soy

Viernes, 20 de mayo de 2016

Secretos de alcobas

Hotel Golondrina. El Travieso Hotel de Palermo, es una obra de teatro imperdible de la Cooperativa Ar/tv trans. Historias reales de siete chicas trans.

 Por Abril Rea

“Nos quieren sacar del hotel y no tenemos otro lugar donde ir. Con desesperación y angustia empezamos a gritar y a pelear con la policía para que no nos desaloje”. La obra Hotel Golondrina recrea ese momento político de lucha por los derechos y la identidad. El hotel fue tomado y las chicas tuvieron que enfrentarse para defender su espacio de pertenencia y conservarlo. De ahí surge el grito “travestis unidas, jamás serán vencidas” que es reflejado en la obra de Christian Nieves Santiago. Hotel Golondrina pone en escena la rebeldía y la firmeza en la que el colectivo travesti resistió los continuos ataques del Estado y la persecución policíaca en la década de los 90. Los años pasaron pero los reclamos continúan siendo los mismos y esto hace que la obra esté más vigente que nunca. “No podríamos dejarla de hacer porque habla de la comunidad, de un espacio ícono que es un lugar de contención. Hay que hablar de estos lugares, hay que mostrarlos”, remarca su director.

La obra está basada en la toma del hotel Gondolín de Buenos Aires. Espacio habitado desde el año 1987 por chicas trans que llegan mayormente del interior. Son historias reales contadas por las mismas chicas que vivieron de cerca esa experiencia. “Esta obra hace tomar conciencia porque te muestra la realidad, lo que pasó y sigue pasando” subraya Guadalupe Sánchez, una de sus actrices.

En Hotel Golondrina se pueden ver tres espacios: el patio, la habitación y la conserjería. Es así que su director Christian Nieves sostiene que cada espacio tiene una historia distinta. Fue quien adaptó la nueva versión de la obra investigando sobre las chicas que pasaron por el hotel Gondolín. De ahí empezaron a surgir nuevos personajes. “El hotel es la habitación, el patio, la cocina, el baño. Son todos los espacios conviviendo juntos. Es una casa sin paredes”. Recordamos que la obra se estrenó por primera vez en el año 2010 con la dirección de Daniela Ruiz.

Un tango dedicado especialmente para  las chicas funciona como  la apertura de una obra donde lo local y lo cotidiano están presentes. Lo que sigue es el día que llega después de una noche de trabajo. Guadalupe en la obra es Rosalinda, una chica rebelde que no toma conciencia de lo que hace, de las consecuencias de sus actos. No le importa enfermarse. No se cuida. “Yo soy la que no escucha, las que se come los chongos de las demás. Soy la oveja negra, la que no respeta los códigos”.

En cada ambiente, una escena. En el patio, aparece el personaje de Estefania Menzel, Anita, la adolescente de 16 años que vivía en la calle y la invitan a pasar la noche y le van  enseñando todo lo que sería el cambio de género. En la habitación encontramos a “María la de Barrio”, el personaje de Renata Trejo, quien la tiene clara en la zona, le encanta prostituirse y divertirse. Siempre quiso esa vida y lo consiguió. Su director resalta que es otra mirada y que está bueno su aporte en la obra. “La fuego” es la diosa que comparte escena con Circe que llega al hotel después de una tormenta toda mojada odiando la vida porque le pasó de todo. Andrea Cantero interpreta a Circe, quien soporta las bromas de sus compañeras.

Camila Kyu es “Titi, la madre” quien se encarga de la limpieza, la que está pendiente de las chicas. Es la que estimula a las chicas a salir a la búsqueda de otra mejor vida, la que les dice que el paso por el hotel es por un tiempo nada más, “que vuelen”. Christian Nieves se refiere a “la madre” como aquella que tiene un deseo reprimido de algo que quiso ser pero no pudo, porque ella quería ser cantante, bailarina.  

Nicole Cagy es del elenco original e interpreta a Nuria, la conserje y chef del hotel. Es la que quiere dar el orden. Es la que tiene las llaves del hotel y la que permite el ingreso. “Tiene un fuerte contenido ermitaño y a la vez un carácter de estilo tragicómico”. En un momento la sensibilidad se hace presente y festeja abrazando a sus compañeras.

Fiorela Fabiani es Rubi en la obra. En su papel representa a una chica que decide irse del hotel buscando su nuevo rumbo, pero al no encontrar un lugar en el mundo que la haga feliz vuelve y se reencuentra con sus compañeras. “Se va menospreciando el hotel. Lo que termina pasando es que no quiera hacer otra cosa que volver a encontrarse con las chicas y darse cuenta de que no hubo lugar donde se siento más libre que en el hotel Golondrina”, cuenta Christian Nieves.

Las golondrinas son aves que están buscando su libertad. Y justamente es lo que buscan las chicas trans con su identidad, su lugar en la sociedad. Como las golondrinas que buscan volar alto, llegar e irse; el Hotel Golondrina “es un lugar donde las chicas van y vienen, siempre están en constante vuelo”, remarca el director.

Hotel Golondrina realza la sobrevivencia, el compartir y respetar, la hermandad y los vínculos como valores.

Fue declarada de interés cultural por la legislatura, por sus aportes a la promoción de los Derechos Humanos. Reestreno: viernes a las 20.30, C. C. Marcó del Pont, Artigas 202.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.