soy

Viernes, 14 de noviembre de 2008

X 4

Que caminen derecho

Lejos quedaron los ’70, cuando el cine hardcore gay se constituía como una reivindicación identitaria. En la actualidad las producciones XXX proponen nuevos estereotipos donde el morbo pasa por lo ilegal, lo prohibido y el placer de mirar al hétero.

 Por Ariel Alvarez

Casi Angeles Border
(Twink)

Twink es un término del slang gay que describe a un atractivo joven (por lo general, en su adolescencia tardía o principios de los veinte), esbelto y con poco o nada de vello corporal. Estos chicos lampiños que parecen sacados de un programa de Cris Morena protagonizan escenas en donde se naturaliza de una manera casi absurda el sexo gay entre teenagers (como si todo joven varón tuviera que pasar inevitablemente por una experiencia homosexual). Plagadas de carteles de advertencia (Warning!) que nos aseguran que los “menores” no son tales y que todos tienen más de 18 o 21 años, según sea el país de origen, estas películas plantean el morbo de espiar el sexo-lúdico.

Sexus, Nexus, Campus
(Frat Boys)

En la actualidad, el ideal masculino para el Hollywood gay XXX, es representado por el chico de fraternidad universitaria. El típico capitán del equipo de fútbol americano presidente de Alpha, Pi, Delta con amigos pelotudones y grandotes que juegan a toquetearse a lo bruto y cuando quieren acordarse, se están masturbando (por separado, obvio). Sólo escenas de vestuario y pajas colectivas entre machos héteros. Los polvos son relegados únicamente a los rituales de iniciación, donde los aspirantes se someten a todo tipo de pruebas. En este caso, la lealtad pasa por entregar lo que haya que entregar, pero muy a ¿disgusto? Aunque al final no se quedan con ninguna porrista, siguen siendo héteros.

El Lejano Oriente

A las ya clásicas producciones que nos muestran hombres de Turquía y Marruecos se agrega un nuevo fetiche: el iraní. Al igual que en la época de la Guerra Fría, donde Hollywood mostraba su propia versión de la URSS, en estos tiempos de guerra brutal el misterio por saber cómo es el “Imperio del Mal” llega al porno. Estos films de bajo presupuesto presentan “hombres de la calle” (héteros) que se masturban frente a cámara. Se fantasea no solamente con lo étnico sino con una estética visual que simula una producción hecha in situ, cosa imposible, ya que el Parlamento iraní aprobó en 2007 una ley que permite castigar con la pena de muerte a quienes produzcan o protagonicen material pornográfico. Mejor digan que son inmigrantes en una habitación del Bronx.

Europa del Este
(European Boys)

Con jóvenes atléticos y bien formados, de “aspecto sano” (húngaros, checos, eslovenos), las producciones del este de Europa la posicionan como la segunda meca del cine gay triple X. Mucho short de jean con borceguí, mochila y a pasear por la montaña. Aquí la idea es presentar una imagen de Europa del Este como punto fuerte del turismo sexual, que sumada a la posguerra y a la crisis económica la convierten en la tierra del “todo puede pasar”. Films que adquirieron fama rápidamente por su estructura, en muchos casos más “artística”, con un estilo único de cine, más romántico y dirigido profesionalmente que el típico producto para adultos.

El sello más importante es Bel Ami, creado por el eslovaco George Duroy (seudónimo basado en el protagonista de la novela Bel Ami de Guy de Maupassant).

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.