soy

Viernes, 14 de noviembre de 2008

EPA

Vení que te lo pongo

“Sin triki triki no hay bang bang”, la campaña argentina de prevención del VIH/sida, apareció hace unos dos años en el desierto horizonte nacional de las políticas de educación para la salud sexual. Campaña juguetona y tímida, se asomó con ese lema un tanto críptico y —por sobre todo— desubicadamente infantil, no explicó nada y terminó haciendo lo que jamás debería hacer una campaña que pretenda algún impacto en su audiencia: desapareció. Pero ahora vuelve el triki triki. ¿Se habrán tomado todo este tiempo para pensar? Parece que sí. Por lo pronto, en la nueva secuencia, las personalidades elegidas hablan directamente de “tener sexo y usar preservativo” aunque atrás suena la musiquita pegadiza del bang bang. En este caso todos responden a la consigna general de “si no se lo pone, se lo pongo yo”. Los señores que se niegan al forro, no son señalados como tales sino en todo caso como receptores de una propuesta erótica donde el preservativo es un buen medio, y además el unico efectivo en la prevención de las enfermedades de transmisión sexual. Pero hay algo más: no sólo Jessica Cirio y Laura Azcurra aportan sus consejos sobre cómo hacer “que se lo ponga sin que se lo tengas que pedir”, o “cómo ponérselo con la boca”, sino que también son de la partida Roberto Piazza, que propone hacer “algo diferente” (se refiere a que en lugar de que se lo ponga él solo, alguna vez se lo pongas vos), y la travesti uruguaya Abigail Pereyra que te enseña a tomar la iniciativa. La diversidad en el elenco es una apuesta a sincerar un secreto de alcoba y a tomar en cuenta la identidad de lxs espectadorxs, que no se agota en la pareja hetero. Los cuatro spots son casi idénticos: el famoso o la famosa en cuestión se sienta en una butaca y, preservativo en mano, enuncia su propuesta erótica. Cuando la va a desarrollar avanza hasta una mesada –idéntica a las que en los programas de cable utilísimos sirven para enseñar bricolaje– donde está esperando erecto un pene de acrílico ansioso por recibir su preservativo. Todos destacan el dato de que es el único método efectivo de prevención del VIH y aconsejan que, ante la duda generada por no haberlo usado, es conveniente recurrir a un test gratuito. Bienvenido el triki triki. Ahora: sería un bang bang si paralelamente a esta campaña, en los hospitales públicos se volvieran a distribuir preservativos gratis, política que se ha suspendido hace unos meses, no se sabe muy bien por qué.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.