soy

Viernes, 21 de marzo de 2008

SON

El closet giratorio

Ellen Page, la protagonista de La joven vida de Juno, juega con la ansiedad de tantas fans. Que es lesbiana, que no pero le gustaría, que son solamente amigas. Cada vez que abre la boca, los foros explotan. ¿Hasta cuándo tanta tensión?

¿Es o no es? ¿Salió o

no salió del closet? Los rumores sobre Ellen Page revolotean desde hace mucho, casi desde que se hizo famosa en Hard Candy, una película de 2005 en la que interpretaba a Hayley, una adolescente de 14 años que se vengaba de un abusador con enorme gusto y crueldad. Sucede que la joven actriz, que es canadiense y acaba de cumplir 21 años, no conforma el estereotipo de la chica Hollywood: es una hermosa tomboy fan de Patti Smith que se declara feminista y trata de elegir papeles que al menos causen algún impacto. Es lo que sucedió con La joven vida de Juno, película en la que interpreta a otra adolescente, esta vez embarazada. Por ese protagónico la nominaron para un Oscar. Y ahí comenzó la bola de nieve que echó a rodar Michael Musto, un filoso columnista del Village Voice. Primero, Musto escribió un artículo zumbón sobre la androginia de Ellen y le pidió que saliera del closet. Una demanda bastante prepotente, sobre todo si se tiene en cuenta que mujeres ya veteranas en el espectáculo, como Jodie Foster, se tomaron treinta años en reconocer públicamente su sexualidad. Poco después, Ellen fue a los Oscar acompañada de su publicista, Kelly Bush, que es lesbiana y está out hace tiempo. Musto respondió con una nueva columna e Internet se hizo eco, sobre todo en los foros lésbicos donde las chicas están convencidas de que Ellen se hizo cargo de su sexualidad desde que interpretó a Kitty Pride en X-Men; la propia actriz dijo: “Me encanta ese personaje, ¡y por supuesto no puedo obviar el apellido!”. Aclaremos que pride significa “orgullo”.

Hace 15 días, en Saturday Night Live, Ellen decidió intervenir en la discusión pública. ¿Qué hizo? Un sketch donde interpretaba a una chica que, después de un concierto de Melissa Etheridge e Indigo Girls, volvía a casa y le decía a su novio: “Me sentí como una lámpara de aceite que nunca había sido encendida. ¡Y ahora finalmente estoy ardiendo con el fuego de la hermandad femenina!”. Vestida de negro, bien andrógina, se tiraba sobre el sillón, abría las piernas y decía: “Había tantos lindos pelos cortos por todas partes, y me sentí tan bien de no tener maquillaje, me sentí libre”. El novio le decía: “Te hiciste lesbiana”. Y ella: “¿Gay? ¡No! ¿Por qué abrazar a una mujer con mis piernas no puede ser amistad?”.

Para algunos, fue la forma en que Ellen Page salió del closet. Para otros, sólo una demostración de su buen humor. Para algunos otros, apenas un guiño. Ella no salió a aclarar nada. Pero se sabe que, por fin, gracias a su nominación al Oscar, una película sobre lesbianas adolescentes llamada Jack y Diane, dirigida por Bradley Rust Gray, consiguió financiamiento. Y ella es una de las confirmadísimas protagonistas.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.