soy

Viernes, 9 de enero de 2009

A/Z

CD4

Más de uno podrá pensar que CD4 es el nombre de un robot de alguna película de ciencia ficción o el nuevo modelo de una marca de autos. Pero no. Las células CD4 son un tipo de linfocito (glóbulo blanco) que juega un papel fundamental en el sistema inmunológico. El virus del sida fue bautizado como virus de inmunodeficiencia humana porque ataca, precisamente, estas células cuya función es protegernos de las enfermedades. El VIH infecta las células CD4 y las utiliza para replicarse. Y así las células infectadas mueren, el sistema inmunológico se va debilitando, el organismo no puede defenderse y la persona queda a merced de las denominadas enfermedades oportunistas (tuberculosis, neumonía, herpes, sarcoma de Kaposi, etcétera). De una persona infectada con VIH se dice que tiene sida (es decir, que se ha enfermado) cuando aparece alguna de las infecciones oportunistas, o cuando la suma de CD4 está por debajo de las 200 células por milímetro cúbico de sangre. El monitoreo de las cifras absolutas de estos linfocitos sirve como referencia para establecer tratamientos preventivos y como control, junto con la carga viral, de los tratamientos antirretrovirales.

Los cócteles de droga que se administran hoy en día en las terapias contra el VIH buscan reducir los niveles de virus en sangre a niveles tan bajos como sea posible. Y a medida que la cantidad de virus disminuye, el sistema inmunológico tiende a recuperarse y aumenta la cantidad de células CD4. La mayoría de las personas que inician una terapia antirretroviral logran llevar los niveles de virus a niveles indetectables en algunas semanas. Y controlando el CD4 y la carga viral se sabe qué tan efectivo está siendo un tratamiento. No obstante, el recuento de CD4 puede aumentar o disminuir en respuesta a otras infecciones, estrés, hábito de fumar, ejercicio, ciclo menstrual, anticonceptivos orales, el momento del día e incluso la estación del año. Incluso, el uso de diferentes instrumentos de análisis puede ofrecer diferentes lecturas de los resultados. Por eso es importante controlar la tendencia a lo largo del tiempo y no centrarse demasiado en análisis aislados.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.