UNIVERSIDAD › OPINION

Mismidad

Por Eduardo Pavlovsky

Se le reconoce a Pino Solanas. Es siempre el mismo a través del tiempo. El eterno retorno nietzscheano. Pero siempre que pasa por el mismo punto, todo aparece resignificado temporalmente.
Difícil cualidad de un intelectual argentino. Porque Solanas es un intelectual, un político y un cineasta excepcional. En Memorias del saqueo transitan las imágenes de La hora de los Hornos. Pero a 35 o 40 años de distancia los opresores son los mismos con otros disfraces y los oprimidos son los mismos con otros colores. Allí no cambia, allí es inclaudicable.
Todo se metamorfosea caleidoscópicamente.
Ningún atentado le pudo robar su enorme pasión por su estética ideológica.
¡Qué necesario es que Solanas sea argentino! Que lo podamos palpar. Que esté siempre entre nosotros. Es un orgullo que no deberíamos olvidar.
¿Qué lo hace ser singular a Pino? Construir un documental y hacerlo bello. Era también la belleza de La hora... y la de Los hijos de Fierro.
Una denuncia rotunda de la entrega del país y una belleza extraordinaria en las imágenes de la denuncia. Allí es único. Allí es reconocido en todo el mundo del cine. Lo opuesto al cine coyuntural. Lo opuesto al posmodernismo.
Pino: Te conozco como amigo, como director, como intelectual y como cineasta. Tu pasión inabordable es siempre una inyección espiritual para seguir luchando. Gracias.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.