VERANO12 › “DESPUES DE ONCATIVO”, DE ANGEL BONOMINI

Sereno y fantástico

 Por Eduardo Berti

Como tantos escritores de la camada inmediata a la de Borges, Angel Bonomini se consagró mayormente a la llamada literatura neofantástica, aquella en que Italo Calvino detectó un “uso intelectual (ya no emocional) de lo fantástico (...) como meditación sobre los fantasmas o los deseos ocultos del hombre contemporáneo”.

Bonomini tenía 43 años cuando publicó en 1972 Los novicios de Lerna, el primero de los cuatro libros de cuentos que diera a conocer en vida; los otros: El libro de los casos, de 1975, Los lentos elefantes de Milán, de 1978, e Historias secretas, de 1985, mientras que el quinto (Más allá del puente) fue editado de forma póstuma en 1996. Antes de dedicarse a la narrativa, ya había descollado como poeta.

“La literatura fantástica será duradera porque refleja los interrogantes que acompañan y acompañarán al hombre: la identidad, el tiempo, lo que puede ocurrir tras la muerte... Creo que cuando intervienen temas semejantes se está hablando del hombre y de la condición humana, de su destino y su misterio”, decía.

Aunque pertenece a Los lentos elefantes de Milán, el cuento “Después de Oncativo” ya había aparecido en una versión mucho más corta en El libro de los casos, bajo el título “Las cárceles”.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
VERANO12
 indice
  • “DESPUES DE ONCATIVO”, DE ANGEL BONOMINI
    Sereno y fantástico
    Por Eduardo Berti

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared