soy

Viernes, 5 de junio de 2009

LGTTB

Una postal del Mayo francés

 Por Diana Sacayán

Lloviznaba sobre la Ciudad de las Luces, el tiempo parecía no prometer demasiado; sin embargo, las/los activistas comenzaban a llegar de a poco, algunos se hicieron de paraguas, otros dejaban caer –como una caricia– la suave llovizna sobre su rostro. La cita era en la Rue Saint Martin del Quartier 3. Algunos que llegaban para la manifestación se mezclaron entre un grupo de personas que ofrecían abrazos gratis por la paz. Otros y otras tomaron distancia y preparaban con paciencia carteles que rezaban “No a la transfobia”. Es 16 de mayo y con motivo del 17 –Día Internacional contra la Homofobia– se celebra el día contra la transfobia por decisión de las organizaciones francesas. La consigna se manifestó a gritos, como si viniera a dignificar un largo reclamo interno del Movimiento Glttbi.

Yo me sentía en mi salsa, como en casa; cual si fuera El otro cielo de Julio Cortázar, me transporté al otro cielo de mi Buenos Aires querido en las manifestaciones frente a la Catedral, con mis adorables compañeras Marlene y Lohana, que gritan con firmeza contra las injusticias del patriarcado y el machismo.

Alguna activista argentina inventó con ingenio y contundencia la consigna que gritaba con su voz chillona: “¡Alerta, alerta, alerta que caminan travestis argentinas por las calles parisinas!”.

Al rato alguien anunció el final y la gente comenzó a dispersarse con sutil obediencia. Yo me quedé con ganas de más. Pero enseguida me invitaron para un brindis y me acompañaba Kouka García, una activista travesti que hace más de 20 años reside en Francia. Ella cuenta que el día que bajó del avión conoció a Daniel, el que es hasta hoy su actual compañero. Hace más de 4 años decidió organizarse en un grupo: Parí-T. La otra persona que nos acompañaba no es ni mas ni menos que la conocida activista Mónica León, quien hace dos años escandalizó al mundo al intentar casarse con una transexual; ambas coinciden en asegurar que escaparon de las persecuciones y llegaron a París en busca de futuro, aunque en contextos muy diferentes.

Una trans tailandesa, con un leve golpe, abre una jugada de pool; yo noto que, a diferencia de las rayadas y lisas de acá, estas bolas son rojas y amarillas. El juego no prometía mucho, algo me posesiona nuevamente en el relato de Mónica, eran las más de 45 chicas argentinas que viven hoy en París, la mayoría se gana la vida en el Bosque, que es el lugar de prostitución de las latinas, allí hay que pelear el lugar, arreglar plaza, y pasarte día y noche para que los euros se diluyan de las manos. La estrategia para no pasar a ser indocumentada es contraer la unión civil con algún francés con “onda” y así al cabo de unos años pasar a obtener documentos. Todas viven en un barrio que es el equivalente de Constitución: allí alquilan en hoteles y la mayoría no sale, más que para ir a trabajar. Pero, sin embargo, afirman que no quieren regresar y esperan rehacer sus vidas lejos de su tierra.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.