soy

Viernes, 26 de diciembre de 2008

PD

Soy en cadena

cartas a [email protected]

A los que quiero y a los que odian les regalo esto para que lean y esa estrella sea usada para darles luz. Se lo quiero mandar a Valeria Mazza, pero me parece que se cambió de mail:

“Soy la madre a la que no se le permite visitar a los hijos que dio a luz, cuidó y crió. La corte dice que no cumplo los requisitos de una madre porque ahora vivo con otra mujer.

Soy el muchacho que nunca terminó el Colegio porque todos los días me llamaban maricón.

Soy la muchacha que botaron de sucasa porque le confesó a su mamá que era lesbiana.

Soy la prostituta trabajando en las calles porque nadie quiere contratar un transexual.

Soy la hermana que abraza fuertemente a su hermano gay durante largas noches de miedo y llanto.

Somos los padres que enterraron a su hija mucho antes de lo debido.

Soy el hombre que murió solo en el hospital porque no le permitieron a quien fue mi pareja durante 27 años acceso al cuarto.

Soy el niño huérfano que se despierta de pesadillas donde lo remueven del único hogar donde le han mostrado amor, simplemente porque tiene dos papás.

Somos la pareja que el relator dejó plantada cuando se enteró que queríamos que alquilar un cuarto para dos hombres.

Soy la persona que nunca sabe qué baño utilizar si quiere evitar ser reportado a la gerencia.

Soy el padre que nunca ha abrazado a su hijo porque crecí con miedo a mostrarle afecto a otros hombres.

Soy la mujer que murió cuando los paramédicos dejaron de tratarla al enterarse que era un transexual.

Soy la persona que se siente culpable porque pienso que podría ser una mejor persona si la sociedad no me aborreciera.

Soy el hombre que dejó de asistir a la iglesia, no porque dejé de creer, sino porque le cerraron las puertas a los de mi clase.

Soy un soldado sirviendo a mi país, pero no puedo revelar mi verdadero estilo de vida porque ser gay no está permitido en el ejército.

Soy la joven que se avergüenza de confesarle a sus amigas que soy lesbiana, porque constantemente hacen bromas de ellas.

Soy el joven amarrado a una verja, golpeado brutalmente y abandonado a mi suerte porque dos hombres ‘machos’ querían ‘darme una lección’.”

Roberto Piazza

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.