soy

Viernes, 21 de noviembre de 2008

$

Año Nuevo, calendario nuevo

El calendario se ha convertido últimamente en el soporte ideal para la creatividad más queer, la beneficencia, la declaración de principios y un modo de justificar las ganas de desnudarse en público mes a mes. Pero siempre por una causa justa... Ahora que se acerca fin de año: dime en qué calendario estás, cuál compras y te diré a qué categoría de la diversidad perteneces.

Dame fuego

Policías y bomberos tienen su propio Mundial, que este año se festeja en Vancouver. Buscando un poco de plata para los pasajes, los bomberos catalanes se sacrificaron y mostraron la intimidad de su cuartel.


Peligro de gol

Los calendarios de futbolistas, de nadadores o de rugbiers no pierden el encanto, pero pierden originalidad a esta altura de tanta sofisticación en la materia. Pero para los que prefieren a los clásicos: el portugués Cristiano Ronaldo, que ha recibido críticas por mostrarse “tan gay” en los medios, se hizo el suyo propio. Para los hombres que las prefieran rubias, está disponible también el de David Beckham.


Mujeres que trabajan

Y por qué no reírse un poco de la estereotipada chica de calendario que desde la era de las pin-ups inspira talleres mecánicos y cuartos de soltero. Eso han hecho las creadoras de I Herat Brookliyn Girls, un calendario que ya se viene haciendo hace tres años. De, con y para lesbianas. Este año son doce mujeres diferentes en doce profesiones, que además utilizan ropa y lencería de los ’50. El 10 por ciento de lo recaudado se donará a The Lesbian Herstory Archives, una asociación que se ocupa de preservar y construir la historia del lesbianismo para las próximas generaciones.


Mormones buena onda

Liderado por un mormón orgulloso de descender de la sexta generación de mormones, este emprendimiento (Mormons Exponed) ya es célebre por su escandaloso calendario donde posan misioneros ex mormones que mantienen sus creencias, pero bregan con humor y semidesnudos por la tolerancia. Cada uno de los doce bombones mormones intenta con este gesto, dicen ellos mismos, romper con los tabúes y con esa asociación errada entre religión y aburrimiento.


Malas costumbres, buenas compañías

Los fotógrafos australianos Ross Brownsdon y Travis de Jonk van por el segundo año de Bad Behaviour, uno de los más ardientes y transgresores calendarios con sello gay. Esta vez se han dedicado a explorar en la zona del fetichismo. Un año para celebrar las fantasías que van desde lo erótico hasta lo oscuro, desde el humor hasta la queja.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.