoria de accionar y de pensar muy distinto de las ideas que Berni expone sin ningún tapujo. Berni toma la parte por el todo, estigmatiza a varias comunidades enteras y propone una medida tan retrógrada como la deportación. ¿Por qué se propone deportar a los vecinos latinoamericanos y se recibe con brazos abiertos a los rusos que llegan exiliados al país? ¿De dónde proviene esta diferencia? ¿Será que todavía opera el privilegio de la tez blanca? La bienvenida y la foto son para los blanquitos, los altos, los rubios, que tan bien encajan con el estereotipo normativo de Alberdi para acá. ¿Cómo es que la ley antidiscriminación no se aplica a un funcionario que dice algo así? Hay una hipocresía que se reciba de un modo tan diferente al migrante según su país de origen. Hay una doble moral que hace que se reciba (en un acto noble) a quienes tienen sus derechos avasallados en países como Rusia y que a quienes hemos tenidos nuestros derechos avasallados en nuestros países (derechos económicos, civiles, etc.), se nos quiera meter debajo de la alfombra. Se ignora también cuántos bolivianos llegan a la Argentina, además de en busca de mejores condiciones económicas, en busca de mejores condiciones para vivir en libertad, ya que en nuestras comunidades de origen las diversidades sexuales están totalmente silenciadas, así como son silenciados los crímenes de odio contra nosotrxs.

La de Berni es una mirada, además, muy careta. Basta con ver cómo trató de reformular y desdecirse luego de mostrar lo que realmente pensaba. Un comentario de este tipo entra en relación con otros dichos de igual brutalidad y que ocurrieron con pocos días de diferencia: los de Lanata refiriéndose a Flor de la V. Es curioso porque vienen de dos personas que están acostumbradas a las cámaras y a trabajar con la opinión pública. Parecería ser que sueltan lo primero que se les viene a la cabeza sin mucha reflexión. ¿No piensan en el impacto? ¿O es que están queriendo instalar este tipo de discusiones? Estos mensajes potencian la exclusión en el marco de todo lo que se ha construido, de todo el trabajo que se ha hecho para ir insertando en la sociedad la tolerancia y la igualdad. Hay razones para pensar que negros, putos, travestis y migrantes de los países limítrofes entramos en una misma bolsa, que es la exclusión.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.