soy

Viernes, 11 de septiembre de 2009

La diferencia de lo mismo

 Por Pamela A. Mascardi

Con el argumento de que “negarles a gays y lesbianas el derecho a casarse es negarles dignidad e igualdad ante la ley”, la Suprema Corte de Massachusetts fundamentó en noviembre de 2003 su decisión de legalizar el matrimonio de parejas del mismo sexo, convirtiendo a ese estado norteamericano en el primero en aprobar este tipo de uniones en los Estados Unidos. Es ese momento histórico (cuya posta sería tomada por el estado de California dos años después, amén de lo que sucedería luego con la Proposición 8), lo que la cámara de Henry Corra captura en Same Sex America (2005), un documental que sigue de cerca el periplo combativo y emocional de siete parejas de gays y lesbianas que, además de ser parte de las voces militantes que se hacen oír en el film, junto con las de aquellos que embanderan su homofobia, valen como ejemplo de lo típicas y normales que pueden ser las familias “homoparentales”.

Narrado en dos planos, el documental expone las vicisitudes que se dieron alrededor de la Convención Constitucional de Massachusetts (la prédica de los activistas Glttbi, la rabiosa oposición de la derecha religiosa, las marchas y contramarchas judiciales y legislativas) y las historias de vida de esas siete parejas, varias de las cuales aparecen al principio del film en medio de la ansiedad ante los preparativos de sus inminentes bodas. Ya se trate de Jon & Paul —padres de una niña tailandesa y de un niño ruso adoptados en sus respectivos países— o de Bonnie & May —dos viejitas que se enamoraron cuando la primera decidió dejar atrás un matrimonio de 33 años con su ex marido—, las historias que Corra muestra en su documental le sirven no sólo para hablar del matrimonio homosexual, sino también de las relaciones interraciales, de la adopción de padres o madres solxs, y de cómo lxs niñxs crecen en familias de padres gays y madres lesbianas. “¿Por qué elegimos estas familias y no otras? Bueno, yo pensaba que era muy importante que el público viera que son gente real, verdaderos padres y madres de verdaderas familias, y que tienen matrimonios fantásticos. Gente que se ama profundamente y que posee valores familiares muy fuertes”, explicaba el director en una entrevista, en la que también aclaraba que su apoyo al matrimonio de parejas del mismo sexo se debe a su creencia de que “cualquier persona que ame a otra debería poder casarse”. Un argumento cuya simpleza debería poder contrarrestar toda esa homofobia que Same Sex America expone con distancia crítica y sin caer en ningún momento en lo panfletario, y que a su vez declara que no se trata tanto de los derechos de gays y lesbianas sino de los derechos civiles, de los derechos humanos.

SAME SEX AMERICA, DE HENRY CORRA
MIERCOLES 16 A LAS 22, POR I.SAT

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.