turismo

Domingo, 5 de diciembre de 2004

VERANO - EN LA COSTA ARGENTINA

Vacaciones sobre las olas

Las playas del Atlántico ya están listas. Mar, arena y sol, todo lo que hace falta para disfrutar el verano ya está al alcance de los turistas en balnearios que los esperan con los brazos abiertos. De Mar del Plata a Las Grutas, un recorrido por los diversos destinos de nuestra costa.

 Por Graciela Cutuli

Preparados, listos... ya. Kilómetros y kilómetros de playas a lo largo de nuestro litoral atlántico ya tienen todo listo para empezar la temporada veraniega: fieles a sus tradiciones de turismo adolescente, familiar o de aventura, los balnearios se preparan para recibir la ola que cada verano, en vez de llegar del mar, llega de las ciudades pálida y expectante. Es decir, la ola humana en busca de sol, playa y agua para disfrutar del tan esperado verano. Desde Mar del Plata hasta Necochea, y desde allí hasta Las Grutas, la gran franja atlántica inicia la nueva temporada con novedades para todos.

LA CAPITAL DEL MAR
Mar del Plata es la concreción del sueño porteño de una gran ciudad junto al mar. Al revés de Buenos Aires, que siempre miró en dirección contraria al agua, en la “Perla del Atlántico” el mar es la razón de ser de un balneario que nació elegante como los del norte de Francia, luego se popularizó y finamente se convirtió en el emblema de las vacaciones para generaciones de argentinos.
Sin duda es la ciudad con más oferta de la Costa Atlántica: además de la amplia franja de playas, desde las tradicionales del Centro hasta el Faro, cada vez más selectas, pasando por el cinturón de balnearios de Punta Mogotes, Mar del Plata tiene una fuerte temporada teatral, centros comerciales, y hasta una Peatonal como para que los muy urbanos no extrañen Florida entre tanto mar. Cuando los días nublados dan una tregua, hay que aprovechar para visitar el Museo de Ciencias Naturales y el Museo del Mar, y por supuesto cualquier día es bueno para pasear a la sombra de sus mansiones a la normanda, tomar el té en el Torreón del Monje o contagiarse de celebridad en la Vereda de los Famosos. Sin olvidar los clásicos paseos por el puerto, donde al mediodía o a la noche reinan los platos a base de pescados y mariscos, una de las especialidades locales.
Para los pescadores, Mar del Plata es ideal, gracias a su amplia oferta de pesca embarcada o de costa, y también para quienes practican deportes acuáticos o de aventura. Si se prefiere la opción de salir de la ciudad, a sólo 15 minutos se puede practicar escalada en roca, travesías en 4x4 y vuelos en parapente sobre la Sierra de los Padres. Allí se puede visitar el bosque de araucarias, el zoológico de pavos reales o visitar las canteras de la zona.

PINOS Y MEDANOS
Más al norte que Mar del Plata, los bosques de pinos jalonan toda la porción de litoral atlántico que va de Pinamar hasta Mar Azul. Sus habitués no cambiarían estos balnearios por nada del mundo: aquí es posible hasta olvidarse, a la sombra de los pinos, que hay un mar cercano, y las cabalgatas entre médanos ya se convirtieron en un símbolo del romanticismo y el encanto de este sector de la costa.
Además, hay para todos los gustos: para estar en la cresta de la ola se elige Pinamar, donde se concentran los adolescentes y las chicas listas para salir en la tapa de cualquier revista. Por las noches, todo es pura música, movimiento y promociones: todos quieren estar allí. En la otra punta, Villa Gesell tiene un aire más bohemio: aquí se disfruta aún más de la naturaleza, de la vida familiar, del resabio hippie que la Villa conserva durante todo el año. La feria artesanal ya es toda una institución, y el parque Aventuras en el Bosque –con trencito, calesita, laberinto, cine en 3D y otros juegos– es uno de los paseos preferidos de los chicos.
Entre un balneario y otro, como para ir haciendo una transición entre sus diferentes caracteres, hay todo un rosario de playas: las elegantes de Ostende, donde vale la pena visitar el histórico Viejo Hotel Ostende (se dice que por sus habitaciones pasó Antoine de Saint-Exupéry), las familiares de Valeria del Mar, un recuerdo a aquella Valeria Guerrero cuya historia está unida para siempre a la de Pinamar, y Cariló, el balneario estrella. El bosque de Cariló sin duda es maravilloso, con sus altos pinosy los caminos de arena que se adentran hasta el mar: sin embargo, el crecimiento del centro comercial y la explotación turística le quitaron en los últimos años parte de ese carácter agreste y puramente ecológico que ahora es la cualidad indiscutida de Mar de las Pampas y Mar Azul. A pocos kilómetros de Cariló, ambos balnearios se apoyan en la amplitud de sus bosques, la anchura de las playas y el bajo perfil de sus visitantes para proponer una verdadera vuelta a la naturaleza, al equilibrio ecológico que nunca debería perderse entre el bosque y el mar.

COMO CUENTAS DE UN COLLAR
Para los nómades empedernidos, no debería haber mejor opción que las playas del Partido de la Costa. Es que, muy seguidas unas de otra, permitirían prácticamente a quien lo quisiera elegir una distinta para cada día. Se puede empezar en San Clemente del Tuyú, allí en el impreciso límite entre el Río de la Plata y el Atlántico: es el balneario más cercano a la Capital, y muy visitado por la presencia de Mundo Marino, un parque acuático donde se pueden ver increíbles shows de orcas y delfines. Al mismo tiempo se puede visitar el parque temático Bahía Aventura, y conocer –en tren de turismo ecológico– la Reserva Natural de Punta Rasa y el Faro. A lo largo de la Ruta 11 están el barco hundido de Las Toninas, el lugar que algunos eligen para un bautismo submarino, la carabela española y el golf de Santa Teresita, la movida adolescente de San Bernardo y muchos otros balnearios, todavía pequeños y muy tranquilos, como Costa Chica, Costa del Este, Aguas Verdes, Costa Azul, Nueva Atlantis y Costa Esmeralda.

Compartir: 

Twitter
 

Paradores de Punta Mogotes. Un cinturón de balnearios lejos del centro marplatense.
 
TURISMO
 indice
  • Nota de tapa> BRASIL - La temporada de playas 2005
    Arenas tropicales
    Se acercan las vacaciones y el calor invita a disfrutarlas junto al mar. En Argentina, la Costa...
    Por Julián Varsavsky
  • VERANO - EN LA COSTA ARGENTINA
    Vacaciones sobre las olas
    Por Graciela Cutuli
  • ITALIA - EN VENECIA, PADUA Y VICENZA
    El estilo de un arquitecto
  • CHINA - EL PALACIO DE VERANO DE PEKíN
    Lujos de emperador
    Por Julián Varsavsky
  • NOTICIERO
    Ecos de la FIT 2004

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.